NEGOCIOS

Viewsonic quiere llevar la «gran pantalla» más allá de la oficina

La compañía apunta al público hogareño y centros educativos para expandirse en la plaza local de proyectores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En el aula. La progresiva masificación del uso de proyectores alcanza a más centros educativos, destacó Paredes. (Foto: Gentileza Viewsonic)

Hasta hace unos años, los proyectores eran equipos tradicionales en el ámbito corporativo, donde se utilizaban para hacer presentaciones. Pero el abaratamiento de los costos y las mejoras tecnológicas de estos productos están captando una nueva y creciente demanda de centros educativos y hogares. Precisamente, a esos dos segmentos en expansión está apostando Viewsonic en su operación local, señaló Marcos Paredes, gerente de territorio de la firma.

Los precios han jugado fuertemente en esa masificación. Mientras hasta hace unos años los proyectores costaban no menos de US$ 2.000, hoy pueden adquirirse a US$ 500. Los equipos también han evolucionado en sus características, son más compactos y livianos que los de antaño.

«Antes, tener un cañón en el hogar resultaba difícil porque eran aparatos grandes, por lo que había una cuestión de espacio y practicidad. Hoy los equipos son mucho más amigables», dijo el ejecutivo.

La tecnología marca un salto cualitativo en las especificaciones técnicas de los equipos, apuntando a lograr más eficiencia y rendimiento: incorporan múltiples conectores, han mejorado su calidad de sonido y transmiten en Full HD. Además, los proyectores se han superado en la durabilidad de las lámparas, que alcanzan una vida útil de entre 5.000 y 10.000 horas en promedio.

A partir de estas prestaciones técnicas y la búsqueda de un mayor confort, las familias han comenzado a comprar más proyectores para tener la experiencia de ver películas como en el cine, pero en casa. Es que estos equipos proyectan imágenes de Alta Definición en pantallas de hasta 300 pulgadas. El público hogareño capta el 15% de las ventas, cuando hace dos años no llegaba al 5%.

Algo similar ocurre en la aplicación de los proyectores en la educación. La masificación de la tecnología entre los alumnos, con el uso de celulares, tablets y computadoras, ha beneficiado la incorporación de proyectores en escuelas, liceos, colegios y universidades. Paredes comentó que en atención a esa tendencia, Viewsonic tiene equipos que interactúan con smartphones y tablets para hacer las clases más interactivas.

Pantallas que rinden.

Aunque el segmento hogareño crece, los clientes corporativos siguen siendo los principales consumidores: empresas y centros educativos se llevan un 60% del mercado. En Uruguay, se colocan entre 2.000 y 3.000 proyectores al año, aunque hay factores que inciden en la demanda, dijo Paredes. Como ocurre con los televisores, la venta de proyectores (a nivel de hogares y de pequeños comercios) se dinamiza con los grandes eventos deportivos. En ese sentido, la Copa América Centenario, que comenzará en junio, es vista como una oportunidad para la categoría.

El catálogo de Viewsonic incluye más de 15 modelos de proyectores que van de US$ 500 a US$ 1.000 en promedio. Como parte de la oferta aparece la línea Pro, dirigida al público corporativo. Los proyectores son un 50% del negocio de Viewsonic en Uruguay. La otra mitad es el rubro «pantallas» (monitores y cartelería digital). Con esa base, la compañía apuesta a expandir el producto más allá de la oficina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)