GUILLERMO STIRLING - EXMINISTRO DEL INTERIOR 1998-2004

"Es absurdo ir a dialogar y antes que nada pedir la renuncia del ministro"

Guillermo Stirling fue diputado en dos períodos por el Partido Colorado. El 9 de octubre de 1998, durante la segunda presidencia de Julio María Sanguinetti, fue designado ministro del Interior.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Guillermo Stirling. Foto: Archivo El País

El 1º de marzo de 2000, el nuevo presidente Jorge Batlle lo ratificó en la misma cartera, que condujo hasta el 16 de marzo de 2004. Fue candidato presidencial del Partido Colorado por los sectores Foro Batllista y la Lista 15 en las elecciones de 2004. En 2007 se integró al movimiento Vamos Uruguay de Pedro Bordaberry, para separarse un año después abandonando la política. Ahora apoya a Edgardo Novick.

—Sorprendió su presencia en la Torre Ejecutiva acompañando a Edgardo Novick. ¿A qué se debe?

—Cuando puedo trasmitir alguna experiencia como la generada durante unos años, en un tema tan sensible para todos, lo hago con gusto.

—Usted ahora lo asesora en materia de seguridad. ¿Cómo se vinculó con él?

—Lo apoyo políticamente. Dentro del Partido Colorado hoy no hay ninguna figura que pueda generar un aire refrescante. Novick es una persona muy sincera, convencida de que él tiene que aportar algo. Yo le dije que podría estar muy cómodo, pasear con su esposa y ver evolucionar a los hijos. Pero decidió ingresar en un campo minado como es la política. Eso me convenció mucho a mí. Me ofreció si podía colaborar en la parte de seguridad. Fue muy sensato lo que conversé con él.

—¿Cómo vio la reunión con el presidente Tabaré Vázquez?

—Fue positiva. Creo que en unos días se podrá llegar a acuerdos sobre los proyectos que presentó el gobierno. Además, hay otras ideas interesantes. Por ejemplo el proyecto del senador Jorge Larrañaga de sustituir a los efectivos policiales que custodian edificios públicos y embajadas y destinarlos al patrullaje. Cuando estuve en el Ministerio del Interior fue una idea que manejamos con el entonces presidente Jorge Batlle, pero el ministro de Defensa de la época, Luis Brezzo, se opuso.

—Germán Cardoso, que es el secretario general del Partido Colorado, dijo que el sentir de la oposición es que Bonomi debe renunciar. Pero Novick aclaró en la reunión que no comparte esa postura. Dado que usted sigue siendo colorado pero concurrió a la reunión con Novick, ¿cuál de las dos posturas apoya?

—Me parece absurdo que si se quiere llegar a soluciones donde se necesita el apoyo político del gobierno se pida la renuncia de quien está al frente del Ministerio del Interior. No conozco en la historia política de este país a un presidente, ya sea Sanguinetti, Lacalle, Batlle, Mujica o Vázquez, que a pedido de la oposición cambie a un ministro. Entonces parece un absurdo sentarse a dialogar y pedir que saquen a Bonomi antes que nada. Políticamente es irrealizable. No se puede plantear eso como moneda de canje.

—¿Cómo ve que el presidente Vázquez haya insistido en que quiere un cambio de rumbo, aunque deje en el cargo al ministro Bonomi?

—El cambio de rumbo ya está manifestado en escuchar a la oposición y también está manifestado en la entrega de estos proyectos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)