ESPACIO PWC

Seguimiento de iniciativas BEPS desarrolladas por la OCDE

Nuevos desafíos que debe afrontar la gerencia en materia de precios de transferencia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
ocde

Las iniciativas BEPS (Base Erosion and Profit Shifting) desarrolladas por la OCDE constituyen un programa de acciones con la intención de modificar el paradigma de la tributación internacional, reforzando la coherencia entre sistemas fiscales de diferentes países, exigiendo la existencia de sustancia en transacciones entre empresas vinculadas y la transparencia de información a disposición de las autoridades fiscales.

En materia de precios de transferencia, las acciones BEPS otorgan guías para alinear los resultados con la creación de valor, destacando a la propiedad intelectual, la capacidad de asumir riesgos y el personal con poder de decisión, como los elementos clave en la generación de valor de la empresa. Asimismo, se propone un nuevo esquema de documentación que introduce el novedoso y controvertido Country by Country Report (CbCR), que proporciona información financiera y fiscal por cada jurisdicción en la que opera un grupo multinacional. El CbCR considera no sólo las cifras de ingresos obtenidos con empresas vinculadas y con empresas independientes, resultados, impuestos, capital y activos; sino también la cantidad de empleados contratados en tiempo completo y las actividades principales que realiza la compañía. Las guías de la OCDE recomiendan que este reporte sea requerido a grupos multinacionales con ingresos anuales mayores a 750 MM euros (para ejercicios iniciados a partir del 1/01/2016).

Estas acciones han tenido un impacto casi inmediato en varios países. A la fecha, hay más de 25 jurisdicciones que implementarán el mencionado CbCR, ya sea porque han modificado su normativa interna o manifestado su voluntad de hacerlo en el corto plazo. Cabe señalar que estos países han adoptado distintas pautas para su aplicación, inclusive se espera que algunos reduzcan el referido límite de ingresos sugerido por la OCDE, con el fin de incrementar el número de contribuyentes obligados.

Dado que nuestro país no es miembro de la OCDE y en tanto hasta ahora no se han presentado modificaciones en la normativa local que adopten algunas de las iniciativas BEPS, es difícil en el momento actual estimar los cambios que se generarán en nuestro país en línea con estas directivas. Sin embargo, es un hecho que el nuevo enfoque de los negocios internacionales - más integral - va a derivar en una mayor exposición de información sobre el negocio y las estrategias fiscales, incrementando el nivel de riesgos y de responsabilidad para la gerencia local.

En este contexto de incertidumbre se puede listar como potenciales desafíos:

• Monitorear la evolución de estos cambios en las jurisdicciones donde residen sus empresas vinculadas y su impacto en la empresa local.

• Preparar información a través de sistemas informáticos adecuados, procurando la máxima consistencia y coherencia entre la información presentada localmente (ej: documentación de precios de transferencia, estados contables, declaraciones juradas) y la información publicada en el exterior.

• Analizar con visión global el CbCR, identificando situaciones que pueden generar cuestionamientos por parte de las Autoridades Fiscales. Por ejemplo, cuando el sujeto local obtiene márgenes inferiores con relación a otras compañías del grupo que realizan actividades similares, o si el sujeto del exterior con el que opera la empresa local obtiene superávit de utilidades, u obtiene utilidades altas con pocas actividades y/o personas o utilidades con bajo nivel de tributación.

• Revisar la política de fijación de los precios de transferencia y evaluar la aplicación de metodologías alternativas, a partir de información del sujeto del exterior. Cabe recordar que para la justificación de los precios de transferencia la normativa uruguaya permite realizar el análisis desde la perspectiva del sujeto del exterior. Por otra parte, la existencia de información detallada del grupo abre la posibilidad de utilizar metodologías que hasta el momento tenían escasa aplicación, como el Método de División de Ganancia (Profit Split).

• Administrar los riesgos, evaluando si la planificación fiscal de la empresa es vulnerable a BEPS. Es de esperar un incremento de las auditorías fiscales y de las controversias, lo que hará más difícil la tarea de identificación y administración de riesgos. Los grupos multinacionales han expresado preocupación por la cantidad y el nivel de detalle de la información requerida, así como también por la forma en que puede ser interpretada por las distintas Autoridades Fiscales. Incluso preocupación por el riesgo de reputación por la eventual divulgación de datos en los medios, con alcance público general. Como forma de mitigar riesgos, se recuerda la posibilidad de realizar Acuerdos Anticipados de Precios con la Administración Tributaria sobre los criterios de fijación de los precios de transferencia.

Estamos entrando en un nuevo contexto internacional donde los contribuyentes se enfrentarán a una mayor carga de trabajo y deberán responder con documentación aún más sólida para justificar los precios de transferencia. Abordar este tema con anticipación permitirá estar mejor preparado ante eventuales cuestionamientos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)