EJECUTIVOS

Roberto De Luca: «Seguiré activo, pero no full time»

Luego de 36 años de carrera en Deloitte, el socio principal se retira y deja lugar a nuevas generaciones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Transición. Inició el proceso de sucesión en el segundo semestre del año pasado. (Foto: Archivo El País)

Hasta el 31 de mayo Roberto De Luca tiene «todos los almuerzos tomados». Es que apenas se enteran clientes y amigos de que ese día dejará de ser socio principal de Deloitte, enseguida dan batalla por conseguirse un lugarcito en su agenda para saber un poco más.

Algunos se sorprendieron con la noticia, tal vez porque De Luca tiene solo 56 años de edad. Pero la decisión había sido muy anticipada a la interna. «Deloitte tiene edad de retiro entre los 56 y 62 años, que en poco tiempo bajará. En algunos países se retira el 90% de los socios a los 56. Y las edades de retiro obligatorias en las firmas profesionales vienen bajando sustancialmente. Para mí ese es un marco que juega», dice De Luca.

Cuando asumió, en 2011, sabía que no tomaría un «rol vitalicio, sino que era una cosa de cinco o seis años» y así se lo manifestó a los socios de la empresa. Esta «renovación» permite dar más oportunidades a los profesionales que buscan crecer en la firma.

El segundo semestre de 2015 De Luca recordó a los socios que había llegado el momento de iniciar el proceso de sucesión, luego de 36 años en Deloitte. El elegido para reemplazarlo fue el socio director de Auditoría, José Luis Rey (ver recuadro). Las novedades fueron comunicadas al equipo gerencial en febrero.

Un equipo para el mundo.

De Luca dice que se va tranquilo, porque «la firma está bien», deja «un muy buen sucesor» y «un equipo de socios espectacular».

Uno de sus principales logros a la interna fue procesar el cambio generacional en el liderazgo. Es que tomó la batuta justo cuando tres de los socios más experientes se jubilaban: Alfonso Lema (consultoría), Luis Bonino (auditoría) y Carlos Borba (impuestos).

En sus cinco años al frente de la firma, el crecimiento de Deloitte fue «mayor a 20% en términos reales». Ahora los desafíos pasarán por «seguir creciendo fuertemente en un país que crece un poquito menos», afirma De Luca. Para ello será clave desarrollar aún más los trabajos para el exterior (Deloitte Uruguay ya trabaja para sus pares de Panamá, Costa Rica, Colombia y EE.UU.) y lograr la instalación en Uruguay de centros de excelencia de Deloitte, que desarrollan actividades para toda la región.

Desafíos con impacto.

De Luca es «poco estructurado» y no planificó 100% su retiro. Por lo pronto, se tomará unos meses de descanso para luego seguir activo en torno a «tres grandes pilares».

Uno es la «vida sana» (viajar, leer, ir al cine, estar más tiempo en Punta del Este) y otro es involucrarse más en organizaciones sin fines de lucro. El tercer pilar es «el mundo del trabajo». Piensa capitalizar sus conocimientos dando charlas y como mentor. También se visualiza como director externo de empresas, una figura poco usada en Uruguay. «Es una buena cosa, porque se puede aportar experiencia sin ser full time», resalta. Para embarcarse, será clave que el proyecto le represente «un desafío que genere gran impacto», como transformar el modelo de negocios o cambiar la cultura empresarial.

También queda a la orden de Deloitte para trabajos puntuales. Con la humildad que lo caracteriza, dice que lo van necesitar poco: «En el equipo quedan todas las capacidades».

José Luis Rey, el socio de Auditoría, será su sucesor.

José Luis Rey, un contador público de 52 años y 32 de carrera en Deloitte Uruguay, será el nuevo socio principal. Es MBA y docente de larga trayectoria en la Universidad de la República y la Universidad de Montevideo. Fue elegido en el puesto por unanimidad. «Todos lo reconocemos, es uno de los socios que ha impulsado el desarrollo de la firma», resalta De Luca. Rey lidera los proyectos de eficacia y eficiencia y de innovación de Auditoría para Deloitte Latinoamérica. Será la primera vez que la firma en Uruguay tenga un socio principal proveniente del Departamento de Auditoría (hasta ahora habían sido socios de Consultoría e Impuestos), pese a que es una de las áreas de mayor peso en Deloitte a nivel mundial. De Luca señaló, no obstante, que esta peculiaridad no supone un cambio en la estrategia de la firma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)