REGIÓN

Rapsodia se asocia con L Catterton

El fondo de inversión ayudará a expandir la marca a nivel mundial, según Francisco de Narváez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
De Narváez. "Vamos a acelerar el crecimiento de Rapsodia. El Cielo es el límite". (Foto: archivo El País)

A mediados de febrero el Grupo de Narváez (GdeN) confirmó que se asoció al fondo de inversión L Catterton, el mayor fondo global de capital privado dedicado al sector de consumo de bienes de lujo con más de US$ 14.000 millones invertidos en todo el mundo.

La estrategia detrás de la fusión es expandir la marca Rapsodia por el mundo, pero manteniéndose al frente de la misma junto a Josefina Helguera y Sol Acuña (los tres mantienen la mayoría accionaria). En entrevista con La Nación, el presidente de la firma argentina con presencia en Uruguay, Francisco de Narváez, habló sobre la fusión, el futuro de la marca y confesó que su ciclo político «lo cerró para siempre».

¿Qué implica para Rapsodia la llegada del fondo L Catterton?

Es el principal especialista en el mundo de bienes de consumo de lujo con US$ 14.000 millones de inversión en 180 compañías. Eligió como primera inversión en la Argentina a Rapsodia. El talento argentino sale al mundo de la mano de Catterton a conquistar otros mercados además de los seis países (Argentina, Uruguay, Chile, Paraguay, Colombia y México) en los que ya estamos.

¿Eso significa que usted Josefina Helguera y Sol Acuña salen de la empresa?

No. Para nada. Ellos tienen un tercio de la compañía, pero es una asociación colaborativa. Participan de las decisiones, van a estar muy involucrados en el día a día, pero trabajan en todo el mundo y eso le da a Rapsodia un apalancamiento. Con la inversión vamos a acelerar el crecimiento de Rapsodia y ahora, como dicen los americanos, el cielo es el límite.

¿Cuáles son los planes del grupo en América Latina?

En América Latina el desarrollo del comercio tiene distintas dimensiones. Chile es un país muy desarrollado, Colombia también, Brasil es muy singular. Argentina también es un país muy desarrollado. Entonces nosotros vamos buscando nichos conociendo la dinámica del ser local latinoamericano. Para ir a EE.UU., para ir a Europa o para ir a Asia, sentimos que con Catterton se nos abrieron esas puertas. Ellos vieron eso y nosotros también.

¿En esta alianza también está previsto comprar compañías?

Exactamente. Más que accionista nos gusta hablar de un socio estratégico con un espíritu cooperativo, asociativo. No es el típico fondo de inversión que dice: «Quiero tanto de retorno en tanto tiempo».

No es como los de los 90...

Claro que no. Entraron para ayudarnos y para, juntos, hacer crecer la compañía. Está en nuestros planes en la región hacer adquisiciones, pero las iremos haciendo en la medida en que hayamos encontrado el camino concreto para Rapsodia.

¿Cómo imagina el futuro de Rapsodia?

Hoy es una mezcla de inspiración y de transpiración. La inspiración de Josefina y de Sol está intacta y va a seguir intacta. Ellas, con su sensibilidad, perciben lo que viene, lo que gusta, lo que nos representa. Lo pueden hacer tanto para una señora, como para una niña como para decorar tu casa. Es un estilo más que una marca. Pero al mismo tiempo, no es solamente un par de creativas diseñando moda, sino que atrás hay un equipo de gestión que sabe comprar, distribuir y en definitiva hacer negocios. LA NACIÓN / GDA

La política, un ciclo cerrado «para siempre»

Hace un año y medio decidió terminar con la política, ¿cómo fueron esos días?

Trabajé mucho. Llevo en mi sangre ser empresario, emprendedor. Disfruté mucho de mi vida política, que es muy intensa, también muy egoísta para quienes acompañan como tu familia, y decidí que ya había cumplido mi ciclo. Inmediatamente me dediqué a lo que nunca dejé de ser: un emprendedor.

¿Se imagina reabriendo un ciclo político?

No. Es un ciclo que cerré para siempre. Y para siempre quiere decir para siempre. La política es fascinante, pero tremendamente mezquina con tus seres queridos. Fuente: La Nación / GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)