Informe

Un mar de promociones alivia los gastos del turista extranjero

A la exoneración de IVA en hotelería, comercios y gastronomía, se suman los beneficios que dan algunos bancos a sus clientes y una mejor cotización del dólar que ofrecen varios restaurantes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ahorro. Los incentivos fiscales, las promociones y el tipo de cambio pesan a la hora de captar consumidores en hoteles y retaurantes de la costa uruguaya. (Foto: Google Images)

La billetera del turista extranjero suele relajarse en vacaciones, acompañando el ánimo de su portador. Aún así, los incentivos fiscales, las promociones y el tipo de cambio especial pesan y mucho a la hora de captar consumidores en restaurantes y hoteles de la costa uruguaya.

Fueron más de 2,5 millones los extranjeros que visitaron Uruguay en 2015, según los datos del Ministerio de Turismo. Del monto total de ingreso de divisas a Uruguay, un 31,3% correspondió a alojamiento, un 24,8% a alimentación y un 10,5% a compras. Esos tres principales rubros (que son seguidos por el transporte, tours y otros gastos recreativos) están impulsados por las exoneraciones de impuestos que rigen todo el año y por una serie de esfuerzos privados para que los precios sean más competitivos.

«La estrategia genérica es bajar precios y también a través del marketing digital; la competencia es muy grande. Esto lleva a medir día a día y ajustar a la baja cuando es necesario», dijo el presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo, Juan Martínez. La tarifa de un hotel puede ofrecerse al comenzar el día en US$ 100 y terminar en US$ 80 por la noche, porque se regula según la demanda, graficó.

Aliados en gastronomía.

Todos estos esfuerzos de la industria turística se vigorizan en temporada, cuando tienen como aliados a los presupuestos de marketing de otras empresas que buscan fidelizar clientes. El caso más claro es el de las tarjetas de crédito de distintos sellos y bancos.

«Esta temporada hubo un incremento de público extranjero de un 5% y casi todos usan tarjeta de crédito», señaló Martínez.

Los argentinos con tarjetas de Citi notan una gran diferencia al pagar sus consumos en restaurantes. Es que la filial de Citi en Argentina lanzó promociones disponibles en los balnearios de la vecina orilla Pinamar y Cariló, que también alcanzan a Punta del Este.

El banco ofrece un descuento de 20% en el parador de Montoya Beach. Además, cuenta con una extensa «ruta gastronómica» con beneficios a lo largo de la temporada. Los lunes, ofrece un 40% de descuento y un 20% de martes a domingo. En febrero, se suma un 40% los miércoles. Los restaurantes participantes son Novecento, Mar de Verdes, Nikkal, Keep Rolling, Mistura, Cactus & Pescados, Volta, El Almacén, Mitto, O´Farrell, La Jaula y La Huerta, informó Adriana Turek, del área de Comunicaciones de Citi Argentina. Este descuento se suma a la quita del 18,03% de la que gozan todos los extranjeros que pagan con tarjeta en restaurantes, porque están exonerados del pago del IVA. Así, aquellos que pagan un martes obtienen un descuento de 58,03%.

Pero no solo los clientes de Citi pueden obtener un beneficio de tal magnitud. «La mayoría de las promociones son acumulables. En algunos casos hasta le pagamos al turista para que coma en el restaurante», bromeó Leandro Quiroga, presidente de la Corporación Gastronómica de Punta del Este.

El empresario lo graficó con un ejemplo. En el marco de sus «beneficios de verano», el banco Itaú ofrece de martes a jueves un descuento de 25% en una serie de restaurantes. A su vez, el sello MasterCard da a sus clientes un descuento de 10% en ciertos establecimientos. Si el turista extranjero come en un local adherido a las dos promociones, obtiene un descuento de 53,03% (considerando también la exoneración de IVA).

Algunos de los 19 restaurantes adheridos al beneficio de Itaú son Baby Gouda (La Barra), El Abrazo (Manantiales), El Secreto, Floreal, Il Baretto, Lo de Tere, L’Incanto y Narbona (Punta del Este). Este descuento también aplica para los clientes uruguayos de Itaú.

Quiroga indicó que hace cinco años la venta con tarjeta concentraba un 90% de las ventas de los restaurantes, pero en las últimas cuatro temporadas oscila entre 90% y 97% de la facturación, dependiendo del establecimiento. Agregó que, si bien no hay datos concretos, los extranjeros tienen una incidencia mayor en las ventas de balnearios como José Ignacio, mientras que en Punta Ballena y la península de Punta del Este el consumo se reparte más parejo con los uruguayos y en Piriápolis la relación se invierte.

