LA ENTREVISTA DEL DOMINGO

Adriana Peña: "Una mujer debe integrar la fórmula de los blancos"

La intendenta de Lavalleja considera que una mujer debe estar en la fórmula presidencial del Partido Nacional, aunque dice que ella no. Por eso parece, por el momento, dejarle el camino libre a la senadora Verónica Alonso.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Adriana Peña. Foto: Darwin Borrelli

Peña cree en una tercera vía además de las corrientes de Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga. Aunque está a favor de las políticas de género, no comparte el uso de lenguaje inclusivo. A un punto tal que se hace llamar ‘la intendente’ y no ‘la intendenta’.

—Recientemente hizo una gira por China buscando inversiones. ¿Cómo le fue en tierras asiáticas?

—Muy bien me fue. China es un país que me asombró, totalmente distinto a lo que pensaba. Iba con un preconcepto, pero me asombró la apertura que tiene, y la necesidad de alimentos desde Uruguay. Somos el mayor exportador de carne a China y eso nos posiciona bien. La frase que me quedó es produzcan más que nosotros les compramos. En China hay 120 millones de personas millonarias con 1.200 millones de habitantes, frente a personas que se abren a otro estilo de comida. INAC ha estado trabajando muy bien, con la mira puesta en la feria láctea de empresarios chinos que se va a hacer en Punta del Este (NdeR: es la China-LAC CCPIT Business Summit 2017, la principal cumbre empresarial entre China y América Latina y el Caribe). Es una oportunidad única. Fui a firmar un intercambio con una provincia de 110 millones de habitantes, y a profundizar con otra provincia.

—¿Qué ofrece Lavalleja para atraer en Asia?

—Tenemos lo que ellos necesitan. Cuando uno va a China piensa qué pueden necesitar, no de Lavalleja sino de Uruguay. Tienen apenas el 1% de superficie aprovechable para plantar. Dicen de Lavalleja que tiene mucho campo para aprovechar y producir: Ustedes tienen un departamento con capacidad de producir para nosotros. No quieren colonizarnos sino enseñarnos a producir más para que les podamos vender y eso a mí me asombró.

—Usted estuvo cinco años en la Cámara como diputada por Lavalleja, y está en la Intendencia desde 2010. ¿Qué diferencias encuentra entre una función y otra?

—Me gusta más la Intendencia porque uno va directo a hacer lo que uno propone. En el Parlamento hay que interactuar para conseguir todo. Las dos tareas son importantes.

—¿Está de acuerdo con las políticas de género que impulsa este gobierno?

—Yo pienso que lo que tiene que haber para conseguir más cosas son políticas aplicadas. Decir que tiene que haber más igualdad está bien, pero hay que llevarlo a tierra, es decir conseguir cosas. En la Intendencia hemos llevado a cabo avances para las funcionarias que los aplicamos sin mucha alharaca. Tenemos mujeres que trabajan en áreas como Vialidad, donde manejan vehículos. Eso antes no había en la Intendencia. Allá las mujeres solo limpiaban y barrían, y el resto de la tarea la hacían los hombres.

—¿Usted aplica el lenguaje inclusivo?

—No. Yo me niego a decir minuanos y minuanas, nunca jamás lo haré. Digo buenos días a todos. El jueves tuve una reunión en la planta de Arquitectura y cuando entré les dije buenos días a todos los compañeros. Miré a las muchachas y les pregunté si se ofendían por decirles compañeros y me dijeron que no, de ninguna manera. En la Intendencia tenemos mujeres en el sector Construcción.

—¿Le importa que se prorrogue la ley de cuota femenina como se está discutiendo en el Parlamento?

—Yo voté la cuota femenina por un período. La voté convencida.

—¿Es difícil para una mujer abrirse paso en la política en Uruguay?

