EJECUTIVOS

Immelt: "Si no corremos riesgos, nos metemos en problemas"

El CEO de General Electric y expresidente de Barack Obama cuenta la estrategia que le ha funcionado, por la que prefiere anticiparse a "llegar tarde"

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Immelt. Arriesgar "es la regla que mantiene vivas" a las grandes empresas, dice. Foto: Reuters.

Fue elegido tres veces por la revista de finanzas Barron’s uno de «los mejores directivos del mundo» y desde que fue nombrado número uno, la compañía que lidera fue distinguida como una de las más admiradas de EE.UU. según la revista Fortune, y una de las más respetadas del mundo, según Financial Times. Jeffrey Immelt es desde septiembre de 2001 el noveno presidente de GE a nivel global.

Se trata de un grupo con ventas por US$ 123.700 millones que invirtió en la última década unos US$ 43.000 millones en investigación y desarrollo. Su foco se refleja también en las 350.800 patentes que presentó desde 2010.

Immelt fue asesor del expresidente Barack Obama, ocupó el cargo de consejero para el empleo y la competitividad en EE.UU. y tiene un MBA de la Universidad de Harvard. Es uno de los hombres de negocios más influyentes del mundo y visitó Argentina con muy bajo perfil. Anticipó futuros movimientos, describió por qué fue el primero en anunciarle inversiones al presidente Macri y dio las claves por las que está convencido de que para las grandes compañías «arriesgar no es la excepción, sino la regla que las mantiene vivas».

—¿Cómo analiza las primeras medidas de Donald Trump?

—Soy republicano, por lo que cuando el presidente Obama me pidió que encabezara su consejo de competitividad mi primer comentario fue: «Yo no voté por usted». Pero él dijo: «Eso no importa, aún puede trabajar conmigo». Creo que el nuevo presidente ofrece algunas oportunidades para el cambio. Hacen falta una reforma impositiva, una reforma regulatoria, algunas cosas que creo que el país necesita. Yo pienso en términos globales, seguiremos invirtiendo en todo el mundo porque ése es nuestro modelo de negocios, es lo que hacemos.

—GE fue de las primeras en anunciar inversiones por US$ 1.200 millones al presidente Macri. ¿Por qué lo hicieron antes?

—Soy un vendedor puerta a puerta internacional. Me levanto cada mañana en un lugar distinto. La compañía es lo suficientemente grande como para que no necesitemos acertar en todo lo que hacemos, podemos correr riesgos. Cuando uno ve cosas que tienen potencial de cambio, prefiere anticiparse antes que llegar tarde. Vi la elección del presidente Macri como algo discontinuo. Le dio a un país que iba en una dirección la oportunidad de ir en otra. Ahora vuelvo un año más tarde y digo: se han hecho muchos avances.

—¿Llegar temprano es más riesgoso?

—Le seré honesto: compañías grandes como GE se meten en más problemas cuando no corren riesgos. Cuando duermen todo el día. Yo nunca quise eso. Siempre quise que fuéramos activos, nos da la oportunidad de ser parte temprana del cambio en el país. LA NACIÓN/ GDA

Equivocaciones y aciertos desde que asumió como CEO

«Cuando asumí como CEO quería que la compañía fuera más técnica, más global y que estuviera más cerca del cliente. Empecé a hablar en esos términos en 2001. Hoy somos más técnicos, más globales y estamos más cerca del cliente. Mis mayores errores giran en torno a no haber visto ni anticipado eventos terroristas. Había trabajado veinte años para GE cuando me convertí en CEO. Fueron años muy pacíficos, tranquilos. Teníamos la mayor economía del mundo. No había competencia de China. El planeta estaba en paz. Ahora es un mundo diferente. La mayoría de los estadounidenses de mi generación no habían visto un evento terrorista hasta el 11 de septiembre de 2001 ni una crisis financiera global. Los mayores errores que cometí probablemente fueron no anticipar de modo suficientemente efectivo esos inmensos eventos que luego racionalizamos...».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)