NEGOCIOS

Inmigración reciente apuntala negocio financiero

La llegada de dominicanos, entre otros colectivos, ha elevado la cantidad de remesas enviadas desde Uruguay.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Western Union. En Argentina opera con local propio, en Uruguay a través de agentes.

En los últimos nueve años Uruguay se ha convertido en un país de inmigración (la cantidad de extranjeros que llegan supera a la de uruguayos que emigran) con más de 34.000 residencias otorgadas. Eso se refleja en negocios vinculados a la migración como son las remesas, contó a El Empresario la country manager de Western Union Uruguay, Juliana María Carreau.

«Las personas que hacen giros desde Uruguay son principalmente inmigrantes, con esta oleada que ha habido se incrementará muchísimo», dijo Carreau.

Las remesas enviadas de Uruguay fueron 254.574 en 2014, mientras que en 2016 alcanzaron a 275.386, es decir 8,2% más. Sin embargo, el monto bajó de US$ 101 millones en 2014 a US$ 91 millones en 2016, según los datos del Banco Central (BCU) que agregó en su reporte que los montos promedio por remesas son «los mínimos registrados desde 2010».

Western Union tiene una participación de entre 75% y 80% en la cantidad de giros. Los principales destinos a los que se envía dinero desde Uruguay, son Argentina, EE.UU., España, República Dominicana, Colombia, Brasil y México, indicó Carreau.

En los datos del BCU el monto promedio por remesa en el segundo semestre de 2016 fue de US$ 331. La country manager de Western Union señaló que «el monto promedio varía dependiendo del país al que vaya, Argentina es un poco más alto que República Dominicana donde ronda entre US$ 150 y US$ 200».

Añadió que el crecimiento de «ciertos destinos de los giros, da la pauta de cómo se van moviendo las corrientes migratorias. Nos enteramos primero de que están llegando inmigrantes de un país en particular por el crecimiento de las remesas hacia ese destino». A su vez, Argentina, EE.UU. y España, es de dónde más dinero se recibe en Uruguay, lo que se condice con las corrientes migratorias de los uruguayos, expresó.

Sin cepo

Además de las nuevas corrientes migratorias, algo que influyó en las remesas en el último tiempo fue el cepo cambiario que había en Argentina hasta fin de 2015.

«Nuestro negocio, había bajado muchísimo. Hacíamos todo lo posible para que el cliente tuviera el mejor servicio, pero quizás no podía mandar todo el dinero que quería de Uruguay a Argentina ni viceversa. Tuvimos que aprender a vivir con esa situación. Son procesos. Como argentinos estamos acostumbrados a que haya varios ciclos», explicó Carreau.

Luego que a fin de 2015 se levantó el cepo, «el negocio de remesas entre Argentina y Uruguay creció: duplicamos las remesas que fueron de Uruguay hacia Argentina y en las que vinieron de Argentina a Uruguay crecimos 300%», relató.

Desde mayo, Western Union bajó en Uruguay la tarifa: de 5%-6% del monto girado a 4%, «con lo cual va a cambiar la característica del negocio, ya que los montos promedios subirán un poco», expresó la ejecutiva.

A su vez, la firma —que en Uruguay opera a través de representantes como Abitab y Cambio Gales— prevé lanzar en el país su aplicación a fines de este año o comienzos del próximo. La app, que permite pre-cargar los datos y hacer más rápido el giro cuando se va al local, está en 40 de los 200 países en que opera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)