NEGOCIOS

Política y negocios, «más conectados»

Decano de The Wharton School visitó Chile y destacó algunos temas importantes para la universidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Garret. Observa una relación más estrecha entre político y empresarios. (Foto: Gentileza The Wharton School)

Si bien es australiano, Geoffrey Garrett está hoy a la cabeza de la mayor escuela de negocios de EE.UU. Desde hace casi dos años es decano en The Wharton School, de la Universidad de Pensilvania, una de las escuelas que más atraen a ejecutivos para perfeccionar sus estudios.

Este doctor y profesor de administración y empresa privada visitó Chile en el marco de una gira para reunirse con las agrupaciones de egresados de diferentes países.

Para el académico, «el rol público que tiene el sector privado es mucho más grande que nunca antes». Por ello, asegura que la relación entre empresarios y políticos es más estrecha, y eso obliga a incorporar este tipo de temas en la universidad, sobre todo para evitar malas prácticas.

«Son temas muy importantes, porque la política y los negocios van a estar cada vez más conectados, y es necesario evitar prácticas como colusiones o fraudes», estima Garrett. Y ejemplifica: «Si uno mira el desarrollo de la infraestructura de los países, dentro de esas compañías hay cada vez más fondos de pensiones invirtiendo. Entonces, cómo no va a existir una fuerte relación del sector privado con las políticas públicas», resalta.

Otro de los elementos que, según Garrett, imponen desafíos a la enseñanza es la evolución tecnológica. «Pienso que casos como Uber o Airbnb son buenos, porque incrementan la eficiencia. Creo que el reto es mantenernos actualizados, y para ello hay que estar conectados al mundo», aseguró.

Sin embargo, Garrett cree que el foco de la escuela no está puesto en que sus alumnos sean desarrolladores de tecnología, sino que logren reconocer las oportunidades de éstas. «Apuntamos a ser muy analíticos. No esperamos que los líderes que formamos sean geeks, sino que puedan hablar y entenderse con los geeks». Hay otras cosas que también destaca y lo sorprenden, dice. «Por ejemplo, que los ingenieros en Chile estudian seis años, y eso es a lo menos dos años más que en EE.UU. y tres más que en el Reino Unido. Entonces, cuando hablamos del capital humano chileno en negocios, es extremadamente alto».

Inmerso en el mundo de la educación, el decano de Wharton tiene una opinión clara sobre la educación gratuita. «Es obviamente una fantástica idea, pero hay ciertas realidades con las que hay que lidiar». «En Australia hay un sistema interesante. Las personas no pagan cuando estudian, sino que lo hacen una vez que están trabajando y de acuerdo con sus ingresos», explica Garrett. «Si queremos a los más prometedores y mejores alumnos, tenemos que respetar su capacidad de pago. Ahora la pregunta es cómo se aborda esto; ese es el desafío".

Más allá de su expertise en el ámbito privado, Garrett ha escrito sobre economía global, ciencias políticas y mercados. Respecto de la situación por la que atraviesan las economías emergentes por la caída de los commodities, el académico dice: «Todas las economías dependientes de los commodities están pensando lo mismo, ver la forma de diversificarse. Lo importante en esta materia es que hay que aprovechar el momento bueno del ciclo de los commodities para diversificarse», estima Garrett. (El Mercurio / GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)