Pier Luigi Taliento, Gerente de Dazzler Tower Montevideo

«Montevideo tiene mucho para ofrecer»

Nació en Brindisi, Italia, en 1962. Antes de graduarse como economista en la Universidad Bocconi, de Milán, a los 24 años, ingresó en Club Med como pasante y allí ascendió hasta ocupar la dirección en Argentina y en Italia, España y Portugal como región.

Pier Luigi Taliento. Foto: Francisco Flores

Por Stella Maris Pusino [spusino@elpais.com.uy]

Dejó la compañía para emprender como partneren una consultora turística, Turisma, y en 2007, crear White Consulting. En marzo, se unió a Grupo Fën para gerenciar la inminente apertura del Dazzler Tower. Valora la actitud de los uruguayos frente al trabajo; cree que el único cuello de botella en el sector turístico no está dado por la cantidad de hoteles sino por la conectividad, y reconoce que queda mucho por hacer en materia de promoción de Uruguay en la región. Está casado y tiene dos hijos, de 12 y 10 años.

En noviembre de 2011 Grupo Fën llegaba a Uruguay inaugurando el Esplendor Montevideo. Pero la empresa, dedicada al desarrollo, franchising y gerenciamiento del negocio hotelero levanta otros dos establecimientos más en la ciudad. ¿Por qué?

Porque como ya está bien afianzada en Argentina, con más de 15 hoteles en distintas ciudades en sólo diez años de trayectoria, Fën se aboca ahora a convertirse con sus dos marcas, Esplendor y Dazzler en una cadena internacional y Uruguay es un mercado natural para iniciar el proceso, preferido además por quienes son sus clientes. No hay porteño que no venga al menos una vez al año a Uruguay. Está tan cerca, tan enfrente, que es casi un deber venir. Pero la apertura de estos nuevos hoteles aquí son sólo dos de los 15 que la empresa proyecta abrir en América Latina en los próximos dos años.

A pesar de que las restricciones para la extracción de dólares, el tipo de cambio paralelo alto y los costos locales, hacen que muchos argentinos prefieran no venir...

Claro. Porque no se puede parar una inversión. Estos son los hechos que perturban un negocio, lamentablemente, pero se sabe, al mismo tiempo, que siempre hay riesgos que correr. Y hay que ver si esas nuevas reglas de juego son transitorias o permanentes. Una inversión no se planifica de hoy para mañana. Y hablamos de la inversión inmobiliaria. El hotel, sobrevive, es operativo, y como la economía es cíclica, tendrá períodos en que se vea afectado y otros en que resulte beneficiado. Hay que ver el negocio a largo plazo.

¿Qué inversión supone la puesta en marcha de estos hoteles?

No son datos que maneje en mi posición. Como en el Esplendor, las nuevas inversiones se realizan dentro del esquema de negocio inmobiliario de condohotel.

La marca Esplendor refiere a hoteles boutique, instalados en edificios que compramos y remodelamos, como el de la calle Soriano, en donde funcionó hace mucho tiempo el Hotel Cervantes; o en edificios que construimos a nuevo, como será el segundo de la marca, el Esplendor Artigas en Montevideo, en Bulevar Artigas y la rambla. Son hoteles con un gran empuje en lo que refiere a diseño, informalidad y calidez en el servicio. Se atrasó un poco el inicio de la obra por un tema en la excavación, pero el cronograma prevé 18 meses de obra, de modo que estará terminado hacia fines de 2014, con más de 200 habitaciones, centro de convenciones, restaurantes, locales y estacionamiento.

La obra del Dazzler, en 21 de setiembre y Luis de la Torre, está muy avanzada. ¿Para cuándo está prevista su inauguración y que atributos tendrá?

Tal vez podamos inaugurar antes del primero de octubre, que es la fecha de arribo de los primeros huéspedes. La marca Dazzler siempre estrena edificios, son hoteles más funcionales, con un diseño más minimalista en su concepción. Será un cuatro estrellas superior y el hotel de mayor dimensión de todos los de Fën, tendrá 251 habitaciones, entre clásicas, superiores y suites, con una sala de convenciones muy grande, de 600 metros cuadrados para 450 personas, divisible en tres. Un estacionamiento en dos subsuelos para 160 autos, en donde los huéspedes tendrán privilegio pero que favorecerá al barrio también. Tendremos además un restaurante en planta baja, con acceso desde la calle, muy grande y otros dos comercios. En el primer piso, además de la sala de convenciones, habrá un spa y un gimnasio. Estamos tratando de encontrar un socio que brinde un servicio de alto nivel para los huéspedes, pero que también lo gerencie para público extra hotel. En el piso 12 habrá una piscina abierta con un deck y una vista extraordinaria, que también estará disponible prioritariamente para huéspedes pero luego abierto a la comunidad, para la realización de eventos after hour. La idea es que pueda agregar un lugar más de encuentro en la ciudad.

