PUBLICIDAD

Patricia Lussich: "No se necesitan más leyes sobre contenido publicitario"

La titular de Audap habla de la nueva campaña de autorregulación publicitaria y la ley de Medios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mensaje. La publicista señala que la campaña busca "defender" la actividad. Foto: Archivo El País.

Salpicada en la tanda sale al aire desde hace algunos días una campaña que habla sobre la responsabilidad de la industria publicitaria en la comunicación comercial. Se trata del mensaje del Consejo Nacional de Autorregulación Publicitaria (Conarp), el cual entre otros fines actúa como veedor del cumplimiento de la ética publicitaria. Por caso, ejerce como tribunal ante denuncias de avisos que comparan una marca con la competencia. El Consejo está integrado por la Asociación de Agencias de Publicidad (Audap), la Cámara de Anunciantes (CAU) y varios de los principales medios del país.

Consultada sobre la campaña, la presidenta del Conarp y Audap, Patricia Lussich, explicó que el relanzamiento de este trabajo del año pasado busca «dar a conocer que el Conarp existe, actúa y que todos sus suscriptores y socios cumplen con el código de autorregulación». Añadió que el objetivo es «defender la actividad», que «está autorregulada, es seria y responsable».

Una de las controversias que surgieron en los últimos tiempos gira en torno a la ley de Medios, promovida por el gobierno. La industria mostró reparos hacia la norma que establece varias limitaciones en la comunicación comercial, por ejemplo, al dirigirse a niños y adolescentes.

En su artículo 33, la ley establece que la publicidad «no debe incitar directamente» a los niños y adolescentes «a la compra o arrendamiento de productos o servicios aprovechando su inexperiencia o credulidad», entre otros puntos.

Al respecto, Lussich recordó que ya preexistían normas que regulan la publicidad a las que se suma el código del Conarp, que establece pautas para la autorregulación del sector. «No consideramos que sea necesario seguir poniendo leyes para los contenidos publicitarios; está vigente el Código del niño y el adolescente que dice un montón de cosas sobre la publicidad; está el Área de defensa al consumidor, que participa en cuanto hay algún problema con alguna marca o empresa. Lo que creemos es que hay que hacer cumplir todas las leyes y no seguir agregando nuevas», argumentó.

Para Lussich el problema es que al restringir solo la actividad en medios abiertos en un mercado pequeño y que importa contenidos a través del cable y de Internet, «lo único que hacés es perjudicar a los anunciantes nacionales contra los internacionales, que pueden pautar por cable lo que se les ocurra».

Otro aspecto de la autorregulación implica que el Conarp laude ante denuncias de avisos que se refieren a la competencia. Según Lussich, no hay practicamente casos locales. «No es que en Uruguay no esté permitida la publicidad competitiva, se puede, pero tiene que cumplir con ciertos parámetros. Si vas a dar cifras tenés que tener investigaciones que las comprueben».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)