INFORME

Profesionales se reconvertirán para trabajar junto a los robots

La tecnología ya resuelve disputas jurídicas, hace reportes contables, procesa datos agropecuarios y hasta usa impresión 3D para construir; expertos reflexionan sobre su rol en un futuro cercano

José Luis Rey, contador. "La sensibilidad y el factor humano harán la diferencia". (Foto: ARiel Colmegna)
José Luis Rey, contador. "La sensibilidad y el factor humano harán la diferencia". (Foto: ARiel Colmegna)
Marcela Hughes, abogada. "Es fundamental transformar el problema en una oportunidad". (Foto: Archivo El País)
Marcela Hughes, abogada. "Es fundamental transformar el problema en una oportunidad". (Foto: Archivo El País)
Marcos Guigou, agrónomo. "El poder del ingeniero es encontrar nuevas formas de hacer las cosas. Eso no lo tienen las máquinas". (Foto: Darwin Borrelli)
Marcos Guigou, agrónomo. "El poder del ingeniero es encontrar nuevas formas de hacer las cosas. Eso no lo tienen las máquinas". (Foto: Darwin Borrelli)
Martín Gómez Platero, arquitecto. "Los cambios en la movilidad urbana van a generar transformaciones brutales en el negocio". (Foto: Archivo El País)
Martín Gómez Platero, arquitecto. "Los cambios en la movilidad urbana van a generar transformaciones brutales en el negocio". (Foto: Archivo El País)

La fuerte disrupción que está generando la tecnología en el mundo del trabajo no solo está impactando en los puestos poco calificados, sino también en las tareas mecánicas que desempeñan los profesionales, que se ven obligados a reconvertirse. El gran reto que tienen por delante es jerarquizar el valor agregado que aportan con sus servicios.

«Encontramos mucha evidencia de que ya está en marcha un cambio radical en el trabajo profesional», sostuvo la prestigiosa publicación Harvard Business Review (HBR) en octubre pasado. Muchas de sus tareas están siendo realizadas por máquinas. Pero hay algunas que los sistemas de computación cognitiva no podrán reemplazar: aquellas que implican creatividad y empatía. Eso aseguraron a El Empresario reconocidos profesionales uruguayos, que reflexionaron sobre cuál será su rol en un futuro no muy lejano.

En lugar de recurrir a abogados y jueces, 60 millones de reclamos y desacuerdos en eBay se resuelven a través de la «resolución online de disputas». Es el triple de demandas judiciales registradas anualmente en EE.UU, grafica HBR. Marcela Hughes, socia del estudio Hughes & Hughes, lo tiene claro: «Los abogados tendrán que acostumbrarse a trabajar con robots. (...) Los clientes ya no están dispuestos a pagar por tareas mecánicas y repetitivas, por tener cinco abogados revisando contratos miles de horas».

La situación de los contadores es similar. La automatización alcanza, por ejemplo, a la elaboración de conciliaciones bancarias, al conteo de stocks, a la determinación del valor de realización de bienes de cambio, la previsión para deudores incobrables. Eso ha reducido tiempos y errores, explicó José Luis Rey, socio director de Deloitte.

Y el agrónomo, que ha presenciado la revolución en el campo (por la biotecnología en semillas, la trazabilidad y la georreferenciación de cultivos), también se ve impactado. De hecho, el director de Agronegocios del Plata (ADP), Marcos Guigou, también dirige Okaratech, empresa de software dedicada al desarrollo sistemas web para la gestión de datos.

Incluso las tareas de los médicos son alcanzadas por esta revolución tecnológica. El sistema cognitivo Watson (de IBM) puede analizar más de 2 millones de páginas de textos médicos, casos prácticos y hasta asistir a clínicas para capacitarse. Es capaz de analizar 70.000 artículos en un día, una tarea que al médico le llevaría 38 años.

En la arquitectura, el avance de la impresión 3D ya permite que una casa sea construida en 24 horas y por un costo un 40% inferior a la construcción tradicional, según demostraron este año en Moscú las compañías Apis Cor y PIK. «Eso es lo más obvio, pero los cambios en la movilidad urbana van a generar transformaciones brutales en el negocio», anticipó Martín Gómez Platero, director de Gómez Platero Arquitectos.