¿Para qué públicos fue pensado cada uno, incluso el Esplendor ya en funcionamiento?

Siendo hoteles de ciudad, será muy difícil tener en ellos un sólo target, pero sin duda cada uno tendrá su mix. El Esplendor de Soriano es ya un hotel más enfocado al turista individual o grupal, pero menos corporativos, aunque también los tenemos entre nuestros huéspedes y este segmento crecerá, la proyectada sede de la Corporación Andina de Fomento (CAF) estará muy cerquita, en Canelones y Ciudadela, en el predio del ex Mercado Central. También recibimos allí visitantes vinculados a distintos tipos de actividades artísticas locales, por estar en línea el hotel en materia de diseño con la vanguardia cultural.

En cambio, por sus dimensiones y características, el Dazzler será netamente corporativo, ideal para la realización de eventos y congresos, y para un público distinto, por ejemplo, que el que acude al Radisson, que es un cinco estrellas. En este sentido nos complementaremos mutuamente. El Esplendor Artigas, en Punta Carretas, por su parte, combinará por su ubicación frente a la rambla y el Club de Golf, huéspedes que llegan en son de turismo y en viaje de negocios.

¿Ha tenido dificultades para integrar el staff con gente debidamente capacitada?

Todavía estamos reclutando gente en áreas ya operativas de venta y reservas, y para otros puestos he tenido algunas entrevistas. Necesitaremos contratar entre 50 y 60 personas, sin contar al staff del restaurante, que será tercerizado, y hasta el momento no tengo quejas. Aquí la gente empieza a trabajar muy joven, no tiene miedo o vergüenza de hacer cualquier trabajo para ganar experiencia...

¿Esto no es así en Europa?

No. En Italia, nunca. Nunca nadie trabajaría como mozo en un bar mientras estudia. Y si lo hicieron, no consta en el currículum vitae.

Acá, al contrario, encuentras gente que a los 26 años ya está lista para hacer carrera en una empresa. Hay mucha gente con ganas de continuar aprendiendo aquí, y eso es muy positivo como actitud. Lo que creo que falta en Uruguay es la posibilidad de capitalizar experiencias, pero esto es así porque el desarrollo de la hotelería es reciente. No tiene más de diez años.

¿No hay ya demasiados hoteles en Montevideo?

Esto siempre es un tema, en cualquier lugar del mundo. Pero sin muchos hoteles hay eventos que no se pueden hacer. La llegada de un hotel nuevo, en un sitio cualquiera, siempre es para la hotelería existente un empuje para renovarse, ponerse al día, o de dejar de operar u operar en peores condiciones. Lo único que puede generar cuellos de botella en un mercado no es la cantidad creciente de hoteles, sino la falta de accesibilidad. De modo que frente a esto, desde una visión más macroeconómica, lo que se precisa son dos cosas. Por un lado, garantizar la accesibilidad y por otro, promocionar el destino. A juzgar por la información con que cuento, el gobierno y los privados se están moviendo muy bien para lograr captar más aerolíneas y ojalá los esfuerzos para tener una compañía de bandera nacional lleguen a buen fin. Buquebus pondrá una nueva línea rápida que hará en dos horas el trayecto Montevideo- Buenos Aires. Pero se necesitará continuar aumentando la frecuencia de vuelos, sobre todo en la región.

¿Cómo evalúa el desempeño a la hora de promocionar Uruguay como destino?

Creo que falta hacer mucho. Hay que promocionar Uruguay en Argentina y Brasil, que son su core business en turismo. Lo compruebo en mis viajes de promoción del hotel en la región. Uruguay tiene que estar presente en forma continua en los países vecinos para enfrentar la competencia de Perú, y los países del Caribe. No podemos competir con Miami, pero sí con todos los destinos para escapadas. Es durante todo el año que gana el país. Perú se está llevando todo Chile. Es un país muy bien posicionado en términos histórico-culturales, pero sobre todo en términos de movida, de gastronomía, de todo lo que compone una escapada de fin de semana. Por eso, accesibilidad y promoción todo el año tienen que ir de la mano para facilitar la competencia.

