CEO DE NETFLIX

"No programamos para países, programamos para personas"

Reed Hastings habla sobre el buen momento de la plataforma y la apuesta a contenidos globales

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Líder. Hastings dice que la plataforma se expandió primero a la región por el desarrollo de Internet.

Reed Hastings (56) es el fundador y el director ejecutivo de una de las empresas más exitosas del mundo, pero no tiene una oficina. Es una decisión práctica: el cubículo que tenía pasaba vacío. «Ahora viajo tanto, que es mejor vivir en mi celular», dice.

Como el mandamás de Netflix, Hastings es el principal impulsor de la globalización de la compañía, que desde el año pasado está presente en 190 países. Y la primera región a la que llegaron, en 2011, fue América Latina. «Cuando Netflix estaba considerando su expansión internacional, decidimos ir primero a Latinoamérica, antes que a Europa. Eso es inusual para muchas compañías de Internet, pero vimos que la conectividad estaba creciendo rápidamente en la región y que había una oportunidad ahí, y eso ha probado ser cierto», explica el ejecutivo.

Netflix ha hecho apuestas audaces y arriesgadas, como invertir US$ 6.000 millones en producción de contenidos originales para 2017, pero están dando frutos. En el último trimestre del año pasado, la empresa vio el mayor aumento de suscriptores en su historia, y ahora supera los 93 millones en todo el mundo, de los que aproximadamente 40 millones están fuera de Norteamérica. «La clave ha sido enfocarnos en el contenido. En esos meses estrenamos ‘Luke Cage’, ‘The Crown’ y otras excelentes producciones, y esa es la razón por la que la gente se suscribe a Netflix. El contenido original es el que está empujando nuestro crecimiento ahora», asegura Hastings.

Para todo público.

Cuando estuvo en Chile hace dos años, el CEO de Netflix dijo que una de sus metas era hacer «tantas películas y series que la gente no pueda seguirnos el ritmo». Desarrollar más y más opciones para sus consumidores ha sido una de las puntas de lanza de su estrategia para liderar el mercado.

Eso significa que los originales de Netflix no tienen un sello en común, como pasa en producciones de un canal tradicional. «Hay personas que amarán una serie original de Netflix y odiarán otra. Programamos de forma tan amplia que no apostamos por una sola tendencia», argumenta. La plataforma se enorgullece de conocer a su audiencia mejor que nadie, y algo que han aprendido analizándola es que la variedad de intereses y gustos es infinita. «Lo que tratamos de hacer es no tener una sola voz, sino permitir a creativos muy distintos atraer a muchas audiencias diferentes». Las historias, agrega, son globales y es difícil decir cuál funciona mejor en qué país. «Recientemente estrenamos la serie brasileña ‘3%’ y ha sido muy popular no solo en Latinoamérica, sino también en Europa y Norteamérica. Los temas centrales de inequidad en esa serie resuenan en todas partes», ejemplifica. «Algunas historias funcionan mejor para ciertas personas que otras, así que no programamos para países, programamos para personas».

Netflix no solo ha apostado por contenidos de ficción, sino también por filmaciones de conciertos y especiales de stand-up y hasta un talk show de Chelsea Handler. Este año se han enfocado en los programas sin guión. «Son un gran punto de conexión para la gente, ver a otros en cámara ser espontáneos».

—John Landgraf, presidente del canal FX, dijo que había demasiada televisión. ¿Cuál es su postura?

—En este momento se están haciendo unas 500 series en Hollywood en un año y en el mismo período se publican 80.000 libros. Así que creemos que hay mucho espacio para que el mercado televisivo crezca.

—Usted afirma que lo que hace Netflix es la televisión del futuro, algo que el mercado tradicional resistió al principio. ¿Ha visto algún cambio de opinión?

En algunos países. Por ejemplo, en Reino Unido, la BBC, que es la cadena de televisión más antigua del mundo, ahora dice que cuando produzcan series van a lanzarlas primero en Internet y luego en la señal lineal. Estamos empezando a ver cierto reconocimiento de que los consumidores de verdad quieren control.

—Y usted, ¿ha cambiado de opinión en algo que creía?

—Yo hubiera pensado que con todo lo que ha crecido Internet, las compañías lineares existentes se moverían más rápido a esa plataforma, pero eso ha sucedido de forma lenta. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)