La columna de Pepé preguntón

A por todo

En medio de la celebración por el 44° aniversario de la fundación de la coalición de izquierdas, el electo presidente Tabaré Vázquez anunció que el Frente Amplio trazará las líneas institucionales, políticas, productivas, económicas, sociales y culturales del Uruguay para el siglo XXI, del mismo modo que —dijo— el Batllismo lo hiciera en el siglo pasado.

Vázquez fue más allá y explicó que, en ese trazado, el Frente Amplio delineará la visión estratégica del Uruguay para las próximas décadas de este siglo, hasta llegar a definir —por ejemplo— cuántos deberemos ser los uruguayos en 2050, dónde habremos de residir, las condiciones en que trabajaremos y estudiaremos, y la salud que tendremos.

El mandatario electo aseguró que los cambios que el Frente Amplio proyecta para la sociedad uruguaya estarán sustentados en "los principios y valores que hacen a la vida y a la historia" de la coalición de izquierdas. Ni más, ni menos. Será por cierto interesante saber si la visión que Vázquez tiene respecto del futuro del Uruguay es, por ejemplo, igual a la que tiene el saliente presidente José Mujica. Si el astorismo y el MPP proyectan el mismo 2050. Si los principios y valores con los que el Frente Amplio pretende matrizar el siglo XXI son los de Lucía Topolansky y Eleuterio Fernández Huidobro, o los de Daniel Martínez y Mónica Xavier, o los de Eduardo Lorier y Marina Arismendi, o los de Richard Read, o los de Marcelo Abdala, o los de Óscar Andrade, o los de Constanza Moreira, o Raúl Sendic. Si desde lo institucional todos piensan lo mismo, o siquiera algo parecido. O si, como parece, hay momentos en que solo los une votar bajo el mismo lema y acumular para mantener el poder.

¿Pero quiénes serán capaces de enfrentar este propósito hegemónico de quien gane la pulseada dentro de la izquierda?

¿Un Partido Nacional que, tras el porrazo de octubre, todavía busca su rumbo y pareciera seguir esperando que suene la campana para irse al rincón, tomar aire y pensar cómo enfrentar los rounds por venir?

¿Un Partido Colorado que parece empeñado en desaparecer y en el que muchos están esperando que los llame Vázquez para ver si tienen un lugar bajo el sol frenteamplista? ¿Un Partido de la Concertación que, al menos hasta ahora, solo ha logrado desconcertar a propios y extraños?

No nos engañemos. El Frente Amplio ya ha conquistado mucho y, como dijo la propia Lucía en el acto de Maldonado, ahora "va por todo". Y por el momento no parece que haya, del otro lado del ring, alguien capaz de poner un límite a tales afanes. Mayo mostrará, en todo caso, dónde está cada quién. Pero debe quedar claro que mientras algunos luchan por sobrevivir, otros proyectan un avance incontenible que, de la mano de los votos, se propone establecer qué valores, qué principios, qué modelo de país tendremos los uruguayos para las décadas venideras.

No es poco. Y mientras algunos ya diseñan el Uruguay del resto del siglo, algunos siguen pensando que una silla más o menos en un directorio de una empresa pública les mantendrá con vida. Tan simple y tan terrible como eso.

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)