LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

Fueron

Eran la quintaesencia de la moral. Pero con el tiempo fueron oscuros negocios con la Venezuela chavista que hoy están siendo investigados por la Justicia del Crimen Organizado. Porque fueron Aire Fresco. Fueron Pato Celeste y sus amigos. Y jugosas comisiones para los compañeros que intermediaban.

Eran los que se oponían a las privatizaciones. Pero fueron la aventura privatizadora de Pluna. Fueron Campiani y sus socios tras las rejas. Un negocio ruinoso defendido desde las alturas hasta que ya no se pudo ocultar el desastre. Entonces, cuando ya no se podía tapar el sol con una mano, fueron los que liquidaron Pluna. Fueron la vergonzosa fantochada de una subasta armada a medida para un empresario amigo del poder. Fueron un ministro de Economía (Lorenzo) y un presidente del Banco República (Calloia) procesados. Y también fueron, a no olvidarlo, un presidente de la República que admitió que él había dado la orden y que era responsable de todo lo sucedido, y al que ningún juez o fiscal llamó a responsabilidad por su participación protagónica en la maloliente telenovela.

Fueron dinero a manos llenas para emprendimientos "compañeros". Fueron Alas Uruguay, un desastre a todas luces inviable al que alguien aprobó un plan de negocios infantil para otorgar millones de dólares de los contribuyentes en un pretendido intento de mostrar que los trabajadores pueden manejar las empresas. Y por eso mismo fueron Envidrio, con una participación del chavismo que algún día quedará clara. Y fueron empresas autogestionadas que fracasaron con todo éxito. Total, pagaban los contribuyentes.

Fueron y son ASSE, y un desastre de amiguismos y contrataciones sospechosas que ya está siendo investigado por el Poder Legislativo. Fue la planta regasificadora, que también está bajo investigación parlamentaria y judicial.

Fueron 800 millones de dólares en pérdidas en Ancap. Publicidad para una radio que no existía. Fueron Alur y su desastre. Fueron ajuste fiscal (consolidación fiscal, perdón Astori) y combustible caro para arreglar el estofado.

Fueron Bengoa y otros cuatro jerarcas municipales procesados por el escándalo de los casinos municipales que perdían plata. Fueron Marina Arismendi, empleando a su futuro yerno y utilizando al Mides como si se trata de un comité político.

Fueron Clanider. Fripur. Fueron Alfredo Silva.

Fueron la Auditora General de la Nación que tuvo que renunciar tras quedar involucrada en medio de un bochornoso caso que incluía un alquiler en negro y un apartamento utilizado como prostíbulo. Fueron el sector del Ministro de Economía evadiendo aportes por una empleada.

Fueron un vicepresidente que llegó a su cargo montado en una gestión que, hoy queda claro, solo lo favoreció a él, pero casi hace colapsar a Ancap. Un hombre que dijo tener un título que nunca obtuvo. Que hizo gastos personales con una tarjeta corporativa y que se olvidó que estaba gastando dinero de todos los uruguayos. Los que lo pusieron en ese cargo, que deberían ser los más molestos, y de todos los demás.

¿Me olvidé de algo? Perdón, es la edad.

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)