Negocios

Llegó el "dólar estampilla" a Argentina

La provincia de San Luis ofrece una alternativa de ahorro para dolarizar los pesos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Estampillas. Ahorro dolarizado y con valor filatélico coleccionable. (Foto: Google Images)

El dólar siempre es noticia en Argentina y aún más en épocas electorales o cuando se percibe un atraso cambiario importante.

Hoy, lo barato es el dólar, por lo tanto se espera que, en adelante, el billete se mueva por encima de los precios y de la tasa de interés. Por lo tanto hay dos opciones: cubrirse de movimientos futuros del tipo de cambio (invirtiendo o tomando cobertura) o aprovechar el atraso cambiario (adelantar consumo).

Mientras el gobierno nacional intenta convencer a ahorristas de que invertir en pesos es la mejor opción del mercado, al ofrecer desde hace años tasas negativas, destruyendo el poder adquisitivo del ahorro de la población, la provincia de San Luis tomó otro camino y ofrece una alternativa de ahorro para que personas y empresas puedan dolarizar sus pesos.

Lanzó las "estampillas de ahorro", que tienen un valor nominal en dólares. Los valores parten de US$ 5 y llegan a los US$ 1.000. El límite máximo de compra es de 50.000 pesos argentinos diarios. Así cualquier persona (sin importar dónde viva) puede invertir en estampillas que se compran y venden a un tipo de cambio oficial y cuentan con el respaldo del 100% en activos de la provincia.

Este novedoso sistema de ahorro (una versión mejorada de la vieja caja de ahorro postal) permite ahorrar en pesos y cubrirse frente a una devaluación. Quienes hoy dolarizan sus ahorros, lo hacen a través de la compra de dólar ahorro, paralelo (blue), activos dolarizados, o títulos públicos en dólares o que ajusten por devaluación (bonos dollar linked). Las estampillas son la alternativa menos sofisticada para que quienes no conocen el mercado de capitales puedan cubrirse frente a un salto del dólar, con menos costos y ofreciendo mejores rendimientos que un bono vinculado al dólar.

El mecanismo

Las estampillas pueden adquirirse en la Caja Social y Financiera de la provincia de San Luis o vía Internet en www.estampillasdeahorro.sanluis.gov.ar, donde se puede pagar con tarjeta de crédito o realizar una transferencia bancaria y, en muy pocos días, se reciben a la dirección solicitada. El costo es el envío por correo a cargo del comprador (35 pesos argentinos).

Las estampillas están agrupadas en series: Fauna, Deportes, Paisajes, Especiales y Atajo al Futuro. Todos los días se informa en la página el tipo de cambio que se utiliza para la compra y venta (no se pierde en la compra y en la venta porque hay un tipo de cambio unificado). Al canjear las estampillas, se devuelve el valor de la misma en pesos, pero al valor de la cotización del dólar en el momento del canje.

Un ejemplo: comprar una estampilla de US$ 100 con el tipo de cambio a 9,20 pesos argentinos. Si se adquiere por Internet y a través de la tarjeta de crédito, se debita por la compra un total de 920 pesos argentinos. En caso de querer venderlas, se recibirán pesos al tipo de cambio oficial, ya que las estampillas están nominadas en dólares. Si dentro de un año se quisieran vender las estampillas y la cotización del dólar oficial fuera de 14 pesos argentinos, por el sello de US$ 100 se recibirán 1.400 pesos argentinos.

Cuándo canjear

Las estampillas pueden canjearse en cualquier momento. En caso de que el titular no viva en la provincia de San Luis, pueden venderse por Internet, ingresando el número de serie, y el dinero se transfiere a la cuenta bancaria del titular.

Además del fin de ahorro, las estampillas poseen un valor filatélico y son coleccionables. Cuando se realiza un canje, quedan en poder del comprador.

Las estampillas también cuentan con otros beneficios. En primer lugar, el cobro en caso de pérdida robo o extravío. Claro que las estampillas sólo las puede cobrar el titular consignado en el Registro Informatizado de Tenedores.

Además pueden usarse como forma de pago o para concretar una operación comercial.

Como ayer

No es la primera vez que las estampillas se utilizan como método de ahorro. En 1915, La Caja Nacional de Ahorro Postal promovió que miles de escolares aprendieran a ahorrar y familiarizarse con el manejo del dinero mediante una libreta que funcionaba como un álbum de figuritas donde se pegaban las estampillas, cada una con un valor reconocido por la entidad como si fuera un depósito.

Durante los años ‘40 al ‘60 fueron un furor. Padres o abuelos regalaban estampillas para que los niños siguieran juntando. Las libretas también sufrieron los embates de la economía. La inestabilidad y repetidas crisis, la inflación, la hiperinflación y las devaluaciones constantes destruyeron los sueños de alcanzar un pequeño ahorro.

Hoy, las estampillas están dolarizadas y son una alternativa de ahorro para resguardar el valor y, también sacar alguna diferencia. (La Nación / GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)