INNOVACIÓN

Los servicios financieros en la nube buscan «destronar» al clásico Excel

Los CFO empiezan a acercarse a soluciones online por su practicidad y bajo costo, según Deloitte.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Panel. Fernando Oliva (derecha) convocó a representantes de empresas para que contaran su experiencia en la nube. (Foto: Francisco Flores)

Con su formato de celdas, las hojas de cálculo Excel son la «tabla de salvación» a la que mayoría de las empresas se aferra a la hora de calcular sus presupuestos y llevar sus números. Otras se abrieron a soluciones in house. Sin embargo, de a poco un perfil diferente de herramientas comienza a ganar terreno y no precisamente dentro del espacio físico de la empresa: son los servicios contables y financieros en la nube.

«Si bien sigue siendo todavía minoritaria, es una tendencia en ascenso y que en los próximos años crecerá bastante», analizó Pablo Pequeño, gerente de Consultoría de Estrategia & Operaciones de Deloitte. El experto disertó en la charla «El CFO y la nube: ¿Cómo lograr un proceso de presupuesto y reporte y no morir en el intento?», organizado por la consultora el viernes pasado en el hotel Hyatt Centric.

Durante el evento quedó claro que el uso de Excel es predominante entre las empresas locales. Pequeño pidió a los asistentes que participaran de una encuesta online en tiempo real diciendo qué sistema utilizan para presupuestar. La respuesta fue contundente: 90% emplea las clásicas hojas de cálculo mientras que el 10% restante se decanta por soluciones in house. Las cifras no escapan a la regla general a nivel internacional donde el programa de Microsoft abarca a un 40% de las empresas.

Pequeño admitió que soluciones del estilo de Excel resultan flexibles y amigables «pero cuando empezamos a crecer y tenemos un montón de planillas se vuelve un poco caótico y difícil de manejar». Eso dio pie a la presentación de la solución en la nube Adaptive Insights, caracterizada por su simplicidad de uso y por permitir el cruzamiento de datos y la incorporación de más variables, lo que en definitiva alinea el programa a las necesidades de cada firma.

Las empresas aún enfrentan «resistencias» a la adopción de este tipo de software por la desconfianza que les genera su rendimiento, pero sobre todo influye el temor de sufrir problemas de seguridad en la información y privacidad de los datos que manejan.

«Que esté en la nube no quiere decir que sea seguro o inseguro sino que es una alerta que tenemos que analizar en cada caso: dónde está hosteado, qué tipo de certificaciones y seguridad ofrece, qué tipo de contratos a nivel legal voy a tener que firmar para el almacenamiento de datos», explicó Pequeño tras el evento. «Cuando uno empieza a ver que este tipo de soluciones terminan siendo más seguras que tenerlas hosteadas en los servidores propios, porque cumplen con mayores certificados de seguridad, se van levantando las barreras», se explayó.

Un par de aspectos pueden ayudar a cambiar de una solución convencional por una en la nube. Primero, estas herramientas tienden a ser más económicas respecto a las instaladas in house porque ahorran el costo de servidores, hardware y en equipo técnico. A su vez, se basan en un «lenguaje sencillo y flexible» lo que permite que el área contable de la empresa pueda hacer su trabajo «sin depender 100%» del departamento de informática. Esto último agiliza los procesos de reporte y presupuestación, resaltó Pequeño.

Dar el salto a la nube requiere del apoyo de la dirección de la empresa y del Chief Financial Officer (CFO). Según Fernando Oliva, socio de Consultoría de Deloitte, en esos casos el CFO juega un rol de «catalizador» de los cambios tecnológicos que experimentan los departamentos contables de las empresas. «Como genera un beneficio, las áreas de finanzas son las que están empujando mucho este tipo de soluciones», concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)