Negocios

Silicon Valley está nadando en el dinero de las celebridades

Las razones por las que negociadores experimentados tienen como asesores a músicos y actores, como Jessica Alba, Ashton Kutcher, Dr Dre y Bono

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ashton Kutcher hizo 41 inversiones. Foto: Archivo El País.

Snoop Dogg está estableciendo un fondo de capital de riesgo para invertir en la industria de la marihuana. Éste no es un titular de la revista satírica The Onion. La estrella del hip hop está reuniendo un fondo de US$ 25 millones para invertir en ese negocio, según TechCrunch.

Él es parte de una reciente oleada de celebridades –entre ellas Justin Bieber y Ashton Kutcher– que están invirtiendo en empresas emergentes. Este fenómeno podría ser algo más que un augurio del inminente apocalipsis y poner de relieve la siempre precaria naturaleza de la propia industria del capital de riesgo.

Las celebridades siempre han tratado de ganar un dinero extra a través de inversiones y patrocinios. Elizabeth Taylor tenía una línea de ropa y un perfume. Planet Hollywood, que se declaró en bancarrota, se lanzó con la ayuda de Sylvester Stallone, Bruce Willis, Demi Moore y Arnold Schwarzenegger.

Pero ese tipo de inversiones y patrocinios era diferente. Las celebridades estaban tratando de capitalizar su fama, vendiendo o invirtiendo en cosas que se verían beneficiadas con su asociación.

Ahora el modelo es Bono, el cantante principal de U2, que invierte sin tratar de aprovechar su fama para que la inversión dé resultado. En 2004, se integró a la empresa de capital de riesgo Elevation Partners y recientemente, junto a Kutcher, anunciaron que serían asesores de inversiones de la firma de títulos privados TPG Capital.

¿Por qué negociadores experimentados querrían tener a su lado a estrellas de rock como asesores?

Hay cierto prestigio en ese «polvo de estrellas», por supuesto, y quizá algo de publicidad gratuita. En lo que se refiere a la inversión, sin embargo, podría decirse cínicamente que los dólares de las celebridades son meramente dinero tonto que las empresas reciben con agrado. Pero hay más que eso.

En la industria del capital de riesgo, el perfil es importante. En un mercado tan competido, un inversionista célebre es otra insignia; es un distintivo de honor y una señal de que alguien importante se interesa en uno.

Ésta es la teoría del «polvo de estrellas» pero, insisto, aquí hay más. La inversión de parte de celebridades quizá se refiera a lo que realmente impulsa a Silicon Valley: las redes de contactos. Un prominente abogado de capital de riesgo recientemente me mencionó que él asiste a más de 100 almuerzos al año. Y las celebridades son buenas en esos contactos.

Algunas claramente se están esforzando para tener éxito. Quizá la celebridad más ambiciosa en capital de riesgo sea Kutcher, que ha hecho 41 inversiones a través de su firma, A-Grade Investments, según CrunchBase. Entre esas está Airbnb, que muy probablemente sea un gran ganador. (Kutcher también invirtió en Secret, una empresa emergente que cerró sus puertas recientemente.)

El rapero Nas y su representante han invertido en 40 firmas emergentes, entre ellas Washio. La empresa de Jessica Alba, Honest Company, dice estar evaluada en US$ 1.000 millones y Dr. Dre vendió a Apple la empresa que co-fundó, Beats Electronics, por US$ 3.000 millones.

En cierto sentido, estos éxitos son el resultado de un ambiente de dinero fácil, con tasas de interés bajas y elevadísimas evaluaciones. Al parecer, el mundo del pop y el de la tecnología tienen una urgencia en común: encontrar la próxima gran novedad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)