SE RETOMÓ ENTREGA

Sin acuerdo en Riogas; entregan gas a granel

Se flexibiliza el paro, pero la empresa mantiene su postura.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La empresa que representa el 40% del mercado sigue paralizada. Foto: M. Bonjour

Como se esperaba, ayer bien temprano, antes de las 9 de la mañana, el Sindicato Único de Trabajadores del Supergás (SUTS), decidió en asamblea levantar el paro que afectaba el envasado de garrafas de Acodike y Megal y circunscribir sus medidas de fuerza a la empresa Riogas, con cuyos representantes negoció ayer hasta caer la tarde, sin llegar a un acuerdo. De esta forma se extiende el conflicto de Riogas, que comenzó hace más de 20 días.

Ayer se reunieron durante más de cuatro horas representantes del Gobierno, del SUTS, y abogados de Riogas en la Dirección Nacional de Trabajo. Como gesto para mostrar su voluntad de diálogo y "para evitar daños colaterales", como explicó una fuente sindical, el SUTS decidió retomar la distribución de gas a granel para empresas como industrias y hoteles.

El sindicato rechaza lo que considera despidos improcedentes de 11 trabajadores del turno de la tarde de envasado.

En conferencia de prensa al mediodía, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, había criticado a Riogas, en tanto la ministra de Industria, Carolina Cosse, anunciaba que el Gobierno tiene la intención de encarar la reestructura del sector.

Se revisará el rol de Gasur, una sociedad conformada por Ancap (como socio mayoritario), Acodike y Riogas para vender gas a granel a clientes empresariales. Según Murro, los trabajadores no incumplieron el convenio que habían firmado con Riogas y rechazó las acusaciones de omisión del Gobierno hechas por la firma.

Visión de Riogás.

Voceros de Riogas sostuvieron ayer que no se despidió a 11 trabajadores sino a tres, que fueron desvinculados por manipular, en horario de trabajo y en varias ocasiones, un rifle en un puesto de venta de supergás (esto ocurrió en Maldonado).

"Los restantes trabajadores a los que hace referencia el sindicato, corresponden a contratos zafrales, que la empresa decidió no renovar, como consecuencia de la finalización de la zafra, la difícil situación económica y financiera por la que atraviesa luego de más de 20 días de no producir por las medidas sindicales (que se suman a muchos otros días de no producción por otros conflictos previos), y las enormes e irreparables pérdidas económicas ocasionadas", sostiene Riogas.

"Desde el día 6 de septiembre y hasta el día 17 (en que comienza la detención absoluta de actividades), el sindicato decidió sorpresivamente que no se trabajara más de dos horas por cada turno diario, desconociendo la opinión técnica (...) que entendía que estaban dadas las condiciones de salud y seguridad para trabajar con normalidad las jornadas completas".

"El sindicato argumentó que al no alcanzarse una cantidad de operarios mínima (que fijó arbitrariamente y pretende imponer a la empresa) los operarios tenían derecho a trabajar tan solo dos horas ese turno y a permanecer luego sin desempeñar tarea alguna, pretendiendo cobrar igualmente el jornal. Esto resulta técnicamente inaceptable, ya que Riogas cumple con la normativa y regulación aplicables en materia de salud y seguridad, manteniendo la rotación en el frente de carga (que es donde se realiza el esfuerzo físico) y los puestos de trabajo clave. Es la empresa la que debe establecer la organización del trabajo. El sindicato confunde roles, y pretende controlar indebidamente y cada vez en mayor medida la operativa de la empresa", sostiene.

Riogas entiende que, una vez terminada la zafra, puede envasar suficientes garrafas en un turno de trabajo, sin por ello afectar el abastecimiento a sus clientes. La firma de capitales argentinos asegura que, en sus 40 años de historia, nunca se había enfrentado a una medida de protesta "tan radical y desproporcionada" que incluye medidas de presión "indebidas" y "desmedidas".

"Los recibos de sueldo exhibidos por el sindicato corresponden a distribuidores (que son empresas independientes), y no a operarios y choferes de la Planta de Envasado de Riogas, que son notoriamente más elevados. De la misma forma, los "laudos" que constan en actas del MTSS y que fueron presentados por el sindicato, no son otra cosa que los mínimos salariales legales del sector, que nada representan en la medida en que las empresas del supergás pagan remuneraciones muy superiores", advierte Riogas.

Distribuidores dicen que volverá a faltar

La Asociación de Distribuidores de Supergás tiene previsto demandar al Estado por daños y perjuicios, anunciará medidas adicionales el lunes y advierte que en los primeros días de la próxima semana se replanteará la situación de pronunciado desabastecimiento del mercado de supergás, advirtió Daniel Marichal, presidente de la gremial. Marichal explicó a El País que Riogas (que hoy sigue totalmente paralizada) representa aproximadamente el 40% de las ventas totales y que en pocos días Acodike, el otro gran actor del mercado, se quedará sin garrafas, ya que no recibe las de otras empresas (esta es una de las razones por las que el gobierno impulsa a que las compañías acepten envases con el color de sus competidores, pero esto implica cambios en la normativa vigente).

Para Marichal, en el Gobierno "no tienen mucha idea de qué hacer con el tema" y se busca "desviar la atención". Megal ha venido creciendo pero representa una porción minoritaria del mercado, un 14% y no tiene una capacidad de envasado que le permita cubrir la demanda en solitario.

Las tratativas entre los representantes de Riogas, el sindicato y el Gobierno continuarán hoy, luego de una reunión interna del gremio. El pico de la demanda de supergás se da entre mayo y septiembre, y puede llegar —en días muy fríos— a 70.000 garrafas de 13 kilos. Como la capacidad de envasado del sistema es de 55.000 garrafas a veces hay desabastecimiento, aún sin conflictos laborales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)