MUNDO

A&F, el ícono de los ‘90, medita su venta

La crisis del retail para adolescentes y polémicas internas jaquean el presente de Abercrombie.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En caída. La cadena de indumentaria juvenil cerró 60 tiendas en lo que va del año por sus problemas financieros.

Abercrombie & Fitch (A&F), la una vez popular marca de moda para adolescentes que desde entonces ha caído en tiempos difíciles, informó el miércoles 10 el inicio de conversaciones para avanzar en una venta de la compañía.

A través de un comunicado, Abercrombie señaló que mantiene «discusiones preliminares» con interesados (cuyos nombres no quiso revelar), tras recibir expresiones de interés en una operación de ese tipo. De todos modos, el retailer advirtió en la nota oficial que puede no alcanzar un acuerdo de venta.

La declaración se difundió luego de que la agencia de noticias Reuters y el periódico financiero The Wall Street Journal informaran que la dirección de la compañía estaba sopesando la posibilidad de venderla.

En ese marco, la empresa contrató al banco de inversión Perella Weinberg Partners para que valore el interés del mercado por ella.

Las acciones de Abercrombie habían caído 49% en los 12 meses cerrados al martes 9, un día antes de que los medios reportaran acerca de la potencial venta. Al cierre de la bolsa en la jornada del miércoles 10, la compañía textil registraba un valor de mercado cercano a los US$ 969 millones.

Los retailers enfocados en el público adolescente han sido golpeados duramente por los problemas que atraviesa la industria. Muchos centros comerciales, donde tiendas como Abercrombie o American Eagle están extendidas, han enfrentado una caída en la visita de clientes, en la medida que tienen dificultades para atraer a una corriente sostenida de compradores.

Las marcas también han afrontado más presión de firmas como H&M y Forever 21, que producen prendas de tendencia a bajo costo.

Como resultado de estos factores, retailers como Sears, Macy’s, Aéropostale o JC Penney se han visto forzados a reducir sus operaciones. En lo que va del año, más de 3.200 tiendas minoristas han cerrado sus puertas.

Abercrombie no es la excepción. A enero, la compañía tenía 709 tiendas en EE.UU. y 189 locales fuera del país por lo que, ante la conyuntura, ha tenido que hacer recortes. Este año ya cerró 60 sucursales, lo que lleva el plan de ajuste a una reducción de un tercio de la cadena en los últimos seis años.

Bajo fuego

Abercrombie también ha tenido dificultades para reinventarse tras la salida de Mike Jeffries, el CEO que transformó a la empresa de una parpadeante marca deportiva en un elemento básico e infaltable en los armarios en la década de 1990. Pese a ello, más recientemente había sido culpado por distanciar a A&F de los clientes a raíz de una serie de escándalos.

En 2004, Abercrombie pagó US$ 40 millones para resolver un pleito de discriminación por acción colectiva, y Jeffries estuvo bajo fuego por comentarios despectivos sobre los clientes, incluyendo el decir que la marca no hacía ropa para gente con problemas de sobrepeso.

Jeffries se retiró en 2014, después de que la compañía dividiera los papeles de presidente y director ejecutivo como parte de un acuerdo con un inversor activista. En base a The New York Times

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)