EMPRESAS

Goodlife sumó una inyección de energía

Ahora también provee jugos de frutas a empresas para promover hábitos saludables en el trabajo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Formatos. Hay botellas de litro, jarritas con tapa y dispensadores grandes. (Foto: Gentileza Goodlife)

Consolidado como programa pionero en proveer fruta fresca a cientos de empresas en Montevideo, Goodlife dio un paso más: sumó tres líneas de jugos a su oferta que prometen elevar los niveles de energía en ambientes de trabajo.

«Son hechos sin conservantes, sin azúcar, sin agua agregada, exclusivamente con el jugo puro de las frutas y verduras», explicó la responsable de Marketing y Comunicación, Mariana Vega.

El punto de partida es simple: el jugo es una vía más fácil de incorporar el hábito de consumir frutas y verduras. Tras investigar y desarrollar el nuevo producto, se lanzó al mercado «hace un par de meses» y «el nivel de aceptación es bastante alto, percibimos que hay mucha demanda», dijo Vega.

Goodlife ofrece tres combinaciones básicas de frutas y verduras fáciles de digerir. Una, con pepino, hojas verdes, manzana verde y limón. Otra, con manzana y naranja (o mandarina, según la estación). La tercera, tiene remolacha, naranja y manzana.

La fórmulas fueron creadas por la empresa y la materia prima es propia. «Somos productores y nuestra fruta tiene calidad de exportación. Tercerizamos la planta con personal capacitado y monitoreado por nosotros», añadió Vega. En esa planta ya se produce su servicio de catering, que incluye frutas picadas y brochettes.

«Existen jugos buenísimos para después de hacer deporte, pero estos están más pensados para incrementar los niveles de energía en el lugar de trabajo», resaltó la vocera. También se modifican los ingredientes a pedido de empresas, siempre que se respeten algunas fórmulas ya diseñadas, que resultan del asesoramiento de la doctora Cecilia Vítola, especializada en alimentación como fuente de medicina. Por ejemplo, «la combinación de banana y naranja no es buena», graficó Vega.

Los clientes tienen desde cinco hasta 1.000 empleados. «Por ahora, no hay empresas que encarguen (jugos) para todos los días, pero algunas piden para un cierto día de la semana, o para capacitaciones y eventos», indicó Vega.

Los jugos son suministrados en tres formatos: botellas de litro (para eventos de unas 300 personas), jarritas con tapa rosca y mango de 300 mililitros (ideales para reuniones de trabajo) y dispensadores de 7 u 8 litros (para eventos de mayor porte). Los envases son de vidrio para mantener el producto «en óptimas condiciones». La jarrita individual cuesta $ 80, pero los precios varían en función de la cantidad.

«Muchas empresas, con el afán de querer dar beneficios a la gente y que esté motivada, dan café gratis o ‘viernes de bizcochos’. Si hay interés de dar beneficios, queremos que empiece a haber un cambio de consciencia», resaltó Vega. Por eso, Goodlife también ofrece asesoramiento: brinda contenidos de comunicación interna para sus clientes y ciclos de talleres sobre alimentación consciente.

Vega indicó que, según una encuesta a sus clientes en 2014, el 95% dijo que a través del programa y el asesoramiento, los empleados «incorporaron un nuevo hábito saludable a su vida. Por ejemplo, cuando van al supermercado incluyen frutas en sus compras».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)