Quienes anticipen estas jugadas temprano, mejor podrán adaptarse al mundo laboral que se avecina.

José Luis Rey, contador

«El camino de la robotización va a continuar profundizándose, más aún si lo vinculamos con la computación cognitiva, donde la máquina aprende y resuelve problemas a partir de la acumulación de información histórica. Ese camino continuará y permitirá dar respuesta en forma similar a un contador ante preguntas estándar», concedió el socio director de Deloitte Uruguay. «El armado de reportes periódicos, incluso con comentarios y explicaciones, se puede hacer perfectamente con un robot», añadió.

Ante esto, el aporte del profesional estará «en anticipar los problemas, en reasignar su tiempo a temas de gestión y gerenciamiento». «La diferencia va a estar marcada por la forma de brindar el servicio al cliente, la empatía, la comprensión de la cultura de la organización. Todos esos son elementos ante los cuales una máquina es indiferente», destacó.

Según Rey, muchas de las oportunidades de desarrollo para los futuros contadores estarán ligadas «a tener buena base de contabilidad, de matemática financiera, de procesos y controles, pero también de tecnología y de herramientas informáticas». Agregó que formarse en capital humano e inteligencia emocional será muy necesario. «La sensibilidad y el factor humano harán la diferencia», remató.

Martín Gómez Platero, arquitecto

«Se viene un cambio brutal; lo que se viene es alucinante», dijo el director de Gómez Platero Arquitectos. La inteligencia artificial podrá con la ingeniería de los proyectos, pero «la genialidad de un arquitecto talentoso le va a costar más lograrla», aventuró. No obstante, «hay que tener los ojos muy abiertos a cómo viene el futuro», ya que el negocio inmobiliario se verá impactado por los cambios que asoman en el transporte, dijo. Tomando la noticia de que Elon Musk avanza para construir un hyperloop entre Nueva York y Washington (que permitirá hacer ese trayecto en 29 minutos), reflexionó: «La ubicación de las viviendas pasará a tener una importancia mucho menor y eso va a revolucionar todo». Otro desafío será pensar qué hacer con las cocheras cuando los autos dejen de tener rol protagónico.

Marcela Hughes, abogada

Para la socia de Hughes & Hughes, los cambios obligan a que los abogados cambien de mindset (estado mental). Explicó que, por su formación, estos profesionales tienden a ver el mundo en base a normas, y están enfocados en transmitir seguridad, estabilidad. «Cuesta moverse en un mundo volátil, incierto, cambiante y ambiguo, donde lo que ocurre no acompaña la legislación», indicó. Hughes dijo que los abogados tienden a no ser tan entusiastas ante la tecnología, la ven como «un mal necesario» y por lo general «van rezagados», pero también ven la ventaja que ofrece en ahorro de tiempos (por ejemplo, con la digitalización de expedientes). «Es fundamental dejar de tener un legacy mindset y aprender o acostumbrarse a vivir en un digital mindset, transformar el problema en una oportunidad». Resaltó que el abogado ahora puede aportar valor en temas como protección de datos, acceso a la información, ausencia de regulación y estándares, problemas éticos y propiedad intelectual.

Marcos Guigou, ingeniero agrónomo

«El poder del ingeniero es encontrar nuevas formas de hacer las cosas. Eso no lo tienen las máquinas», afirmó el director de ADP. A su juicio, para esta profesión «la única ventaja competitiva sustentable es aprender rápido» y «estar muy atentos al cambio». La frase «el ojo del amo engorda al buey», que grafica la importancia del cuidado que debe darse a los animales, para él ahora tiene un nuevo protagonista: «el ojo ahora es el dron o la imagen satelital». Antes, una nube podía bloquear por 15 días la información sobre los cultivos, pero la cantidad de satélites disponibles aumentó y es posible apoyarse con más frecuencia en estos insumos. «Si pensás que solo basta con la experiencia, vas muerto. La experiencia es fabulosa, pero no hay que quedarse solo con la historia. Hay que transitar siempre por un proceso de aprendizaje intenso», remató.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)