Marketing Deportivo

Pep y Mou: los embajadores que adidas teme perder

Puede que la marca de las tres tiras deba hacer un esfuerzo supremo para retener a dos de sus más importantes celebridades.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Referentes. En Chelsea y Bayern Munich, son embajadores de la marca.

El jugador número 12 tal vez no necesariamente sea la hinchada de un club. Podría debatirse si en realidad lo son los directores técnicos. Es que la batalla permanente entre adidas y Nike no solo se da en botines de los deportistas o en camisetas de clubes y selecciones. Ahora la disputa llegó a los entrenadores, usen o no ropa deportiva cuando gesticulan al costado de la raya de cal.

José Mourinho es celebrity de la multinacional alemana adidas, quien lo acompañó en el Real Madrid, lo fichó para el Chelsea y hasta le hizo una camiseta que tenía en la espalda la frase «Special 1».

La marca de las tres tiras se resiste a perder a uno de sus grandes embajadores en el fútbol británico, pero el futuro del técnico parece más alejado del Chelsea que nunca. Según el rumor entre pasillos que refleja un informe del portal informe del portal www.marketingdeportivomd.com, su salida tendría como destino el mercado francés, para dirigir el PSG, uno de los equipos punteros del fútbol europeo.

Si Mourinho se va al PSG (equipo vestido por Nike), adidas recibe un doble golpe: No solo pierde a uno de sus principales coroneles en la Premier League, sino que un entrenador de los suyos dirigirá a un equipo «de ellos».

La cuestión puede ser más complicada aún si otro de sus bastiones (Pep Guardiola) se va para Manchester y se instala en el banquillo del City, como algunos especulan. Es que la Liga alemana es poderosa en lo deportivo, pero menos marketinera que la inglesa.

Más allá de sus trajes entallados y su estirpe metrosexual, Guardiola lucía la pipa en los entrenamientos del FC Barcelona, pero se volvió en «adidista» ni bien fue contratado por el Bayern Munich (con contrato especial incluido).

Eso explica que aparezcan algunas versiones de que adidas vería con muy buenos ojos que el Manchester United (club que le birló a Nike por unos 100 millones de euros anuales)) lo tenga a Pep en el banquillo.

Nada es sencillo, pero todo es posible.

Como en su momento hizo un esfuerzo supremo para que una de sus celebridades, David Beckham, fuera al Real Madrid, equipo que viste desde hace más de una década, y recuperó su aporte con venta récord de camisetas con el número 23, ahora busca replicar la estrategia con entrenadores emblemáticos.

De por sí, ya tiene a los dos más codiciados, observados, deseados del mundo: Pep y Mou. Ahora tendrá que buscar la manera de que también se logren alinear con los equipos de los clubes que entrenan. Lograrlo será muy oneroso, pero el slogan de adidas lo dice es una motivación a las claras: impossible is nothing.

* Periodista especializado en empresas y marketing deportivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)