Negocios

El príncipe de Silicon Valley cede la postaen banco de inversión boutique

Frank Quattrone, el banquero favorito de las puntocom, deja su puesto de CEO en su firma Qatalyst.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Quattrone. Fue acusado de obstruir una investigación del gobierno en OPI en Credit Suisse. Foto: Archivo El País.

Hace casi 10 años, Frank P. Quattrone, el exitoso banquero de inversión que puso en la bolsa a Amazon y a Cisco Systems en los años noventa, regresó al mundo de los negocios con un banco de inversiones boutique dirigido a Silicon Valley.

Tras resurgir con fuerza en la industria de la tecnología, Quattrone ahora cede la gestión cotidiana a uno de sus principales colaboradores. Su firma, Grupo Qatalyst, anunció días atrás que George Boutros asumiría como CEO.

Este nombramiento es el primer cambio importante en la directiva de Qatalyst desde que Quattrone lanzó la empresa en marzo de 2008, siete meses después de haber limpiado su nombre en una enconada batalla legal con el gobierno federal.

Veterano de Morgan Stanley, Deutsche Bank y Credit Suisse, Quattrone fue conocido por ser el banquero favorito en el auge de las puntocom. Su éxito fue interrumpido por la acusación de obstrucción de una investigación gubernamental en varias ofertas públicas iniciales en Credit Suisse. Los cargos fueron desechados en 2007.

En lugar de irse a una firma de inversión, Quattrone prefirió establecer un banco de inversiones boutique. Ese nicho ganó prominencia en los últimos años, cuando firmas como Centerview Partners, PJT Partners y Evercore Partners, han participado en algunos de los acuerdos más grandes de la industria.

Desde 2008, Qatalyst pasó de tener tres a 53 empleados; ha asesorado en más de 90 acuerdos, como la venta de OpenTable, Motorola Mobility y Dropcam.

Nombrar a Boutros como director general es un ascenso que reconoce formalmente el papel que había estado desempeñando este banquero en Qatalyst, que trabaja con Quattrone desde 1992.

«George es uno de los asesores de fusiones y adquisiciones más experimentados y distinguidos del mundo», dijo Quattrone en una declaración. «Es tenido en muy alta estima tanto por nuestros clientes como por los miembros del equipo en todos los niveles, y tengo la confianza de que la gestión impulsará a Qatalyst a nuevas alturas en los años por venir».

En tanto, Quattrone se desempeñará como presidente ejecutivo y se centrará en la estrategia. 

Un acertado vaticinio que le dio grandes frutos

Quattrone aprovechó la red de inversionistas de capital de riesgo y ejecutivos de tecnología que forjó durante 30 años en Silicon Valley para orquestar ventas de la nueva camada de startups. En 2008, cuando formó Qatalyst, predijo que pocas startups harían una oferta pública inicial, sino que grandes empresas adquirirían a las pequeñas para acceder a sus innovaciones tecnológicas y mercados de rápido crecimiento. No se equivocó. Se anunciaron US$ 360.000 millones en fusiones y adquisiciones de tecnológicas de EE.UU. en 2015, un récord. En tanto, solo 17% de las salidas a Bolsa en EE.UU. correspondía a ese rubro. (En base a The New York Times y El Mercurio / GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)