—Hay cosas que se nos hacen fáciles y cosas que no. A veces se nos hace difícil por el idioma que tienen los hombres para relacionarse entre ellos. Hay códigos entre hombres que las mujeres no tenemos. Eso lo viví en la política en general. He tenido un enfrentamiento porque declaré que yo o cualquiera podía ser candidato presidencial y me han tirado con todo. Entre hombres si pasa eso lo lógico es que se llamen y se hablen. Si una mujer los enfrenta es una loca. Si una es dura, es una loca. Y si es un hombre se dice qué bien parado está. La diferencia está en cómo nos tratan.

—¿Finalmente abandonó Alianza Nacional? ¿Tuvo problemas con Jorge Larrañaga o busca caminos diferentes?

—No he abandonado Alianza Nacional porque no he tenido una conversación con Larrañaga. No formo parte de Juntos, ese nuevo núcleo que se hizo. Le tengo cariño, respeto y agradecimiento a Larrañaga. En este momento estoy tres pasos atrás, no convencida de nada. Todavía nada me entusiasma en lo nacional. El Partido Nacional debe tomar medidas en profundidad y estoy convencida de que es la opción para cambiar este país.

—¿En qué ha quedado el grupo de los intendentes?

—Estamos en conversaciones permanentes. Yo no me integro porque aún no encontré un lugar donde me sienta cómoda. Y la culpable soy yo porque estoy abocada a Lavalleja y mi tiempo de trabajo es por el departamento. Cuando logre encaminar lo que creo que debe tener el departamento, para lo cual pedí el voto, ahí sí.

—Usted tiene que buscar un camino porque en 2020 no puede ser reelecta. Por ejemplo integrar una corriente con lista propia al Senado.

—Sí, eso lo tengo muy claro. La Constitución no me permitirá ser candidata a intendente de nuevo hasta que pasen otros cinco años. Estoy encaminando Lavalleja hacia una transformación importante que tiene que ver con China, con un relacionamiento con Italia, con un cambio de mentalidad de la gente. Hoy no estoy en nada electoral.

—Hace un tiempo usted dijo que había que acordar una fórmula en el Partido Nacional, sin interna, y fue muy criticada por eso. ¿Sigue pensando lo mismo?

—Sigo pensando lo mismo, que debemos tener la suficiente madurez para llegar atrás de una persona, un equipo. Si no es eso, puede haber dos o tres grupos que postulen para la Presidencia.

—¿Cómo ve la interna del Partido Nacional? ¿Los liderazgos de Lacalle Pou y Larrañaga están firmes, consolidados, o hay espacio para una tercera vía que podrían formar algunos intendentes blancos, por ejemplo, acompañados por legisladores escindidos de los grupos grandes?

—A Lacalle Pou lo veo consolidado, ya está decidido. Las encuestas lo dan como favorito y su postulación es algo bien claro. A Jorge todavía no lo veo, creo que él tampoco se ve. No está demasiado decidido. Si él lo decide, la voy a respetar totalmente porque le tengo cariño y agradecimiento como blanca por todo lo que ha hecho por el Partido Nacional. Veo que si no es uno (fórmula acordada), capaz que tres es lo más razonable. Y buscaré un espacio con el resto de los compañeros y por eso digo que ese es el lugar donde me volcaría.

—¿Cómo sería esa tercera vía en el Partido Nacional?

—Pienso en un espacio renovador, que sea otra chance, la tercera pata. O una o tres, y no estoy pidiendo para mí, lo dejo claro. Hay mucha gente competente dentro del Partido Nacional que puede liderar esa opción.

—¿Piensa que la fórmula del Partido Nacional debe incluir una mujer?

—Sí, me parece bien porque le da un matiz distinto a la política actual. Más allá de que la mentalidad de apertura la puede tener un hombre también.

—En este momento las dos mujeres más visibles son usted y la senadora Verónica Alonso. ¿Es una de ustedes?

—Verónica está definida ya. La admiro por la oportunidad y la decisión. Si no tuviera el desafío de Lavalleja iba a ser una de esas. Pero tengo un desafío para cumplir de aquí a unos meses.

—Los expertos dicen que para ganar la elección, el Partido Nacional necesita de socios políticos fuertes. ¿Qué piensa de la actual situación del Partido Colorado?

