NEGOCIOS

El negocio de coleccionar experiencias

El joven argentino se inspiró en el exterior para traer a la región el modelo de obsequiar vivencias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Negocio. Parisier invirtió US$ 24.000 y hoy factura millones vendiendo regalos. (Foto: La Nación)

«Collect moments, not things», dice una inscripción en las paredes de sus oficinas. El concepto sintetiza la misión que Gastón Parisier, cofundador de Big Box, se impuso como rumbo al fundar la compañía que se especializa en la venta de «experiencias».

«Empezó hace siete años y fue inspirado en muchos viajes que hice por Europa», cuenta Parisier, quien realizó un desembolso inicial de US$ 24.000 para comenzar con la empresa. «Así conocí esta modalidad de regalar experiencias en otro formato, mucho más masivo, mucho más low cost, y en este mercado quisimos hacerlo mucho más premium», relata el joven, emprendedor Endeavor.

Big Box nació como una empresa especializada en la venta de vouchers que permiten al beneficiario elegir un regalo entre múltiples alternativas. «Esperábamos no más de 4.000 o 5.000 regalos por año y a los seis meses un cliente corporativo necesitaba realizar 25.000 regalos. Lo que nos pedía estaba muy fuera de nuestro alcance y de lo que hacíamos, pero el proyecto prosperó», recuerda Parisier. «Ese día vi que esto tiene un potencial de verdad», asegura quien hoy también es accionista de la compañía FlyBondi.

Contar con el capital inicial fue un desafío. «Todo emprendedor de 22 años empieza una compañía y tiene poca noción de cuánto va a requerir. Empezamos con poco capital, eran ahorros personales, lo necesario para armar las primeras cajitas de regalos, y en 2011 empezamos a expandir el negocio», cuenta Parisier.

Los primeros tres años el foco estuvo en los clientes corporativos. «Llegamos a clientes particulares recién cuando pegamos un salto y abrimos góndolas en centros comerciales», a los que la gente se acercaba a «regalar experiencias a sus parejas, familiares y amigos», dice el argentino.

Más tarde llegaron a Internet. Hoy Big Box es una plataforma digital para reservar o regalar experiencias en la región. Además de Argentina, la empresa opera además en Uruguay, Chile y Perú. Además de las ventas en su sitio web, donde concreta la mitad de sus ventas, opera cinco locales físicos en shoppings y proyecta abrir otros cuatro próximamente.

«Creo que el emprendedor es alguien que cree en un propósito y en la generación de valor por encima de la generación de dinero, quien tiene un amor incondicional y cree infinitamente en la solución que está trayendo», concluye. (La Nación / GDA).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)