Marketing Deportivo

Usain Bolt, la ráfaga que se cotiza en más de US$ 20 millones al año

Las proezas del atleta jamaiquino lo convirtieron en un emblema para varias marcas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un rayo. Bolt celebra tras ganar el título de los 100 metros llanos en Pekín (Foto: Google Images)

El hombre más rápido del planeta lo volvió a hacer, Usain Bolt (29) logró su décimo título mundial en los 100 metros llanos en el estadio El Nido de Pekín, el pasado domingo. El «rayo» jamaiquino cruzó la meta en 9,79 segundos, probablemente menos de lo que lleva leer este artículo hasta aquí. Con esta marca, la mejor que ha logrado en el año, Bolt prolonga su hegemonía como el corredor más rápido del mundo, un reinado que el atleta pretende extender hasta el punto final de su carrera, según confesó a la prensa.

Pese a dominar sin discusión las pistas en los últimos años, el rey no contaba con el favoritismo para la carrera del domingo.

El candidato a llevarse el oro era el estadounidense Justin Gatlin, que debió lidiar incluso en la previa con las sospechas de la prensa internacional respecto a sus rendimientos de este año y durante las fases eliminatorias del mundial, debido a los antecedentes de dopaje que pesaban en su contra y que lo mantuvieron alejado de las pistas por cuatro años. Finalmente, Gatlin fue segundo por apenas una décima (9,80).

El rey de la pista.

Las victorias de Bolt no solo valen medallas de oro y récords mundiales, el jamaiquino también es rapidísimo en los negocios.

El triunfo en Pekín le reportará ingresos por US$ 60.000 de parte de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, pero como no quebró ningún récord mundial, se privó de un cheque extra de US$ 100.000.

Aunque los premios del atletismo no son despreciables, Bolt ha amasado la mayor parte de su fortuna —estimada en casi US$ 100 millones a julio pasado— gracias a los ingresos por apariciones en eventos (a razón de US$ 250.000 en promedio, según Forbes) y, sobre todo, a los lucrativos acuerdos con sponsors que le significan US$ 20 millones al año.

Su principal socio estratégico es la marca deportiva Puma. La relación se remonta a los 17 años de Bolt, cuando tan solo era una promesa.

En 2010, el atleta renovó el contrato con Puma por la friolera suma de US$ 10 millones al año hasta 2017. El idilio se extenderá incluso más allá del momento en que Bolt deje de correr profesionalmente; Puma lo quiere como embajador de marca aún ya retirado, para lo cual le pagará US$ 4 millones anuales.

En Herzogenaurach, donde opera la casa matriz de Puma, festejan cada sprint del jamaiquino. No es para menos. Solo los tres oros logrados por el atleta en los 100, 200 y 4x100 metros en 2009, le reportaron US$ 337 millones en valor publicitario a la marca.

Otras empresas que integran el universo Bolt son Gatorade, Virgin Media, Visa y Hublot.

Su popularidad y afición a la música le han granjeado presentaciones especiales como DJ en eventos, así como un también un acuerdo con la tecnológica Soul Electronics, que desarrolló la línea de audífonos Run Free. El producto está decorado con un detalle evocativo: la silueta de Bolt haciendo su clásica pose de victoria, con el cuerpo arqueado y señalando al cielo con su brazo como si fuera una flecha.

En 2013, el fabricante de automóviles japonés, Nissan, le regaló a Bolt, su nuevo embajador de marca, un modelo especial del deportivo GT-R, «a imagen y semejanza» del atleta, bañado en oro. El auto destaca por su velocidad, pudiendo alcanzar los 300 km/h. Un rayo, igual que Bolt.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)