—El Partido Colorado tiene sus seguidores y los va a seguir teniendo, por lo que veo en Lavalleja. Es un partido cuya gente más grande en este momento no va a venir a votar al Partido Nacional y que tampoco votará al Frente Amplio. Por eso creo que esa gente va a seguir formando parte del Partido Colorado por más que esté debilitado o que Pedro Bordaberry no esté.

Adriana Peña, Intendenta de Lavalleja, Partido Nacional, Elecciones 2019, Fórmula presidencial nacionalista

"Vázquez debe decirse, ¿para qué me metí en esto?"

La intendenta de Lavalleja Adriana Peña (PN) no duda en cuestionar al presidente Tabaré Vázquez por no poder controlar a su bancada, como lo hizo en su primer gobierno. "Tuvo (entonces) una personalidad muy fuerte, un peso indiscutible en el Frente Amplio. Nadie le decía negro contra blanco", dijo a El País. "Pero ahora carga con la debilidad de unos cuantos años de gobierno, con la debilidad de todos los horrores que el Frente Amplio ha cometido. Todos los días Vázquez debe levantarse y preguntarse ¿para qué me metí en esto?. Es una persona que con su primer gobierno hubiera quedado como un rey y ahora tiene que estar salvando errores que cometió su partido. O sea que son sus errores. Cada día aparecen más horrores, como lo de Sendic y la tarjeta de Ancap", sostuvo la intendenta. Peña admitió en la entrevista que el último episodio de Sendic con las tarjetas corporativas le cayó "horrible". "Yo utilicé y utilizo mi vehículo para venir a cumplir con la tarea, mi apartamento, mis medios, por eso me parece espantoso. A China nos invitaron y puse más plata de mi bolsillo que la que puso la Intendencia, que fueron US$ 1.500, y estoy haciendo devolución. Frente a todo esto siento que es un abuso y una tomadura de pelo a la gente", analizó. Acerca de la posible derogación del delito de abuso de funciones, que estará a estudio de Diputados tras haberse votado en el Senado, Peña dijo que no debiera derogarse sino sustituirse por otras medidas contra la corrupción. "Y menos derogarlo con nombre y apellido. Es un disparate. Es una medida totalitaria porque con los votos de la mayoría aprobarán una ley con nombre y apellido. Es un cachetazo a la democracia".

"Es un disparate la ley que permite consumir la marihuana".

—¿Cómo ve la ley sobre el consumo de marihuana?

—No la apoyo, es un disparate, un disparate. Además muestra incongruencia porque el presidente no va a dejar pasar con un cigarrillo por la puerta de algunos locales, lo que posiblemente sea positivo, pero a la vez vamos al extremo porque la marihuana es la puerta de ingreso a drogas mucho más fuertes.

—Cómo mujer, ¿qué piensa de la despenalización del aborto?

—Estuve en contra de la despenalización del aborto, por sentir que era como una medida fácil de prevención del embarazo cuando se dan ciertos temas que tienen que ver con la falta de cultura que tenemos ahora. Capaz que hace unos años la despenalización era un homicidio. Era estar de acuerdo con el homicidio. Ahora hay falta de cultura y hay posibilidades de llegar a los medios anticonceptivos. En Lavalleja el DIU y el preservativo los pone la Intendencia. Hasta hace unos años ni Salud Pública ni ASSE los daban. Ahora no sé si estaría de acuerdo en votar de la misma forma. Pero tampoco estoy de acuerdo en hacer abortos por hacerlos.

—Lavalleja es uno de los dos departamentos (el otro es Salto) que no tiene presupuesto por diferencias políticas en la Junta, y debe manejarse con los números del último año de la administración anterior que es la Rendición de Cuentas de 2014, aprobada en 2013. ¿Cómo puede gobernar?

—Me observan, me denuncian los ediles del Frente Amplio en la Justicia, en el Parlamento. Sigo para adelante, qué voy a hacer. Tengo un presupuesto de 2013 y he transformado el departamento con obras en 2014, 2015 y 2016.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)