AVIÓN CAÍDO EN LAGUNA DEL SAUCE

Accidente aéreo fue por falla humana

Informe final sobre siniestro en Laguna del Sauce dice que piloto intentó virar a baja altura.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Accidente: el fuselaje del avión sufrió un fuerte impacto. Foto: R. Figueredo

La Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes de Aviación (Ciaia) del Ministerio de Defensa concluyó que el accidente ocurrido en Laguna del Sauce el 19 de marzo de 2015, en el que murieron diez personas, se debió a que el avión Beechcraft llevaba sobrepeso, no alcanzó la altitud y velocidad de vuelo requerida para obtener sustentabilidad y el piloto intentó virar en esas condiciones.

El documento al que accedió El País fue enviado a la Junta de Accidentes de Aviación Civil Argentina para su revisión, dado que el aparato siniestrado estaba matriculado en ese país y nueve de los diez muertos eran de esa nacionalidad.

Los dos pilotos se presentaron temprano en la mañana del 18 de marzo de 2015 en el aeropuerto de la ciudad de San Fernando, Argentina. El avión estaba listo para partir hacia la provincia de San Luis con uno o dos pasajeros. Sin embargo, a último momento, la empresa que alquilaba la aeronave les transmitió que tenían que despegar rumbo a Punta del Este.

El avión accidentado estaba configurado y autorizado para volar con dos tripulantes y seis pasajeros. En Argentina le sacaron dos butacas y le pusieron otro tipo de asientos para que pudieran viajar ocho pasajeros. Los asientos fueron ocupados por ocho ejecutivos vinculados al sector turismo y ferias. Viajaban a Punta del Este a fiscalizar las obras de construcción del Centro de Convenciones.

Los pilotos debieron cambiar la preparación del vuelo. El avión decoló del aeropuerto de San Fernando. Siguió un rumbo recto y tomó altura en forma constante, según fuentes del aeropuerto argentino.

Al día siguiente, el despegue en el aeropuerto de Laguna del Sauce fue otro. Un marinero de la base naval allí instalada relató a los investigadores que el avión demoró más tiempo de lo normal carreteando por la pista. Ese testimonio lleva a suponer a los investigadores que el aparato estaba sobrecargado de combustible y pasajeros.

Según el marinero, el avión alcanzó los 150 metros (500 pies) y, mediante un croquis, mostró que otros aparatos despegaban y alcanzaban el doble de altura que la aeronave siniestrada. También señaló que el avión giró hacia la izquierda y luego cayó a pocos metros de la orilla de la Laguna del Sauce.

El testimonio del marinero y otros elementos materiales — el ala izquierda del avión tocó el agua— prueban que el piloto trató de virar hacia ese lado para dirigirse hacia Buenos Aires. El documento insiste en que, al virar, el aparato perdió sustentabilidad porque volaba con poca velocidad y a baja altura. Esta impidió una reacción al piloto para evitar la caída.

Sin grabadora.

El informe de la Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes de Aviación afirma que el avión no estaba en condiciones de realizar vuelos comerciales. Es decir, operó como un taxi trucho.

Si el avión cumpliera con las normativas argentinas referidas a vuelos comerciales, su preparación de vuelo a Punta del Este sería distinta, los pilotos tendrían un entrenamiento intenso y la aeronave debería llevar un grabador de vuelo que registrara las comunicaciones de los pilotos o datos del viaje.

La Comisión Investigadora consideró que los pilotos del Beechcraft no contaban con suficiente entrenamiento en ese tipo de avión. Sin embargo, el informe reconoce que ambos pilotos tenían vasta experiencia con otro tipo de aeronaves. El mismo avión había tenido un accidente en 2003 en San Fernando.

Una carrera de diez segundos

La carrera de despegue del avión Beechcraft duró unos diez segundos desde que comenzó en la cabecera sur de la pista 01-19 del aeropuerto internacional "Punta del Este", hasta que consiguió levantar vuelo para luego caer. El piloto nunca alertó a la torre de control sobre una emergencia en el despegue, señalaron fuentes del aeropuerto a El País.

EL CASO EN ARGENTINA

Familiares iniciaron demandas

Diego Zaffore es el abogado argentino de las viudas de varias víctimas del accidente aéreo ocurrido en Laguna del Sauce el 19 de marzo de 2015. "El avión tenía muchas irregularidades. Muchas de esas irregularidades ya empiezan a aparecer en los expedientes judiciales en Argentina", dijo Zaffore a El País. Agregó que "los reclamos de los familiares de las víctimas en Argentina están demorados hasta tanto la Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes de Aviación uruguaya emita su informe técnico final", dijo el abogado. Para los demandantes, la emisión del informe es clave pues los juzgados prefieren "no avanzar" hasta ver ese documento. "Hay irregularidades administrativas del avión, pero también técnicas. Por ejemplo, todo parece indicar que esa aeronave no tenía autorización para ser alquilada a terceros, y que no estaba aeronavegable, porque tenía cambios que realizaron los dueños, pero estos no estaban aprobados por la autoridad", sostuvo. Agregó que pilotos que trabajan en el aeropuerto de San Fernando "dicen que jamás habrían recomendado volar en ese avión".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)