NEGOCIOS

«Refugio» en Sierra de las Ánimas impulsa inversión de US$ 3 millones

Complejo de chacras y cabañas ecológicas apunta a compradores en busca de «desconexión»

Socios. Izuibejeres, Hounie y Vilar del Valle unieron fuerzas para este proyecto.
Piedra de las Ánimas. El proyecto se ubica en Maldonado, a unos 10 kilómetros de Pan de Azúcar, y se desarrolla en un área de 230 hás.
Modelo. La diseño busca armonizar las cabañas con el entorno de la sierra.

Un remanso de tranquilidad donde predomina la naturaleza que ofrece un escape a quienes buscan desconectarse del ajetreo de la ciudad. Con esa idea surge Piedra de las Ánimas (PDA), un proyecto inmobiliario desplegado en un área de 230 hectáreas (hás) en la Sierra de las Ánimas (Maldonado).

El proyecto, que totalizará una inversión de US$ 3 millones, se compone de 29 chacras de 5 hás para el desarrollo de viviendas. Para ello se aplicará un reglamento de arquitectura y urbanismo que busca armonizar las construcciones entre sí y con el entorno. El predio está integrado por una gran área de paseo, un circuito ecuestre y de caminata de 40 hás que permite el acceso a todos los puntos de interés del lugar (bordes de arroyos, alto de las sierras).

Al margen de las chacras, en una parte del complejo se desarrolla un espacio gestionado a través de un fideicomiso. La idea es preservar el «estado virgen» del lugar y no permitir cualquier tipo de construcción, explicó Mateo Vilar del Valle, uno de los socios de PDA junto a los empresarios Alejandro Hounie y Joaquín Izuibejeres.

Allí se instalarán cabañas ecológicas, como una apuesta adicional del grupo de inversores. Con ambientes integrados como si fuera un loft, las cabañas ocupan 50 o 90 metros cuadrados (m2) y todas incluyen estufa a leña, deck y parrillero.

Piedra de las Ánimas dispondrá además de áreas comunes (piscina, huerta) y servicios como almacén, minirestorán, club house y circuito ecuestre. Otro aspecto que enfatizaron los desarrolladores es la seguridad; por ejemplo, se instalará un sistema de control de acceso automático conectado con un call center que hará vigilancia 24 horas.

Las cabañas, de 50 o 90 metros cuadrados, tendrán un concepto ecológico, con uso de paneles y calentador de agua solares. Incluyen estufa a leña, deck y parrillero. 

La sustentabilidad es un valor que destaca al emprendimiento desde su concepción; se definió el uso de paneles y calentador de agua solares, el ahorro de agua, uso de artículos de limpieza naturales y biodegradables y producción de alimentos orgánicos, entre otras acciones «verdes».

Los precios de las cabañas van de US$ 78.000 a US$ 136.000, mientras que las chacras valen entre US$ 79.000 y US$ 125.000 (ya se vendieron las primeras siete). Los inversores estiman que su propuesta apunta a un público interesado en tener un «refugio» donde vivir de modo «más offline», dijo Vilar del Valle.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)