NEGOCIOS

Uniqlo vs Zara, rivales que conviven en el ropero de los consumidores

El desembarco del grupo japonés en España abre un nuevo escenario en la batalla por clientes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diseño. Mientras que en Zara en tres semanas se lanza una temporada, en Uniqlo eso puede llevar entre ocho y 12 meses. (fotos: Archivo El País)

El gigante textil español Zara y el nipón Uniqlo compiten para dominar el mercado con modelos de negocio antagónicos centrados en la moda y en los básicos atemporales, aunque sus prendas pueden convivir en un mismo ropero.

El desembarco en España del grupo japonés abre un nuevo escenario de batalla para las diferentes estrategias de estos referentes de la industria, que comparten rasgos comunes como orígenes modestos, meteórica expansión o carácter visionario de sus líderes.

Inditex, el emporio de Amancio Ortega, remonta sus raíces a 1975 con la apertura de la primera tienda Zara en La Coruña. Vende prendas de diseño por un precio accesible gracias a su versátil sistema de producción, capaz de adaptarse rápidamente a la demanda de los clientes cada temporada.

Por su parte, el nipón Tadashi Yanai abrió su primera tienda Uniqlo en 1984 en Hiroshima (oeste de Japón) y desde entonces se ha lanzado a la conquista de otros mercados con una línea de ropa caracterizada por su calidad y sus cortes sencillos y fácilmente combinables, y con una cadena logística de alta eficiencia.

Ambas empresas «ocupan los extremos opuestos del espectro del mercado textil», señala el periodista nipón especializado en el sector de la moda Taka Saito, autor del libro Uniqlo vs Zara, publicado en Japón en 2015.

Y pese a ser competidores, Uniqlo y Zara «mantienen una especie de relación de coexistencia en los armarios de los consumidores», ya que sus prendas pueden formar parte del vestuario de un mismo cliente o estar dirigidas a diferentes públicos, explicó Saito.

Mientras que Inditex, líder global del textil, cimentó su expansión sobre el nicho de mercado de las mujeres trabajadoras, Fast Retailing —la matriz de Uniqlo y tercera mundial del sector— apuesta por la «ropa para todos».

Inditex concentra su producción en España, Portugal y Marruecos, aunque cuenta con una amplia red de unas 1.800 subcontratas en Asia, y gracias a su agilidad a la hora de detectar tendencias y adaptar sus diseños, es capaz de lanzar una nueva prenda en sus tiendas en un plazo de solo tres semanas.

Fast Retailing necesita entre ocho y 12 meses para completar la misma tarea, y trabaja con un centenar de subcontratas en países asiáticos —China aglutina casi el 60% de su producción—, una red logística que le permite combinar el bajo coste con un estrecho control del proceso.

«Zara satisface al consumidor ofreciendo prendas de consumo rápido y de moda, Uniqlo prioriza a la calidad y durabilidad de su ropa», subraya el experto japonés.

La empresa nipona aplica la filosofía «kaizen», consistente en la búsqueda de la perfección a través de un constante aprendizaje y promociona sus productos bajo el lema «lifewear» (ropa para la vida).

Fast Retailing solo es superada en ventas a nivel mundial por la sueca Hennes & Mauritz (H&M) e Inditex, tiene más 1.800 tiendas en 18 países, cifra que se elevará con su nueva tienda en Barcelona.

La empresa con sede en Arteixo (La Coruña) opera 7.240 tiendas en 93 países y factura más del 80% de sus ventas fuera de España, frente al 60% de los ingresos que supone el mercado doméstico para su rival nipona.

Uniqlo es, según el analista nipón, la que tiene más potencial de expansión a corto plazo. «Desde este punto de vista, el crecimiento de Inditex podría ser más sostenible de cara al futuro», concluye el experto, quien también subraya «la dificultad de emular la rapidez de operaciones de Zara» frente al modelo de Uniqlo, a su juicio más fácilmente imitable. (Fuente: EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)