JOSÉ CARLOS CARDOSO

"Acá estoy, de vuelta en carrera"

El 8 de noviembre de 2015 sufrió un accidente de tránsito en la ruta 10, que lo dejó en coma y al borde de la muerte. Ahora, casi nueve meses después, el senador nacionalista José Carlos Cardoso (56) está de regreso en la actividad política.

En diálogo con El País, en la primera entrevista que concede, destacó el apoyo de su familia para enfrentar la “depresión” durante el proceso de recuperación. Con el alta médica y el escritorio repleto de papeles, Cardoso trata de ponerse al día de lo ocurrido en la comisión investigadora de Ancap y dice no tener dudas de que el vicepresidente Sendic tiene “responsabilidades judiciales” en el caso.

—¿Cómo vivió el accidente de tránsito que sufrió en la ruta 10 en Rocha junto a su esposa y su hijo?

—El accidente fue el 8 de noviembre y fue muy duro para mí, muy duro. Me sacó de circulación y dejé de funcionar en el Palacio Legislativo. Esto (volver al Parlamento) lo hice para destinar tiempo a mi recuperación física e intelectual, y acá estoy de vuelta en carrera. En esta semana participé en el Directorio del Partido Nacional.

—¿Cómo fue el día del accidente?

—Venía en ruta de Castillos a Rocha con mi mujer y mi hijo, era como la una de la mañana. Lo único que sé es que me salí de la ruta 10 y me perdí, se me borró el mundo y eso que conocía bien el camino…

—¿Estaba sin cinturón puesto en el momento del accidente?

—No, eso dicen los diarios. Yo estaba con cinturón.

—¿Cuándo despertó?

—Me acuerdo de despertarme enseguida, no demoré mucho en recuperarme en mi estado de situación. Me desperté estando en la carretera, aunque no activamente porque fue un trauma, perdí la conciencia, no me acuerdo de nada.

—¿Cuál fue el siguiente recuerdo después del accidente?

—Estaba en el CTI, en el hospital. Ese momento para mí fue bueno porque yo estaba siendo atendido por las enfermeras, por mi familia, fue bueno porque volví otra vez a mi estado de situación. Pero yo de la cabeza no estaba bien y de pronto tenía golpes por todos lados y tenía una fractura en la pierna. Estaba hecho pelota.

—¿Estando en el CTI entendía algo de lo que había pasado?

—No entendía casi nada.

—Lo trasladaron en helicóptero a Montevideo. ¿Qué tan importante fue esa decisión para su vida?

—Sí, me trajo Gerardo Barrios (director de la Unidad Nacional de Seguridad Vial). Fue clave ese traslado en helicóptero, me salvé la vida ahí. De lo contrario, no me hubiera recuperado, estaba tirado en el medio del campo al lado de un río. ¡Qué hubiera sido de mi vida! No tengo idea…

—Estaba ocupando un lugar importante desde el punto de vista parlamentario. ¿Cómo fue encontrarse internado y como se dice "fuera de circulación" después del accidente?

—Fue un poco depresivo, te deprime pensar qué pasó. Me di un golpazo y salí de circulación.

—¿Cómo influyó su familia en su rehabilitación?

—En mi familia fueron unos genios, mi mujer fue genial. Salí de esto gracias a mi mujer, si no hubiera sido por mi mujer no sé qué hubiera sido, hubiera quedado tirado en medio del campo. La ayuda de mi mujer fue clave, fue todo un andamiaje de trabajo que hicimos para recuperarme. Me apoyé muchísimo en mi mujer y en mi pequeño hijo Juan Ignacio; los dos no salieron un momento de mi lado dándome afecto y confianza para llegar al logro de hoy.

—¿Fue lenta la recuperación?

—Sí, fue lento, porque hubo atención médica, de psicólogos. Es muy trabajoso, muchos médicos ayudando con la salud física y mental.

—¿Cuántas horas del día le dedicaba a la rehabilitación?

—A mi rehabilitación le dedicaba todo el tiempo posible mientras las energías me daban. Por mucho tiempo sentía mucha necesidad de dormir. El tratamiento consistía en el trabajo con fisioterapeuta y con mi fonoaudióloga, Marina Rodal, para la cual no tengo palabras para agradecer su dedicación y profesionalismo.

—¿Qué parte del cuerpo se vio más afectada?

—Lo de la cabeza fue muy importante, tuve que poner todo el físico a andar. Empezar todo de vuelta.

—¿No quedó con ninguna secuela?

—No, hasta ahora no encuentro nada.

—¿Qué pasaba por su cabeza mientras ponía todas sus fuerzas en la recuperación?

—En un primer momento nada, porque estaba "out". Después pensaba que me estaba recuperando, que me tenía que recuperar y volver acá al Senado. Tenía que volver, mi pensamiento era que tenía que volver al Senado a terminar mi mandato.

—¿Qué aprendizaje saca de esta experiencia que le tocó vivir?

—El aprendizaje de que hay que andar con cuidado en el tránsito, aunque yo andaba con cuidado, pero igual hay que andar con mucho cuidado, y después no tengo más aprendizajes nuevos que eso.

—¿Siente que volvió a nacer con esto?

—Totalmente, de la nada.

—¿Cómo recibió los deseos de recuperación que llegaron de parte de todos los partidos políticos?

—Los compañeros fueron muy generosos conmigo, las mujeres, los hombres, todos han sido muy generosos. Sentí mucho apoyo de mi partido y de los otros partidos también, porque me respaldaron. Eso me pareció muy bien.

—¿Tiene alguna recomendación especial de parte de los médicos en esta nueva etapa?

—No, estoy liberado y con el alta médica.

—¿Cómo piensa seguir con su carrera política?

—Acá en el Senado, y seguir trabajando con Luis Lacalle Pou.

—¿Cómo es volver al Senado después de tantos meses de inactividad?

—Estoy volviendo, esta es mi primera entrevista. Estoy volviendo a la actividad, volviendo a leer los papeles. Estuve intercambiando con mi suplente (Jorge) Saravia sobre qué había hecho él cuando estaba acá y preguntándole cómo le había ido y en qué avanzó. Creo que en la investigadora de Ancap se avanzó bastante. Fue una tarea encomiable.

—¿Después del accidente ve la política de la misma manera?

—La política la veo igual aunque con más prudencia. A mí me cambió en las relaciones personales. Soy ahora más cauteloso y más profundo.

—¿Quedó conforme con el trabajo de la comisión investigadora sobre Ancap?

—Por supuesto que quedé conforme, con la investigación y la profundización de un tema que no conocíamos mucho. Creo que fue muy buena la investigación parlamentaria; hace falta rematar eso y que las conclusiones terminen en denuncias en la Justicia, porque hay responsabilidades judiciales sin duda.

—¿De parte del vicepresidente Raúl Sendic?

—De Sendic y del gobierno en general. Sin duda que hay responsabilidad de Sendic, él está comprometido, no tengo duda.

—¿Qué fue lo que más le llamó la atención en la comisión investigadora?

—Creo que la forma en que Ancap encaró la relación con Pdvsa y con los venezolanos, que fue una negociación muy ligera y muy desprendida de lo que tiene que acontecer.

—¿Es partidario de que el Partido Nacional siga participando del diálogo por seguridad?

—Nosotros ya nos fuimos, no es más un tema de diálogo. El gobierno anda por la de ellos, nosotros no somos la contraparte. Nosotros creemos que ya no da para más y que ya se agotaron todos los plazos. Se agotaron todos los tiempos. Ya está, se terminó y cada uno por su lado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)