Entrevista a Luciano Margionte, presidente de Brother Argentina

"No veo una amenaza en la digitalización"

En 2014 inauguró un centro logístico en Uruguay, desde donde maneja un 80% del negocio regional, y estima que su mercado crecerá 30% este año. Pone énfasis en la conciencia medioambiental y asegura que no firma documentos que no se hayan impreso doble faz". 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"La clave es mantenerse al día con la innovación", asegura Margionte. Foto: Agustín Martínez.

Nació hace 44 años en Araraquara, una ciudad de San Pablo, Brasil. Trabaja en Brother hace 15 años y desde 2010 es presidente regional (Argentina, Paraguay y Uruguay). Antes pasó por gigantes como Colgate, Danone y Sharp de Brasil. Es graduado en marketing, posee cursos de contabilidad y finanzas y un posgrado en administración en la escuela FGB de San Pablo. En 2014 inauguró el centro logístico en Uruguay, desde donde la compañía maneja un 80% del negocio regional. Estima que su mercado crecerá 30% este año y no ve a la digitalización como una amenaza a corto plazo para el sector de impresión. Está casado, tiene un hijo, y tres veces por semana corre entre 10 y 21 kilómetros, un hábito que entiende «necesario para pensar».

¿Cómo llegó usted a Brother?

Entré en el 2000, en el área de marketing, salí del mercado de consumo, de grandes empresas como Colgate y Danone. Cuando ingresé no conocía la empresa, pero desde el comienzo tuve una empatía con la visión, en lo que es tecnología, calidad, recursos humanos, el ambiente bueno de trabajo, la preocupación por el medioambiente, además de que era una empresa con una cuota importante de crecimiento.

Salí de una firma gigante para una empresa de menor tamaño porque además implicaba una propuesta de promoción para ser gerente de marketing y producto, en una empresa que construía un proyecto de crecimiento a futuro. Quería un lugar donde aportar mi conocimiento. Hace 15 años no tenía la visión de ahora, pero sí una idea de crecimiento que finalmente se cumplió, incluso mejor de lo que imaginé. En ese período, Brother tuvo una expansión importante tanto en Brasil como en la región. Luego, en 2004, fui promovido como director en Brasil, en 2008 también para Argentina, y es cuando comienza mi actuación en la región con los mercados de Uruguay y Paraguay. En 2010 fui promovido a presidente de la subsidiaria de Argentina, desde donde comando el negocio regional.

¿Cuál es el principal negocio de Brother?

En la actualidad, casi un 70% del negocio de la empresa es tecnología de impresión. Es tecnología propia, lo que significa que no necesita comprar a otras marcas .Además, tiene sus fábricas, lo que hace a la empresa muy verticalizada en su línea de negocio porque no depende de nadie más. Existe mucha preocupación por mantener un mínimo estándar de calidad tanto en los productos como en los servicios y para eso es muy bueno que no depender de otros.

Cuenta con 14 fábricas, dispuestas mayormente en países de Asia como Taiwán, China, Vietnam, Filipinas, Singapur y Japón.

¿A qué mercados llegan?

Llegamos a más de 100 países con presencia de 44 oficinas de ventas en países o regiones.

¿Cuál es la facturación?

La facturación total de la empresa en 2014 se estimó en US$ 7.000 millones. A nivel regional, la oficina de Argentina —que tiene los mercados también de Uruguay y Paraguay— significa casi un 1% del total mundial, pero si se mira a largo plazo, la región es muy importante por el potencial de crecimiento. Incluso Brasil no tiene un gran porcentaje, pero la empresa mira esta zona del mundo para consolidarse a largo plazo.

A marzo del año pasado, la compañía poseía unas 33.000 personas trabajando en todo el mundo.

¿Cómo ha sido el crecimiento de la empresa en la región?

