NEGOCIOS

Oficinas en un abrir y cerrar de ojos

Zipcontainer innova con contenedores plegables para fines residenciales y comerciales.

En solo 15 minutos, y con la intervención de dos operarios y un elevador, la estructura queda armada para funcionar como oficina, casa, stand o vestuario. Se trata del container plegable, una novedad dentro del mercado local de construcción alternativa, que ha encontrado un filón en el uso de contenedores con fines residenciales o comerciales.

Detrás de la iniciativa se encuentra la firma Zipcontainer, que se lanzó en junio con la importación de 24 módulos plegables desde China. Martín Salaberry, quien está al frente del emprendimiento, explicó que la idea surgió como una respuesta ante «la falta de una solución habitacional rápida y económica» a emergencias ambientales como las inundaciones. Pero, además de ese caso puntual, este tipo de containers apunta a ser «una gran oportunidad para el agro, la industria, papeleras, oficinas, vestuarios, construcción y soluciones habitacionales decentes a bajo costo», describió.

Los contenedores están hechos de paneles sándwich con núcleo de IEPS, una tecnología nueva que combina el poliestireno expandido con un retardante de fuego, «lo que hace a este material mucho más seguro y más denso que el poliestireno común, generando mas aislación y autoportancia», detalló Salaberry. Esos atributos redundan en un ahorro energético, ya que no es necesaria la aplicación de materiales aislantes (por ejemplo, lana de vidrio) como ocurre con los contenedores convencionales.

Los paneles están colocados sobre una base estructural metálica galvanizada en caliente y pintada.

Los módulos vienen en una sola medida estándar de 5,80 metros (m) de largo por 2,60 m de ancho y 2,60 m de alto, lo que supera en ancho y alto a un contenedor de 20 pies tradicional, comparó Salaberry.

Cada módulo tiene dos ventanas corredizas con reja incorporada, una puerta de panel IEPS e instalación eléctrica con iluminación LED y dos tomacorrientes.

El contenedor, cuya vida útil estimada supera los 20 años, ofrece distintas terminaciones en su exterior: blanco, camuflado, imitación madera e imitación piedra.

Desarmado, el módulo queda en una altura de 35 cm lo que permite almacenar muchas unidades en un espacio reducido.

Proyección

Salaberry destacó que otra ventaja del producto es la facilidad para su transporte. Explicó que se pueden trasladar hasta 12 módulos en un solo camión, los cuales se pueden armar y desarmar más de 50 veces.

Este valor de practicidad se traduce en una optimización de costos. Por caso, trasladar 150 kilómetros dos contenedores de 20 pies en un camión tiene un costo de entre US$ 500 y US$ 700. Por ese dinero es posible movilizar 12 Zipcontainers, «por lo que la relación de ahorro es de 1 a 6 frente a los módulos convencionales», dijo.

Hasta ahora, las unidades vendidas (cuestan US$ 6.000 más IVA) fueron colocadas sobre todo entre particulares vinculados al agro. «Apuntamos al público del área industrial, agropecuaria, forestal, a la construcción y cualquier otra que requiera de módulos provisorios», se explayó Salaberry.

Bersal Group y Taurina SRL, las empresas detrás del proyecto, ven potencial en el producto, al punto que ya hay un segundo pedido confirmado. En línea con esa expectativa, se invirtió en un depósito de 500 m2 y showroom de ventas (ubicado sobre Camino a la Cuchilla Pereira). Mientras tanto, ya se están realizando gestiones para llevar esta solución a otros mercados de la región como Argentina, Paraguay y Perú, remató Salaberry.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)