MARKETING DEPORTIVO

La táctica para ser un mejor líder, según Alex Ferguson

En «Liderazgo», el mítico técnico del Manchester United repasa las experiencias y la filosofía que forjaron su ganador estilo de conducción.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El más campeón. En sus 38 años de carrera, conquistó 49 títulos profesionales.

«¿Cómo se convierte uno en sí mismo? De joven jamás lo pensé demasiado, pero, al empezar a jugar al fútbol y sobre todo tras convertirme en mánager, empecé a interesarme por esa cuestión. Cuando se está al frente de un grupo de personas es muy útil saber quiénes son, en qué circunstancias crecieron, los mecanismos que sacarán lo mejor de ellos y los comentarios que conseguirán que se asusten. La única forma de hacerlo es con dos acciones infravaloradas: escuchar y observar».

Con la experiencia que dejan casi cuatro décadas como técnico en el mundo del fútbol, en especial sus 27 años al frente del Manchester United, y la gloria alcanzada en infinidad de victorias, Sir Alex Ferguson se ha forjado como uno de los entrenadores más admirados de todos los tiempos. El escocés, que se retiró en 2013, ha conquistado un abultado palmarés; ganó nada menos que 49 títulos a lo largo de sus 38 años de trayectoria, convirtiéndose en el técnico con más años en actividad y el más ganador de la historia.

Pero además de trofeos, «Sir Alex» ha cosechado más de una lección que ha forjado su particular estilo de liderazgo. Precisamente, ese concepto es el que da nombre al libro que Ferguson coescribió junto a Michael Moritz, un prestigioso periodista y billonario oriundo de San Francisco, fundador de la firma de inversión ángel, Sequoia Capital.

«Liderazgo», de Roca Editorial, salió al mercado uruguayo en febrero, engrosando la oferta de libros que vinculan las experiencias de grandes referentes del deporte orientadas al mundo de los negocios.

En el libro, Ferguson habla de aspectos que lo han conducido al éxito como la disciplina, el trabajo en equipo, la motivación, el manejo del fracaso y la capacidad de delegar. Al respecto y desmitificando la creencia de que lo controlaba todo, el exDT sostiene que los líderes deben aprender a gestionar a través de otros. Particularmente, resalta lo valioso que le resultó dar un paso atrás y seguir muchas veces los entrenamientos desde la línea de cal en vez de dirigir a sus pupilos personalmente.

También remarca la importancia de que la comunicación entre el líder y el grupo sea sencilla. Las dos palabras más poderosas del lenguaje son «bien hecho» y pocas reprimendas más severas que el silencio, asegura Ferguson. La efectividad de la comunicación era un pilar en la filosofía del escocés. «Mi trabajo era hacer entender a todos que lo imposible era posible. Ésa es la diferencia entre liderazgo y management», argumenta.

La construcción de equipos es otra de las claves que desvela en el libro. No basta con disponer de grandes estrellas. De hecho, «si tuviera que elegir entre alguien que tuviera un gran talento, pero era escaso en ambición, y otro jugador que era peor, pero con gran determinación, siempre prefiero lo segundo», explica.

Según su experiencia, los grupos alcanzan el éxito cuando están insertos en una cultura (como se dice en la jerga empresarial) adecuada. «Siempre he pensado que es imposible tener un gran equipo si no hay una gran organización detrás», remarca Ferguson, quien ocasionalmente da charlas en la Harvard Business School.

«Liderazgo» está a la venta en librerías a $ 650.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)