De 2002 —cuando creamos la oficina en Argentina— a 2012, el negocio de la región se multiplicó por 10, luego de 2012 a 2013 creió un 22% y en el último año más de un 30%. Este protagonismo se ganó además en los últimos tres años. El mercado lo hemos ganado en el negocio de impresión, en el canal corporativo, de costo por página.

¿En qué consiste ese negocio?

Además de comprar impresoras, se alquilan soluciones de impresión y hay empresas que alquilan varios equipos. Hemos crecido en el segmento de empresas que hacen outsourcing de impresión, porque ofrecemos equipos compactos, de bajo mantenimiento y fáciles de usar. Por ejemplo, fuimos los pioneros en hacer los equipos multifuncionales que ofrecen servicios de impresión, fax, escáner y copiadora. Esto fue un factor clave en el crecimiento de la facturación. También crecimos en el sector retail, porque se amplió nuestra oferta de productos, desde los domésticos, con las impresoras más chicas, hasta las corporativas en todas las tecnologías, láser, inkjet, láser color, entre otras.

¿A qué otros sectores ha apostado a expandirse estos años?

El área de costura y bordado es la otra parte del negocio que corresponde a un 20% del total y también ha crecido en los últimos años, tanto a nivel doméstico como industrial o semi industrial. Es que Brother cubre todo el abanico textil, con máquinas que van desde los US$ 200 hasta los US$ 40.000. El restante 10% del negocio de Brother es dirigido para la industria de autopartes. De hecho, comercializamos máquinas para la industria pesada, denominadas machine tools, para autos y motos. Son equipos con un valor que oscila entre US$ 100.000 y US$ 200.000. En esta región del planeta, solo funciona en Brasil

En tanto, en Japón la compañía está en el mercado del karaoke.

A nivel de nuevos negocios, estamos irrumpiendo fuerte en el sector tecnológico de la digitalización con los escáners, tanto portátiles como de escritorios, un área que muestra un gran crecimiento.

¿Y en la región?

Seguimos la misma proporción, o un poco más. En impresión 75% y 25% en el área textil. No se desarrollaron otros negocios. En Uruguay trabajamos a través de tres distribuidores para lo de impresión y uno para el área textil.

¿La era de la digitalización afecta el negocio de la impresión?

No ha bajado significativamente el volumen de impresión. Incluso falta trabajar un poco más el nivel de concientización para optimizar la impresión. Esta tendencia no es un problema para Brother. La empresa tiene que adecuarse a las nuevas realidades. La firma se fundó en 1908, cuando no existía la impresión. Estaba abocada al área de costura, después con cada máquina de costura se generó tecnología con sus motores y por diversificación se abrieron líneas de productos de acuerdo a las necesidades, y así se llega la impresión. Los equipamientos multifuncionales tienen una gran facilidad para la digitalización de documentos, para recibir y enviar e-mails. Por ejemplo, tiene cuatro funciones. Antes se utilizaba más el área de la impresión, pero ahora se usan otras características como la digitalización. Además, nuestros equipos poseen la impresión de doble faz automática, algo muy bueno a la hora de ahorrar. Yo, por ejemplo, no firmo ningún documento que no se haya impreso doble faz. Incluso tenemos un programa mundial de eco puntos que promueve la concientización sobre cómo optimizar la tarea día a día y así mejorar el medioambiente.

¿Cómo ve a futuro el crecimiento de la digitalización?

Hay una tendencia, pero es un cambio que toma tiempo. La próxima generación laboral no tendrá la misma necesidad de imprimir, van a leer más en la pantalla, pero está lejos de ser una amenaza para la industria. La manera de leer va a cambiar, será por pantalla, se verán más videos. Pero también hay una discusión que dice que Internet llevará a que se imprima más. Después, también dependerá de cómo lo aborde cada gobierno.

Creo que la clave es mantenerse al día con la innovación. Ante esto, ya tenemos una máquina novedosa para la industria textil que hace la digitalización de un dibujo y el corte de la tela. Es un híbrido entre escáner y máquina de corte, incluso no sabíamos cómo nombrarla cuando llegó a la región.

