Negocios

Prosegur apuesta a la videovigilancia para evitar intrusos en los edificios

Lanzó el sistema Ojo de Halcón, que ofrece cobertura en seguridad en forma remota y tiempo real.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tótem. Ubicado en el hall del edificio, permite interactuar al operador y los usuarios, y dar alertas ante ciertos peligros. (Foto: Gentileza Prosegur)

El ingreso de intrusos es una preocupación que desvela a los propietarios o inquilinos de inmuebles. Ante ello, la firma de seguridad Prosegur lanzó al mercado el Ojo de Halcón, un novedoso sistema de videovigilancia que ofrece cobertura los 365 días, las 24 horas, en tiempo real, según destacan sus creadores. El producto, surgido en Argentina hace dos años, se puede instalar tanto en casas y edificios como en fábricas.

El Ojo de Halcón cuenta con un tótem —un módulo de comunicación bidireccional (en audio y video) que permite la interacción con un operador de Prosegur—; y un circuito cerrado de cámaras IP. Ambos dispositivos se instalan en el hall del edificio, creando una zona vigilada de forma constante.

La actividad registrada en el sector es monitoreada por el operador de Prosegur desde la Central Receptora de Alarmas.

«Esto se hace en tiempo real, lo que origina que a su vez el operador tenga las cámaras en diferentes puntos del edificio, donde puede observar todos los movimientos y que quienes no sean del edificio y tengan una actitud sospechosa estén siendo observados por el operador», explicó Diego Raidan, cocreador del Ojo de Halcón junto a Christian Novoa.

La persona que quiere irrumpir verá en el hall del edificio un monitor a través del cual el operador le levantará la mano mostrándole que lo está observando. En caso de que el sospechoso persista en su actitud, el vigilante puede solicitarle que desista a través de los parlantes incorporados en el tótem. En un paso posterior, se activa una sirena mientras el operador avisa a la Policía y/o al referente designado del edificio.

Por otra parte, la interacción entre el operador y el usuario es en tiempo real e instantánea, tal como si se tratara de una comunicación por Skype. Así, por ejemplo, el vigilante puede advertirle al usuario de una presencia sospechosa antes de que éste salga de la propiedad.

La presencia de un operador virtual evita arriesgar la vida de un guardia físico, destacaron los creadores de la solución, aunque también ambas prestaciones pueden complementarse, aclararon.

Otro diferencial del Ojo Halcón es que de no haber una persona física en el lugar, se evita la filtración de información sensible sobre los movimientos de quienes viven en el apartamento a personas extrañas. «Hay reserva en la información y (el operador) solo interactúa con los copropietarios», remarcó Novoa.

En base a la experiencia del sistema en Argentina, se descubrió que la mayoría de los intentos de ingresos a casas y edificios son a la hora de la siesta, en horario laboral, fines de semana largos y vacaciones. «La gente comete grandes errores pensando que solo los hechos ocurren de noche», alertó Raidan. Esa presunción llevaba a que los copropietarios contrataran servicios de guardia física en la noche, lo que encarecía los costos de los gastos comunes. Con el Ojo de Halcón, la cobertura se extiende a todo el día a bajo costo, señaló.

Daniel Cyjon, gerente general de Prosegur Alarmas para Uruguay, enfatizó que el sistema reduce en dos tercios los costos de vigilancia en comparación a contratar los servicios de vigilancia física de una persona 24 horas. El servicio implica un contrato por dos años y pagos mensuales. El cliente recibe un kit básico que incluye el tótem y cuatro cámaras, aunque esto se puede ajustar a las necesidades de cada uno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)