¿Qué implica el estar presente en los países vecinos?

Implica campañas de comunicación, pero también instancias de capacitación, organización de workshops. Nosotros los hoteleros tenemos mucho que aportar, y lo hacemos, pero vale mucho más hacerlo en conjunto. Porque finalmente, ¿qué hotelero no sabe que nadie va a una ciudad para quedarse encerrado en un hotel? Promocionar un hotel es promocionar un destino. Y Montevideo es una capital que tiene que vivir turísticamente a lo largo de todo el año porque tiene mucho para ofrecer. Pero son los montevideanos los primeros en ignorarlo. Muchos no saben valorar la riqueza histórica, cultural, natural de la ciudad, la seguridad de poder ir a pie por todos lados como hago yo, nunca camuflando mi condición de extranjero, como en otras ciudades del mundo. Otros operadores lo saben, pero se puede hacer mucho más. En la economía turística se llaman atractores, son todos aquellos contenidos que un destino turístico tiene: la ley que permite el casamiento gay, ya está siendo un atractor de Uruguay como destino y se está vendiendo en los canales propios de este segmento de mercado, un segmento que por ejemplo alimentó el crecimiento de hostels, porque exige un trato muy personal en lo que refiere a alojamiento. Pero esto aporta a todos los hoteleros. Sé que el conjunto de actores en turismo, públicos y privados, está trabajando, pero debe haber nuevos planes. Por otra parte, hay muy pocas ciudades en el mundo en donde el turista no sea visto como invasor, y muchas menos donde el habitante se considere a sí mismo como el primer receptor. El montevideano es receptivo, pero le falta un poquito de amor propio. Habría más iluminación y mejor limpieza, además, si valorara su ciudad como una ciudad abierta.

APUNTES DE CARRERA

1987

Ingresó a Club Med, luego de ser seleccionado entre cien jóvenes universitarios. Fue la primera vez que la cadena buscó renovar los cuadros fuera de su staff.

1996

Asumió como director de Club Med en Argentina, durante tres años. En ese tiempo conoció a Patricio Fuks, fundador del Grupo Fën en 2002 y actual presidente.

1999

Regresó a Italia para tomar la dirección de Club Med para Italia, España y Portugal, hasta 2004 , cuando dejó la compañía para emprender individualmente.

2011

Grupo Fën lo contrató como consultor y le propuso ocuparse de los nuevos emprendimientos del grupo en Uruguay, entre ellos el Dazzler.

CIFRAS DEL NEGOCIO

75%

es el objetivo de ocupación anual previsto para los hoteles nuevos de Fën en Montevideo.

531

habitaciones sumarán los nuevos condo hoteles gerenciados por Fën en Montevideo. El Esplendor Artigas, con diseño de Carlos Ott, tendrá 280. El Dazzler Tower, 251 habitaciones.

Oportunidad para Uruguay de incentivar la llegada de europeos

¿Piensa radicarse en Uruguay?

Sí. Ojalá pueda hacerlo. Toda Europa está muy jorobada. Las cifras son dramáticas. En Italia hay un desempleo juvenil, es decir hasta 30 años, que alcanza el 40% y en el sur, el 60%. Son cifras que dan miedo porque no hay futuro y la percepción es que será todavía más duro. El único país que está bien es Alemania, todos los demás países sufrirán por unos años más.

Sabiendo que estoy acá, además, son muchos los italianos que me dicen que quieren venir. El gobierno uruguayo debería aprovechar la oportunidad que se le ofrece hoy, de incentivar la llegada de europeos.

En las grandes olas migratorias, a comienzos del 900 y durante el período fascista, llegó al Río de la Plata gente que no tenía ni los pantalones puestos. Hoy vendría una clase media que no tiene perspectivas allá, y que preferiría invertir sus ahorros en algo que le permitiera salir adelante. Sería una gran oportunidad para Uruguay, considerando además su densidad de población. Hay que tomar nota de la tendencia, estamos viviendo una coyuntura local de merma en el crecimiento.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.