Paros por despidos de trabajadores a prueba o que cometieron faltas graves

Advierten intransigencia de sindicatos

Las proyecciones de conflictividad laboral para este año electoral son bajas, pero los empresarios están notando cada vez una actitud intransigente por parte de los sindicatos, que apelan de inmediato a los paros por motivos que no se justifican.

La conflictividad está concentrada en el sector privado. Foto: María Hiriart

  •  
CARLOS TAPIAdom jul 6 2014

El último informe del Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica, señala que en mayo la conflictividad laboral aumentó 28% respecto a abril, aunque fue sensiblemente más baja que en mayo de 2013 (una caída de 75% a nivel global y de 55% sectorial).

En mayo, el 98% de la conflictividad laboral estuvo concentrada en el sector privado, donde la construcción representó el 70% y la industria manufacturera el 25%. "Como es habitual en un año electoral como el actual, los conflictos sindicales se redujeron sustancialmente, situación que probablemente se reitere en los meses siguientes", dice el informe.

De todos modos, los empresarios advierten que los sindicatos se ponen cada vez más intransigentes. Denuncian que hacen paros cuando se despide o cambia de sector a un trabajador que está en período de prueba o cometió faltas graves.

El prosecretario de la Cámara de Industrias, Andrés Fostik, sostiene que "la situación es cada vez más difícil" y da cuenta del caso de un trabajador que fue tomado por una empresa un lunes, y despedido el jueves de esa misma semana por no saber hacer las tareas para las que fue contratado y el sindicato de inmediato hizo un paro para defenderlo.

El período de prueba para los empleados de este sector es de tres meses y la empresa tiene la potestad para despedirlo en ese tiempo.

Pero este no es un problema solo del sector industrial. El presidente de la Cámara de la Construcción, Ignacio Otegui, sostiene que "esto es algo que cada vez pasa más" y que "casi siempre" que se despide a un empleado que está en período de prueba -que en la construcción es de 45 días-, "se genera algún tipo de problema".

En junio conoció un caso de este tenor en Zonamerica, cuando el sindicato de la construcción (Sunca) realizó un paro para exigir la reincorporación de un trabajador de una empresa tercerizada, al tiempo que denunció "persecución sindical". En diciembre de 2013 Zonamerica firmó un contrato con una empresa para la obra del Edificio 300 dentro del complejo. A su vez, esta empresa contrató a otra, para que realizara la estructura metálica. Esta empresa puso a prueba a un trabajador como oficial montajista. Luego de unos días la empresa consideró que el empleado no aplicaba, y le ofrece pasar, también a prueba, a la obra del Edificio 300 como medio oficial montajista.

Al empleado le fueron designadas tareas en las alturas, pero, tras medio día de trabajo, dijo sentirse incómodo. La empresa subcontratada, entonces, por considerar que su permanencia significaba un riesgo para el trabajador y sus compañeros, decide desvincularlo. Tras esto el sindicato aplicó paros por más de una semana que paralizó la obra.

"Este es un problema serio. En la mayor parte de las obras cuando se quiere destituir a un trabajador que está en período de prueba, siempre hay dificultades. Casos como el de Zonamerica hay muchos", advirtió Otegui. También consideró que "la potestad de la empresa es tomar a alguien y si no da con lo que la empresa necesita se le da la baja y punto. Esto es sentido común, si hay un período de prueba de 45 días parece verdad de Perogrullo que si se lo quiere despedir se lo despide".

Por su parte, Fostik advirtió que "en estos casos no se puede hacer nada" y que "el que tiene más fuerza es el que gana".

Laboratorios.

Desde hace meses se mantiene una carpa en la puerta del laboratorio Gramón-Bago, en protesta por el despido de funcionarios.

Según el presidente de la Cámara de Industrias, Javier Carrau, "se trata de dos visitadores médicos que en los partes ponían gente que en realidad no visitaban, y se comprobó que personas que decían que iban a ver tal día a tal hora en realidad no la habían visto". Carrau dijo que se trata de una empresa que "tiene 230 personas en su plantilla y 30 están en el sindicato, y son solo esos 30 los que están bloqueando todo".

El sindicato de la industria del medicamento y afines (SIMA), en tanto, tiene otra versión de los hechos, y denuncia que en esa empresa se dan casos de "acoso moral, psicológico y sexual, despidos arbitrarios, persecución sindical y violación de convenios colectivos", en el sentido de que no se pagan los laudos.

SIMA maneja un cronograma de paros por el caso Gramón-Bago en toda la industria del medicamento para la próxima semana, que incluye: 12 paros de 10 minutos desde el lunes 7 hasta el viernes 11, mantener la carpa frente a la sede de la empresa, y declarar persona no grata a uno de los gerentes del laboratorio, entre otras medidas.

Paz y gatillo

En la última ronda de consejos de salarios aumentó el porcentaje de convenios que incluyen cláusulas de paz y de salvaguarda (gatillo) en caso de que se dispare la inflación. En la ronda 2010-11 el 61% de los convenios se firmaron con cláusulas de paz y el 58% de salvaguarda. En la ronda 2012-13, el 77% de los convenios incluyeron cláusulas de y 75% de salvaguarda, según cifras oficiales del gobierno.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.