UNA DEPRESIÓN ATMOSFÉRICA CAUSARÁ EL VENDAVAL

Advertencia por un ciclón costero

Habrá rachas de viento de 90 km/hora y abundantes lluvias en las zonas del sur y el este.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lluvias, viento y altura de olas reduciran visibilidad. Foto: Francisco Flores

Desde hoy y hasta el martes por lo menos, fuertes vientos afectarán la zona costera del territorio uruguayo. En esta jornada de domingo las ráfagas se incrementarán del sector este y sureste pudiendo alcanzar los 70 kilómetros en la costa, con rachas ocasionales en el entorno de los 90 kilómetros por hora.

Para mañana se espera que evolucionen del sureste al suroeste con una probabilidad media de que alcancen entre 75 y 90 kilómetros por hora. Las rachas es factible que superen esa velocidad también en la zona costera.

El martes solo en la zona este del país los vientos continuarán del sector oeste con una intensidad de 70 a 80 kilómetros por hora.

En el mismo período aumentará gradualmente la altura de las olas principalmente en el este del Río de la Plata y en el mar territorial uruguayo.

Entre hoy y mañana en los departamentos del sur y el este las precipitaciones serán puntualmente abundantes; podrían alcanzar y superar los 50 mm.

El informe del Instituto Uruguayo de Meteorología agrega que se ha de esperar una reducción temporal de la visibilidad debido al efecto combinado del viento y la lluvia o del viento y las olas.

El mal tiempo es consecuencia de una depresión atmosférica sobre el noreste del país y el sur de Río Grande que comienza a desplazarse en dirección sur-sureste y profundizarse sobre la costa hacia la madrugada de mañana.

Hasta el martes 31 esta depresión continuaría afectando la costa este y luego comenzaría a desplazarse hacia el océano Atlántico.

Hasta julio se esperan condiciones de lluvias por encima de lo normal en el extremo norte del país. El resto del territorio tendrá precipitaciones muy cercanas a lo normal. La temperatura media aparecerá ligeramente por debajo de lo normal en el litoral oeste, mientras que en el centro estará cerca de lo normal, y en la frontera con Brasil y el litoral atlántico algo por encima de lo normal.

Dos episodios.

El predictor privado Luis Zunino dijo a El País que la depresión atmosférica frontal actuará como un ciclón, con vientos muy fuertes, pero con su centro ubicado fuera del territorio aunque en aguas cercanas, a unas 150 millas al sureste del puerto de Punta del Este.

Los vientos llegarían allí a los 100 kilómetros por hora mientras que en áreas costeras oscilarían entre 55 y 90 kilómetros por hora.

El ingreso de un aire muy frío con vientos del sur-suroeste determinará bajas sensaciones térmicas, de alrededor de 0°, y según Zunino habrá dos episodios.

El primero arrancaría el martes pero va a desprender una depresión secundaria que se ubicará asimismo en la costa, con más vientos fuertes que van a extenderse hasta el viernes 3 de junio y quizás hasta el sábado siguiente.

"El fenómeno se dará en áreas costeras, desde Colonia del Sacramento y el viento de unos 50 kilómetros por hora puede afectar a la zona de Dolores que está todavía recuperándose del tornado. No es de temer pero hay que hacer la advertencia", afirmó Zunino.

Entre el 5 y el 8 de junio estaría mejorando el estado del tiempo, si bien esa recuperación de la normalidad durará poco. Zunino pronostica que mayo se despedirá con lluvias pero no abundantes, en un mes de escasas precipitaciones, al punto que en algunas zonas ni siquiera hubo mediciones con sesgo positivo.

Más lluvias en junio y julio.

El pronóstico de precipitaciones para junio y julio indica que están dadas las condiciones para que las lluvias sean superiores a lo normal en el norte de Bolivia, este de Paraguay, sur de Brasil, noreste de Argentina y noroeste de Uruguay. También las temperaturas serán superiores a lo normal, según el Centro Regional del Clima para el Sur de América del Sur.

CIFRAS DE TODO EL PAÍS.

Balance de las lluvias en el 2016.

Solo en el sureste del país, en el mes de enero hubo un acumulado de lluvias de 12 milímetros, en lugar de 70, que es lo normal para la época. En febrero llegó a 24 milímetros en lugar de 90. En marzo cerró con 118 milímetros, comenzando entonces la recuperación, ya que lo normal son 90. En abril la cifra aumentó a 270 milímetros, un récord. (Un milímetro reunido en una probeta es lo mismo que un litro en un metro cuadrado. En una azotea de 100 metros cuadrados, 270 milímetros significan 27.000 litros de agua). Sobre todo el país, el trimestre febrero-abril de 2016 había presentado fuertes desvíos positivos de la precipitación (+80% en promedio). Se destacaron las anomalías positivas justamente en el este y sureste, en los departamentos de Cerro Largo, Lavalleja, Maldonado, Rocha y Treinta y Tres. En el norte del país (oeste de Artigas y Salto) también se verificaron importantes desvíos positivos (+100%) aunque menos extensos que para el sureste. Esos fuertes desvíos positivos se deben a las lluvias excepcionales registradas en abril de 2016, al contrario de lo acontecido en este mes de mayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)