MARKETING DEPORTIVO

Sportbusiness sobre (dos) ruedas

El Club Cerro Largo y el equipo Schneck apelan a la creatividad para participar en las principales competencias ciclísticas del país.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con la copa. Matías Medici posa como ganador de Rutas de América 2017. (Foto: Marcelo Bonjour)

Con solo ver los pechos de las camisetas de los clubes de fútbol en Sudamérica podemos apreciar que los patrocinios empezaron a caer en picada en el deporte en general, partiendo desde el más taquillero. Si sucede en el fútbol, qué puede quedar para el resto. Sin embargo, dos son los casos que se observan en Uruguay que demuestran que existen excepciones a la regla, y que con un giro de creatividad se puede conseguir dinero para sostener una actividad deportiva.

El Club Ciclista Cerro Largo logró uno de los triunfos más relevantes para el deporte de dos ruedas del interior del país con la victoria de Matías Médici, en la última edición de Rutas de América. Pero lo más importante es que consolidó un equipo que seguramente le brinde más alegrías al departamento del Nordeste del país.

Como sucede en cada disciplina deportiva, y más en Uruguay, la clave está en cómo solventar a este equipo de ciclistas durante todo el año.

En este caso, el modelo de negocio deja felices a varios actores de la sociedad arachana.

Además de recaudar por concepto de sponsors, por iniciativa del intendente de Cerro Largo, Sergio Botana, surgió la idea de financiar al club a través del estacionamiento tarifado en el centro de Melo. La famosa Zona Azul pasó a ser administrada por el Club Ciclista Cerro Largo que tiene la obligación de contratar a personas con discapacidad, integrantes de matrimonios que tengan algún hijo con discapacidad, o incluso mujeres solas con hijos a su cargo. Todos ellos tienen la posibilidad de comprarle al club las boletas que, a su vez, le venderán a los automovilistas que pretendan estacionar en el centro de Melo.

El control del estacionamiento está a cargo del Club y de la Dirección de Tránsito del gobierno comunal.

A través de esta iniciativa, el Club Ciclista Cerro Largo recauda unos US$ 7.000 mensuales, 2.000 más que los que solía aportar hace un año la Intendencia antes de implementar este modelo de negocio.

Ese dinero le permite a Cerro Largo contar con el argentino Matías Médici, que ya suma tres Rutas de América en su haber, y un equipo que será candidato a ganar la próxima Vuelta Ciclista, competencia madre de la disciplina a nivel local.

Más allá de los títulos, el club generó un sentimiento de pertenencia en la comunidad, pues los recursos que generan se derraman en los sectores más vulnerables de la sociedad.

«Acá hay dos claves», reflexiona Botana. «La gente paga con gusto la Zona Azul porque conoce su finalidad, y este sistema permite que toda persona con capacidades diferentes tenga la posibilidad de trabajar, por lo que se convierte en una herramienta inclusiva».

Por eso no fue casual que, tras una intensa semana de festejo por el Carnaval, el pueblo arachán siguió de fiesta una noche más con un afectuoso recibimiento al ganador de Rutas y al resto del equipo que lo hizo posible. De Moria Casán a Matías Médici, en Melo la vida fue un Carnaval.

Embalado

De entre el pelotón de competidores que tiene el Club Ciclista Cerro Largo emerge una amenaza con vistas a «la Vuelta». Se trata del equipo Schneck Ciclismo, que surge de la fusión definitiva, cristalizada en 2015, entre el club Alas Rojas de Santa Lucía y el reconocido frigorífico.

Schneck logró ser la primera empresa privada en tener un nombre dentro del ciclismo local y probablemente no sea la única en un mediano plazo.

Esta tendencia que se instaló en Europa tardó en llegar a Uruguay. La primera experiencia fue con el Banco República (equipo BROU Flores) en 2013, pero el frigorífico es pionero en cuanto a capitales privados. Schneck se hace cargo de los sueldos de los ciclistas y de los costos logísticos para las competencias.

Lo concreto es que el segundo deporte en popularidad, como es el ciclismo en Uruguay, empieza a entender que al costado de la ruta se corre «otra carrera».

(*) Periodista especializado en empresas y marketing deportivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)