NEGOCIOS

La Kombi de cerveza artesanal suma seguidores y kilómetros en el Este

Artesanales Beer Cooled expende en eventos y fiestas con camioneta especialmente refaccionada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tuneada. La camioneta fue refaccionada para el expendio de cerveza. Foto: Gentileza Artesanales Beer Cooled.

Inspirados en la moda de los food trucks y las camionetas que venden bebidas y tragos al paso en la costa brasileña, tres uruguayos reinterpretaron el concepto en la forma de un puesto ambulante de cerveza artesanal. El resultado es el emprendimiento bautizado Artesanales Beer Cooled. Su protagonista es una Kombi del año 1993 (restaurada y acondicionada en Uruguay), capaz de transportar y, más importante aún, despachar hasta 240 litros de cerveza.

A través del boca a boca y las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram), la furgoneta se hace propaganda con suceso. En algo más de 15 días de actividad desde su lanzamiento, la Kombi se ha convertido en animadora de fiestas privadas y eventos empresariales como el reciente Punta Tech, el encuentro anual del mundo tecnológico de la región en Punta del Este. Allí, Artesanales llamó la atención de ejecutivos, empresarios e inversores.

La camioneta lleva recorridos unos 1.800 kilómetros entre sus visitas a los balnearios de la costa, como Punta del Diablo, La Pedrera y Punta del Este. «Todos los kilómetros están hechos entre las rutas 9 y 10», resumió Álvaro Machado, uno de los tres responsables del proyecto.

Artesanales Beer solo expende (no fabrica) cervezas 100% artesanales de marcas uruguayas como Davok, Volcánica, Mastra y Cabesas Bier, a un precio al público que ronda los $ 150 y $ 200 el litro. Las cervezas rubias, belgas e IPA (Indian Pale Ale) son las variedades preferidas del público, contó Machado.

El precio del servicio varía en función de la distancia que tiene que recorrer la furgoneta y la cantidad de asistentes que participarán del evento. Por ejemplo, los responsables del Punta Tech, al que concurrieron unas 1.000 personas, desembolsaron cerca de $ 40.000 por el servicio.

La venta de cerveza es solo una parte del negocio. En realidad, el «main business» del emprendimiento es el alquiler de la camioneta a marcas de cerveza artesanal que quieren promocionar su producto o a empresas que quieren hacer acciones promocionales con la cerveza y la furgoneta como atractivos.

Chapa y pintura

Machado concedió que la idea de la camioneta convertida en puesto ambulante ya asoma en otros mercados, pero destacó que la Kombi, comprada y refaccionada en Uruguay, «es la única de este tipo en el país».

Aunque no quiso revelar el monto de la inversión para acondicionar la camioneta, insinuó que se trató de algunos miles de dólares. La mayor parte del desembolso fue para financiar la refacción del vehículo, comprar materiales y equipos importados —como un sistema de refrigeración autónomo— y sobre todo, pagar la mano de obra de un restaurador de coches clásicos.

La remodelación respetó la estética original de la Kombi, y fue pintada a mano en vez de ploteada. Solo poner a nuevo la estética externa del vehículo costó US$ 2.000. «Lo quisimos hacer así para diferenciar el producto», dijo Machado.

Las barras en los laterales son otro rasgo distintivo, una con forma de tabla de surf y otra más sobria y de cedro, pensada para eventos más formales.

En el panel exterior del lado del conductor, la furgoneta cuenta con ocho canillas expendedoras, de US$ 80 cada una, lo que permite tener a bordo hasta ocho tipos de cerveza diferentes.

La camioneta despliega una buena velocidad y tiene una generosa capacidad de carga. Con un motor de 1600 cc, puede llegar a los 80 k/h y es capaz de soportar el peso de ocho garrafas de cerveza de 37 kilos cada uno (unos 300 kilos).

Los emprendedores evalúan sumar un nuevo vehículo adaptado, no necesariamente otra Kombi, entusiasmados con el inicio y el futuro del proyecto. Machado confía en que «las fiestas se van a multiplicar». n

Solo para privados

La Kombi solo trabaja en casamientos, cumpleaños, fiestas, y eventos corporativos, aclaró Álvaro Machado, de Artesanales Beer. Es que, por disposición municipal, la venta de alimentos en vía pública está limitada a los «carritos» autorizados. La normativa no contempla a los food trucks, motivo de reclamo de la asociación que los reúne.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)