Además de los bancos, otras empresas apostaron a los programas de beneficios en balnearios de la costa. La tecnológica Samsung, por ejemplo, ofrece descuentos hasta el 15 de febrero en Punta del Este con solo descargar la app Samsung Club. El principal es el 2x1 en tragos en Moby Dick Beach y 15% de descuento hasta las 21 horas en Moby Dick puerto.

Si bien la promoción está dirigida a los uruguayos, los no residentes usuarios de Samsung pueden descargar la app con una versión de prueba por 90 días (ya que sus teléfonos seguramente fueron comprados en el exterior), explicó una vocera de la compañía.

Gastos bonificados.

El aumento de los comercios adheridos al régimen de tax free refleja con fuerza el interés de los turistas por este beneficio: ya son más de 650 locales. Si bien un 64% están ubicados en Montevideo, un 26% están en Maldonado y ese departamento representa un 55% de las ventas, según datos de Global Blue, la empresa que opera el sistema en todo el país.

El régimen, que reintegra el IVA a los turistas no residentes, supone un descuento de 14,4% en el precio pagado final, ya que si bien la tasa del impuesto equivale al 18,03% del precio del artículo, el turista recupera solo un 80%. El otro 20% es la comisión que paga el usuario por el servicio.

El gasto dentro de este sistema aumentó un 43% en 2015 frente al año anterior, según informó Alejandro Buero, el country manager para Argentina y Uruguay de Global Blue.

El precio del ticket de compras promedia $ 5.000 y el reintegro que obtienen los turistas es de unos $ 750, agregó el ejecutivo. La mayor parte de las compras corresponde a indumentaria, artículos de cuero y, en menor medida, a las artesanías.

Buero explicó que muchos comercios se adhirieron en los últimos tres meses, al anticipar que tras el levantamiento de las restricciones para comprar dólares en el país vecino, los argentinos tendrían más facilidades para visitar Uruguay y hacer compras. «Nunca nos había pasado de adherir en enero. Hubo decisiones de último momento por el lado de los comerciantes», indicó.

Además del régimen de tax free, rigen varias exoneraciones fiscales que el gobierno impulsó en 2012 para los gastos con tarjetas de débito o crédito emitidas en el exterior. La devolución de IVA que aplica en gastronomía también abarca el alquiler de vehículos. A su vez, en la recarga de nafta se aplica un descuento de 24% si se abona con plásticos.

En los hoteles, con solo presentar el documento de identidad emitido en el exterior, a los turistas se les factura sin IVA durante la temporada. En tanto, si alquilan vivienda a través de inmobiliaria y pagan con tarjeta, reciben una devolución del 10,5% del precio.

El presidente del Centro de Hoteles de Punta del Este, Antonio Soto, indicó que estos beneficios que aporta el Estado “tienen un impacto muy importante” y agregó que en la hotelería el porcentaje de transacciones con tarjeta de crédito supera el 90%. Un 80% de sus clientes son argentinos y el resto uruguayos o de otras nacionalidades, según estimó.

El sector está impulsando una tarifa diferencial de lunes a jueves para favorecer la captación de huéspedes por fuera del fin de semana. Esta estrategia “se nota más que otros años”, aseguró Soto. Además, en un nuevo shopping de Córdoba y en los free shops de Rivera se están promocionando diversos “paquetes de noches en hoteles” en el Este para atraer turistas extranjeros.

Un dólar efectivo.

Cerca del puerto de Punta del Este llama la atención un cartel del restaurante Boca Chica, ubicado sobre la calle. En lugar de resaltar el menú del día, dice «Dólar $ 34». Así, el establecimiento se desmarca de las pizarras de las casas de cambio (donde los extranjeros cambian cada dólar por $ 29,25).

Este cambio es beneficioso para el turista que paga en efectivo. «La Corporación Gastronómcia hace unos años decidió tomar un dólar a cotización diferenciada, aunque cada restaurante puede tomar la que quiera», explicó Quiroga.

Una de las principales razones que llevó al consenso en el sector es el descontento con los aranceles que cobran los emisores de tarjetas por el servicio y sus plazos de pago. Por eso, con este tipo de cambio diferencial se premia el pago en efectivo.

Esta medida también hace contrapeso a las cotizaciones que encuentran algunos turistas apenas llegan al país, al ser recibidos por las casas de cambio situadas de los aeropuertos. El valor del dólar que toman allí «es preocupante», dijo el presidente de la Cámara de Turismo. Aun con eso en contra, la amplia batería de beneficios disponible hace prever que será una buena temporada para el gasto de los extranjeros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)