Opinión

Tres pistas para las marcas

Una columna de opinión del editor fundador del suplemento.

Entre desconsoladas y perplejas, las marcas reconocieron durante la última década que no estaban solas a la hora de comunicar sus atributos y que, por el contrario, debían compartir la construcción de su propia reputación con clientes y otros grupos de interés. Aceptado lo antedicho, los próximos 10 años acelerarán la carrera por ser reconocidas como auténticas, relevantes y tecnológico-sociales.

En primer lugar auténticas porque los consumidores ya no están dispuestos a tolerar portes pretensiosos, mentiras o exageraciones privilegiando la nobleza, honestidad y fidelidad a los orígenes de los productos y/o servicios que se ofrecen.

También relevantes porque, ante la infinita multiplicidad de opciones, más que nunca las marcas deberán sobresalir captando la atención y emoción de los consumidores si no quieren quedar por el camino.

Y, si las dos anteriores son condiciones necesarias de supervivencia, no serán suficientes en tanto no logren ser parte de la conversación "tecnológico-social" que motoriza los hábitos, el consumo y las tendencias alrededor del globo. Si alguno aún hoy tiene dudas sobre la preeminencia de la tecnología vía aplicaciones, redes sociales y su acción conjunta, es bueno que sepa que no sólo se pide pizza desde la app del smartphone, sino que también se cambia de banco por su amigabilidad online.

Todo esto es mucho más fácil de escribir que de hacer funcionar, pero al menos son tres pistas ciertas sobre las cuales vale la pena poner a carretear a las marcas en la próxima década.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)