PULSEADA

ACAC denuncia a AEBU por uso ilegal de su base de datos

Lo hizo ante la Justicia y el Banco Central; dice que hay riesgo de “corrida”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La esposa del presidente del sector banca privada de AEBU fue sumariada. Foto: A. Colmegna

El prolongado conflicto que el sindicato bancario (AEBU) mantiene con la cooperativa ACAC tuvo un salto cualitativo cuando esta institución denunció penalmente y ante el Banco Central del Uruguay (BCU) al gremio por utilizar los datos de su padrón social para hacer llamadas anónimas a los socios. La decisión de enviar los mensajes fue tomada en forma personal por el presidente del sector banca privada de AEBU, Elbio Monegal, algo que este reconoció en una reunión en el Ministerio de Trabajo el pasado 6 de abril.

El pasado 9 de marzo una cantidad importante de socios de la cooperativa recibió un mensaje que decía: "Como socio de cooperativa ACAC, usted cuenta con partes sociales. Infórmese de cuánto dinero representan en la cooperativa. Solicite información de la situación, contactándose con su agencia más cercana". El mensaje se emitía luego por segunda vez. El presidente de ACAC, Aristides Bellafont y el gerente general Juan Daufin presentaron una denuncia penal en la que solicitan que se disponga una indagatoria sobre el envío de los mensajes "para determinar las responsabilidades penales que correspondan".

La denuncia señala que ACAC averiguó que los teléfonos utilizados para mandar los mensajes eran el 29999009 y el 1942 y que este último es el utilizado por AEBU para enviar mensajes de texto a sus afiliados. Y el primero, el 29999009, es de la empresa "T2Voice", cuyo director Andrés Larrásolo, informó a ACAC que efectivamente las llamadas se estaban realizando por cuenta y orden de AEBU y que sus contactos eran las dirigentes sindicales, Lucía Ferraro y Viviana Grajales, esposa de Monegal. Grajales, que es funcionaria de ACAC desde 2004, fue sumariada por la cooperativa por el caso. En el curso de la investigación administrativa, Grajales señaló que nada tenía que ver con los hechos; "es una decisión del presidente de Banca Privada, en el marco de una acción gremial en base a una información que se recibió en forma anónima".

Monegal dijo a El País que recibió un sobre cerrado con el padrón social de ACAC "bastante antes de que lo usáramos". "Al principio lo dejamos ahí, no le íbamos a dar uso, pero en función de los despidos (que se dieron) en forma tan arbitraria fue que empezamos a utilizarlos", explicó el sindicalista.

Según ACAC, los mensajes se dejaron de realizar porque así se lo solicitó a T2 Voice y no porque el sindicato lo pidiera.

La ley.

ACAC entiende que se violó la ley 18.331 de 2008 denominada "Protección de datos personales y acción de habeas data" porque su base de datos fue utilizada por un tercero no autorizado como es AEBU "sin justa causa y para fines distintos respecto de aquellos para los cuales fueron obtenidos", dice la denuncia. "Resulta claro que este tipo de acciones es susceptible de generar corridas, como se denomina en la jerga financiera, haciendo que los socios puedan pretender el rescate masivo de sus partes sociales, afectando la estabilidad y el futuro de la cooperativa, por lo que además de la generación de un perjuicio a la imagen de solvencia de la institución es manifiesto el riesgo a su salud financiera que provoca, al generar desconfianza entre sus afiliados actuales y los que se puedan llegar a afiliar, configurándose el elemento del tipo, o para algunos, la condición objetiva de punibilidad, exigida por el delito para su sanción", dice la denuncia.

Daufin, el gerente general de ACAC, dijo a El País que "el sindicato ha realizado una medida ilícita al utilizar una base de datos que está protegida por la ley, no importa con qué fin y cuál sería el objetivo".

"Cuando un socio de la cooperativa da sus datos es para el manejo estrictamente interno de la cooperativa no para que sea usado por un tercero sin autorización del socio y de la cooperativa", sostuvo. Respecto al contenido del mensaje, Daufin señaló que "no es neutro, porque si uno lo interpreta va a deducir que insta al retiro". Según Daufin, el 9 de marzo ACAC recibió "miles de llamadas" y el "misterioso" mensaje "generó gran nerviosismo de los socios" y un "riesgo sistémico". Ya hubo solicitudes de retiro de partes sociales que son el capital social colocado en la cooperativa, reconoció. "La pérdida de confianza es letal para una institución como la cooperativa", advirtió.

Daufin acusó a AEBU de haber gestionado ante cinco bancos en agosto que cortaran el financiamiento a ACAC. Aseguró que eso ocurrió en el correr de una semana y que un banco privado lo admitió explícitamente. El asunto fue objeto de otra denuncia ante el BCU.

Daufin señaló que ACAC defenderá su solvencia patrimonial y reducirá su operativa y sus costos porque no tiene el "fondeo" que tenía. "La defenderá y no tiene ningún problema desde el punto de vista patrimonial. Hará lo necesario para ser solvente con menos cartera de crédito colocada", aseguró el ejecutivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)