INTERACTIVO

La realidad aumentada le patea el tablero al smartphone y la TV

La tecnología cambiará la forma de consumir y hacer negocios en variados sectores como el retail, la educación y la salud; seis empresarios locales anticipan qué implicarán esas transformaciones.

POR ELISA TUYARÉ

Si no puede ver el interactivo, haga clic aquí

Un mundo sin smartphones ni televisores puede estar cerca. Así lo cree el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, quien avizora el futuro en la realidad aumentada (RA). Para el tecnológico, los aparatos con pantallas tendrán fecha de caducidad y serán sustituidos por dispositivos universales que agreguen información a las cosas, personas y lugares en tiempo real.

«No necesitamos una televisión física, podemos comprar una aplicación de TV de US$ 1, ponerla en la pared y verla», dijo Zuckerberg hace unas semanas al medio estadounidense USA Today. «En realidad es bastante sorprendente cuando se piensa en la cantidad de cosas físicas que no necesitan ser físicas», continuó.

En síntesis, lo que hace la RA es combinar el mundo real y virtual mediante procesos informáticos. Se popularizó de la mano del juego Pokémon Go que consistía en que las personas recorrieran su ciudad en busca de animales ficticios, vistos a través de su dispositivo móvil. Para finales de 2016, la aplicación de Niantic alcanzó los US$ 950 millones en ganancias, según un reporte de la empresa de análisis financiero App Annie.

Se estima que el número de usuarios de aplicaciones de realidad aumentada se aproximará a los 200 millones para 2018, según el informe «Mobile Augmented Reality: Smartphones, Tablets and Smart Glasses 2013-2018 de Juniper Research».

En lo que refiere a los negocios físicos, hay muchas empresas que incorporan la RA para mejorar la experiencia del usuario. Tal es el caso de las tiendas de mobiliario IKEA, que ofrece a sus clientes la posibilidad de observar cómo se verían los muebles dentro de sus hogares antes de comprarlos con una app.

Marcas de ropa también han implementado en sus locales probadores virtuales, en los que las personas se visualizaban con distintas prendas de ropa, sin necesidad de desvestirse. La española Zara, por ejemplo, incorporó en algunas de sus sucursales una herramienta que permite al comprador cambiar talles y colores o escoger un nuevo modelo de ropa desde el vestuario.

La rentabilidad, potencialidad y aplicabilidad de este tipo de tecnologías es inmensa, razón por la cual las grandes empresas ponen sus fichas en ella. Otro de los ejemplos es el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, quien declaró que su compañía «apuesta por la realidad aumentada a largo plazo».

Entender el uso que se le dará a la RA a futuro es todavía una incógnita, pero lo que está claro es que para el 2026 las comunicaciones serán muy diferentes.

Entonces, ¿será el fin de los smartphones y televisores? A nivel local, varios gurús tecnológicos dan su visión al respecto, exponen los cambios de paradigmas que deben enfrentar los negocios para no quedar obsoletos y dan tips de cómo treparse a la ola.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)