LIDERAZGO

"Los líderes van a cambiar el mundo", dice el excapitán de los Springboks

Conocido por la película "Invictus", Francois Pienaar no cree en el éxito sino en el trabajo duro

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cultura. "Si es la correcta los equipos crecen, de lo contrario, mueren", sentenció. (Foto: Marcelo Bonjour)

«Como líder, lo más importante es tener visión». Lo dice con propiedad Francois Pienaar (50), excapitán de los Springboks, la poderosa selección sudafricana de rugby. En un mano a mano con El Empresario, el líder del equipo que se convirtió en un símbolo de la reunificación del pueblo sudafricano tras los años del apartheid, asegura estar fascinado con la comida uruguaya, con Punta del Este y la cantidad de personas que pasan la tarde practicando windsurf en las playas de Montevideo.

Famoso por la película dirigida por Clint Eastwood «Invictus», en la que se narra parte de su historia y en la que es interpretado por el actor Matt Damon, Pienaar arribó al país invitado por la aseguradora internacional Old Mutual.

En la conversación, sus logros profesionales no calan en su personalidad afable y sencilla, entre los que destacan el ser miembro del Salón de la Fama del Rugby, haberse consagrado campeón del Mundo con su selección en 1995 y haber ayudado ese año al entonces presidente Nelson Mandela a hermanar al país a través del deporte.

«Además de la visión, toda organización debe tener una cultura definida. Si es la correcta los equipos crecen, de lo contrario, mueren. Esto ocurre tanto en los deportes como en los negocios», retoma Pienaar.

Jefe se hace

No cree que los líderes deban su condición a una característica innata sino a su crecimiento personal y a la riqueza que da la experiencia. En su opinión, cualquier persona puede ser un buen jefe siempre que lo quiera, sea humilde, íntegro y tenga valores sólidos. Enumera la arrogancia y la falta de respeto como los peores errores que puede cometer quien dirige una organización.

«La gente asume que como sos jefe todo el mundo tiene que respetarte. Pero los grandes líderes se ganan el respeto y lo cultivan constantemente dentro de sus equipos», explica.

Pienaar va contra la creencia popular de que la gente aprende más de los fracasos que de los aciertos. «Claro que tenés que aprender cuando cometés un error, es natural. Pero si podés ir para atrás y entender porqué eres exitoso e intentar atrapar eso, el éxito será más largo y crecerás mucho más», remarcó.

No obstante, más allá de sus logros, no se considera una persona exitosa tal como se suele entender la palabra. «El éxito es diferente para cada uno. En deportes es obvio que se relaciona con ganar. Pero cuando das todo, jugás de la mejor manera posible, pero el equipo contrario es superior… ¿eso te convierte en un fracaso? No lo creo», recalcó el excapitán de los Springboks.

Según su filosofía, el éxito es «un viaje sin línea de llegada». Se deben marcar metas realistas, trabajar duro y obsesionarse con los detalles para alcanzarlas.

Como su hoja de vida la comprueba, para Pienaar no existe lo imposible y este factor ha sido uno de sus principales motivaciones para actuar dentro o fuera del campo. «Me inspira hacer cosas inusuales. Cuando las personas me dicen: ‘no puedes hacerlo’, eso me inspira. Pensar ‘fuera de la caja’ es emocionante» confiesa.

Momentos críticos

Como en los equipos, las épocas de crisis son claves para que las personas asuman un rol de liderazgo en las compañías para superar la tormenta. En esa situación Pienaar sugiere no exagerar el problema, recabar la mayor información posible y, tras un proceso de meditación, ejecutar una decisión.

«Los líderes van a cambiar el mundo», afirma mientras agrega que desde el año pasado esos roles están en una posición más de influencia que de autoridad. Esa figura ha cambiado mucho con el tiempo y los sucesos recientes —como el triunfo del Brexit en Inglaterra y de Donald Trump en EE.UU.— la convierten en una época «interesante», opina.

Aunque no define si para bien o mal. «El tiempo dirá», acota y remata con una cita del ex primer ministro británico Winston Churchill, quien dijo: «‘La historia será amable conmigo, porque tengo intención de escribirla’».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)