INNOVACIÓN

Uruguayo tras sector de encriptación que pasará los US$ 300.000: en 2020

Presentará el proyecto en Francia ante expertos mundiales en el congreso Secureware 2016.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Murguía. Su sistema se basa en el falso positivo. (Foto: Marcelo Bonjour)

¿Cómo esconder un elefante en una playa? Llenando la playa de elefantes. Con este ejemplo, el experto en seguridad informática, el uruguayo Julián Murguía, graficó cómo funciona el novedoso sistema de encriptación de información que creó en los últimos dos años y buscará validar este mes en un congreso de la especialidad.

Murguía explicó que, según los expertos mundiales, el advenimiento de la computación cuántica volverá obsoletos los sistemas actuales de encriptación que basan su seguridad en la complejidad de los algoritmos utilizados. En otras palabras, la criptografía en que hoy basan su privacidad los bancos, las grandes corporaciones, los gobiernos e incluso las personas será obsoleta.

El invento de Murguía, que parte de la técnica patentada hace 100 años por Gilbert Vernam pero elimina sus restricciones, da solución a esa vulnerabilidad, según afirmó. «Con una computadora más potente (cuántica) se llegará a romper el encriptado actual en tiempos breves, pero con el sistema que he creado nunca sabrá cuál es el verdadero entre los resultados que obtenga», dijo el ingeniero.

Con su creación, Murguía va tras una porción del mercado mundial de encriptación, que crece año a año. «Se espera que en el área de software (mensajes, contenido en computadoras, entre otros) continúe creciendo a tasas anuales compuestas de entre 14,27% y 21,10% y alcance unos US$ 4.800 millones anuales en 2019, mientras que el de hardware (como encriptación de discos duros o smartphones) aumente a tasas de entre 54,60% y 62,17% y llegue al entorno de US$ 296.000 millones anuales en 2020», dijo.

En un inicio, el experto apunta a llegar al ámbito de las tecnológicas financieras (fintech, tanto bancos como otras entidades), desarrollar soluciones para comunicaciones y, más adelante licenciar la técnica de encriptación para empresas y gobiernos que deseen realizar desarrollos propios, indicó.

—¿Cómo se pone en práctica su nueva técnica de encriptación?

—Las soluciones prácticas basadas en esta técnica son fácilmente implementables en software, hardware y soluciones mixtas. De hecho, una de las aplicaciones prácticas para testeo de la técnica para Windows tiene la capacidad de encriptar archivos de hasta 900 Tera bytes (900.000.000.000.000 de caracteres). La técnica permite diseñar algoritmos de encriptación para situaciones específicas. Por ejemplo, no requiere de tamaños predefinidos de bloques de datos y permite manejar universos y tipos de datos diferentes en forma simultánea, es ideal para la encriptación con preservación de formato (FPE) para las fintech.

—¿Cómo cree que impactará este descubrimiento en la industria?

—En los costos de la seguridad ya que, por ejemplo, se puede encriptar el contenido de una base de datos manteniendo sus estructuras y formatos y sin necesidad de expertos. También en la privacidad ya que bancos, entidades financieras, gobiernos puedan tener sus desarrollos internos con lo cual un posible atacante se encontraría con que ni siquiera tiene forma de conocer el algoritmo utilizado.

—¿Ya cuenta con inversores?

—Aún no. Necesito unos US$ 250.000 para patentar y desarrollar el producto, con soluciones resistentes a cualquier ataque y que sobrevivirán a la computación cuántica o lo que pueda surgir luego. Nos da un margen de ventaja sobre posibles competidores. Ya he realizado solicitudes de patentes a fin de proteger el desarrollo y las soluciones.

Conferencia global lo espera en Niza

Julián Murguía presentará su trabajo «Seven Steps to a Quantum Resistant Cipher» en Secureware 2016, la décima Conferencia Internacional sobre Seguridad de la Información, Sistemas y Tecnologías Emergente, que se realizará en la ciudad de Niza (Francia) del 24 al 28 de este mes. A modo de garantía, el trabajo fue previamente analizado por un panel de expertos, quienes dieron el visto bueno para su presentación en el congreso, detalló Murguía.

«Si es rechazado, los fundamentos servirán para mejorarlo. Si es aceptado, no solo significaría que es viable, sino que le daría exposición internacional, llegando a expertos, empresas y gobiernos», dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)