NEGOCIOS

El ingeniero argentino que convirtió a los Youtubers en sus socios perfectos

El CEO y cofundador de FAV! Network impulsa una "productora de contenidos de estilo de vida".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Argentina. En 2015, el consumo de video en ese país creció 66%. (Foto: Google Images)

En octubre pasado, la movida Youtuber reunió a 90.000 teens en festivales de Buenos Aires. Quizá no haya escuchado por la radio a este público masivo de la Generación Z, ni los haya visto en televisión. Justamente, son un fenómeno que surge del consumo de videos digitales.

Alejandro Burato es CEO y cofundador de FAV! Network, una empresa que participa de esa tendencia, como socio de Youtubers con potencial y como productora de contenidos de estilo de vida, humor y otros géneros, que se difunden por la web.

Junto a dos socios, Damián Voltes y Max Goldenberg, inauguró un estudio en Palermo y empezó a trabajar en la compañía de entretenimiento digital, un negocio que explotó en los últimos tiempos gracias a la mejora en la velocidad de las conexiones y la potencia de los dispositivos.

Imbuido por una experiencia en entretenimiento, tecnología e inversión, Burato vislumbró una oportunidad de enorme potencial. Según la consultora ComsCore, entre octubre de 2014 y el mismo mes de 2015, el consumo de videos en Argentina creció un 66%. Cada espectador vio en promedio 176 videos mensuales, en alrededor de nueve horas, con preferencia por contenidos de entretenimiento. Y los jóvenes de entre 15 y 24 años son los que más tiempo dedican a ver videos online, aunque el rango etario de los consumidores es amplio. En la región, las cifras del video online son incluso mayores.

En esa dirección apuntó FAV!, que saca provecho a los menores costos de la producción digital frente a otros medios. La firma ofrece a los Youtubers asociarse para monetizar sus espacios y ampliar sus audiencias en mercados regionales.

Los Ángeles fue para Burato el lugar indicado para despuntar lo que hoy vuelca en el universo digital (ver recuadro). Lo que empezó como un trabajo de verano, siguió un año más: consistía en formar un fondo para una productora de Hollywood, con objeto de financiar 12 películas. «Fue uno de los proyectos que más me marcó. Fue una inmersión intensa en el mundo del entretenimiento mezclado con fondos de inversión, que son dos de mis pasiones», cuenta, y subraya la experiencia junto a Bobby Newmyer, líder de esa productora y uno de los que creó la movida de cine indie en Los Ángeles. Años más tarde, esa ciudad asociada a la industria del cine se convirtió en el epicentro del video digital, que dio origen a grandes compañías inspiradoras del modelo de negocios que replicó FAV! Network en la región.

En los años que separaron ambos momentos, Burato estuvo en Buenos Aires y trabajó en un hedge fund latinoamericano. En "Copernico" se encargó del análisis de los fondos, manejo de riesgos y relación con inversores. Además, supervisó inversiones en los sectores de tecnología y entretenimiento. Hasta que creó, junto a Daniel Nofal, Enzyme, su propio fondo de venture capital, con foco en proyectos de tecnología de la región.

"Vimos cientos de proyectos e invertimos en un puñado, con algunas salidas y también algunos golpes. Eso me permitió entender bastante bien lo que funciona y lo que no a la hora de levantar capital para proyectos, y evaluar qué le falta a la región", dice. Enzyme no solo lo puso en el lugar del capital, sino que el contacto con startups también lo invistió con el rol de mentor, una tarea que lo devuelve a los desafíos de las nuevas compañías, mientras consolida la suya. (La Nación / GDA)

Un emprendedor con trayectoria global

Burato estudió Ingeniería Informática en la Universidad de Belgrano. Orientó esos conocimientos hacia los negocios, en la multinacional McKinsey, que lo llevó a Santiago, luego a San Pablo y, finalmente, a Los Ángeles. Allí cursó un MBA y una especialización en Finanzas, en UCLA Anderson.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)