Negocios

Tecnología cafetera de exportación

La colombiana Penagos es proveedora de empresas en 40 países y patentó sus máquinas en EE.UU.; las ventas externas representan un 60% de los ingresos de la firma

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La empresa es proveedora de gigantes del sector en Brasil, Tailandia e India, entre otros. Foto: EFE.

Alrededor de 40 países, entre ellos Brasil, India, Tailandia y Vietnam, procesan su café con tecnología fabricada en Colombia, el mayor productor de grano suave del mundo, y por cuenta de una de sus empresas, un importante proveedor de tecnología para el sector.

Penagos Hermanos, una compañía fundada en la ciudad industrial de Bucaramanga ha logrado en sus 120 años de trayectoria convertirse en un reconocido proveedor de equipos para el procesamiento del café, no solo de la variedad arábiga existente en el país sino de la llamada robusta.

La Oficina de Patentes y Marcas de EE.UU. (USPTO, por su sigla en inglés) le concedió a esta firma en septiembre pasado dos patentes para sus equipos: el desmucilaginador de café y la despulpadora, que ayudan a ahorrar tiempo y agua en el tratamiento del grano.

«Tener una patente de EE.UU. te protege para otros lugares debido a la alta afluencia del comercio» que tiene ese país, dijo el gerente de Investigación de Desarrollo de Penagos, Elías Ariza, quien señaló que hace 20 años recibieron otra patente para un desmucilaginador.

El experto explicó que esta máquina remueve con fricción de forma «más ecológica y eficiente» el mucílago del grano lo que disminuye de 10 a uno los litros de agua usados para procesar un kilo de café y lavar inmediatamente el grano.

Al ser un proceso inmediato se evita el tiempo de fermentación del grano para aflojar el mucílago, que en condiciones normales tarda de 24 a 30 horas.

La despulpadora, el otro aparato patentado, se presenta como una solución para países con grandes extensiones de cultivo y que, a diferencia de Colombia, no cuentan con cuadrillas de trabajadores que recorren los cafetales seleccionando los granos maduros.

«La creamos para poder despulpar sin agua mezclas de granos maduros con verdes, algo que no existía en el mercado», agregó Ariza. La máquina fue diseñada originalmente para el mercado brasileño, donde se producen más de 40 millones de sacos de café, aunque también es posible que lleguen a otros países.

Según dijo, en países como Brasil, México o Costa Rica no hay suficiente mano de obra para separar café maduro del verde, lo que si no se hace, «daña el sabor de la taza».

También esperan llevar estos equipos, cuyo costo puede oscilar entre US$ 15.000 y US$ 20.000, según la capacidad de procesamiento, al mercado asiático, en especial a la India y Vietnam, donde se produce café robusta.

Con el aval de las patentes, Penagos aspira a aumentar este año en un 30% las ventas de 2014, que cerraron en unos US$ 5 millones, dijo Claudia Penagos, gerente de mercadeo de la compañía y quien representa la tercera generación al frente de esta empresa.

Las ventas externas representan el 60% de los ingresos de la compañía, en las cuales tiene un peso importante el mercado brasileño. La empresa además es proveedora de gigantes del sector como Doi Chaang Coffee de Tailandia, Neumann, Ecom, Volcafé, Nespresso, Tata Coffee y la Hacienda Ipanema de Brasil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)