¿Por qué se eligió a Uruguay para la distribución?

Uruguay ya es conocido como hub regional y la situación particular con las restricciones de Argentina ha generado un gran desafío. Aprovechando además el crecimiento del país, el nivel de educación, de sofisticación, decidimos apostar para mejorar la distribución y ser más protagonistas en la región, con más marketing, servicio de posventa y distribución. Esto también lo estamos haciendo en Paraguay, porque queremos fortalecer el conocimiento de la marca, y ya lo tenemos con la distribución, que ya llega a todo el país.

¿Cómo mejora la eficiencia al abastecer desde Uruguay?

Aprovechando la logística local, se hace más rápido hacer envíos. Tenemos un tiempo de producción y embarque de tres meses y, al tener stock acá, el tiempo es máximo 10 días para llegar a cualquier parte de la región. Manejamos un 80% del negocio regional desde Uruguay. En Uruguay tenemos US$ 4 millones en stock listo para atender a la región (Argentina, Paraguay y Uruguay).

¿Cuál es la penetración de la marca en el país?

Según nuestros distribuidores, estamos entre las tres primeras marcas del mercado. Nuestro negocio en impresión se reparte así: gobierno un 40%, corporativo y privados un 30%, y resellers y retail el restante 30%, donde se venden líneas básicas. Si bien en unidades se venden más en estos últimos canales, al afinar por facturación las dos primeras son el mayor ingreso para la empresa.

Ahora el principal producto es en base a tecnología láser, el inkjet ya no es tan comerciable, incluso en retail, donde hay más habilidad para vender productos más completos y no el básico. Estamos ante un consumidor más preparado e informado, incluso en el canal de e-commerce.

¿Cuál es la expectativa de crecimiento a nivel local?

En Uruguay tenemos una expectativa de crecimiento de 30% anual. Ya lo registramos en 2014 y vemos que hay espacio para seguir al mismo ritmo. Vemos posibilidad de aumentar el mercado en áreas industriales que, de consolidarse, permitirán un crecimiento incluso mayor. Y hay buenas perspectivas en el rubro costura y bordado. Ahora contamos con mejor distribución y carga gracias a la apertura de nuevas cadenas y una fuerte movida con distribuidores locales. Otro rubro que creció considerablemente, más de un 100% en 2014 es el de rotuladores electrónicos, desde consumidores domésticos hasta industriales. Creo que la disponibilidad de varias líneas de productos en Uruguay potenció el crecimiento local.

¿Evalúan instalar una oficina en Uruguay?

Lo hemos pensado, incluso evaluamos Zonamerica, pero aún no es seguro. No está ajeno, nuestra idea es que sea una oficina que atienda tanto lo local como lo regional.

«Estamos por encima de las exigencias de medioambiente regionales»

¿Los usuarios de impresoras tienen conciencia medioambiental?

Lamentablemente no, no es un tema que consideren ni los consumidores ni los legisladores. Nosotros trabajamos con lineamientos que vienen desde Japón y otros países que están más avanzados en educación y protección ambiental, lo que nos coloca por encima de las exigencias locales. Algunas empresas piden algo con la recolección del material utilizado, pero creemos que debe ser una tendencia mayor. En Argentina tenemos un depósito a donde se dirigen los repuestos dañados luego de una reparación. Luego se destruyen en una planta especial.

¿Qué hace la empresa en este sentido?

Brother, con su política de grupo, ya fabrica sus productos con los principales requerimientos de eficiencia energética, incluso en países donde no se exige aplicarlos en las impresoras. Van desde la construcción de un producto más reducido que usa menos material o el modo de ahorro de energía incorporado que se aplica en todas las impresoras multifuncionales, que hace que durante ese momento el consumo sea casi cero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)