TECNOLOGÍA

Dos gigantes se disputan el negocio de imágenes efímeras

Luego de años de obsesión por Snapchat, Facebook lanzó Instagram Stories con el objetivo de ganar terreno entre los usuarios más jóvenes de redes sociales en la guerra por los likes del futuro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Apps. Funcionan como un diario de fotos que se publican con una duración de 24 horas.

Durante casi cuatro años, Snapchat ha sido la obsesión de Facebook. La popular aplicación de mensajes efímeros rechazó una oferta de adquisición de US$ 3.000 millones por parte de Facebook en 2013. El servicio de Snapchat ha crecido rápido desde entonces gracias a que ha llegado a los corazones —y los dedos— de las audiencias jóvenes que los anunciantes aman. Facebook ha fracasado en sus varios intentos de clonarla.

Ahora Instagram, la aplicación para compartir imágenes —que es propiedad de Facebook— intenta por primera vez hacer lo mismo que Snapchat. A inicios del mes pasado, Instagram presentó Instagram Stories, la función que permite compartir fotos y videos que se eliminan después de 24 horas con amigos que siguen a los usuarios. El servicio se parece mucho —algunos dirían que es una copia exacta— a Snapchat Stories, un formato para compartir fotos y videos donde las historias también desaparecen después de 24 horas.

Lo anterior podría comenzar una batalla cara a cara entre Instagram y Snapchat, que desde hace mucho han merodeado en sus territorios, pero sin enfrentarse directamente. Ambas son aplicaciones móviles que usan medios visuales y que se volvieron populares primero entre jóvenes y ahora las dos intentan mejorar sus negocios al aumentar los anuncios digitales en formatos como Stories.

Kevin Systrom, cofundador y director general de Instagram, no mencionó a Snapchat en una entrevista acerca de Instagram Stories, sino que se refirió evasivamente a los «competidores» y reconoció que «otras empresas se merecen todo el crédito» por popularizar los videos y fotos que desaparecen. Ha sido un área de interés para Instagram durante algún tiempo, dijo.

Instagram Stories tiene como objetivo compartir todo tipo de fotos y videos, y no solo las fotografías cuidadosamente planeadas y retocadas en detalle que son típicas del servicio, dijo Systrom.

«Nuestra misión siempre ha sido capturar y compartir los instantes del mundo, no solo los momentos más hermosos del mundo», dijo. «Stories aliviará la presión que los usuarios sienten de publicar sus mejores imágenes».

Una vocera de Snapchat rechazó hacer comentarios acerca del nuevo producto de Instagram.

Ambas aplicaciones lograron destacarse con sus diferentes peculiaridades desde sus orígenes (ver recuadro). En años recientes, conforme Snapchat ha madurado ?—con más de 150 millones de usuarios que visitan la aplicación a diario—, se ha convertido en un enemigo peligroso de Instagram y Facebook. Snapchat, que está ubicada en el vecindario Venice Beach de Los Ángeles, ahora está valuada en cerca de US$ 19.000 millones y ha lanzado varios productos de publicidad, que las marcas han adoptado con avidez para experimentar con los anuncios de video y reconocimiento facial.

Snapchat Stories, una alternativa diferente al servicio original de mensajería directa de la empresa, ha sido un éxito por funcionar básicamente como un diario de fotos y videos con duración de 24 horas que solo pueden ver quienes siguen al usuario.

Más allá de eso, Snapchat Stories también recolecta fotos y videos que los usuarios han aportado de un evento en particular ?—por ejemplo, los Teen Choice Awards— y los une para conformar una narrativa. El resultado parece más un programa de televisión que una publicación en redes sociales; empresas como AMC y HP pueden comprar anuncios que se colocan en las historias, muy parecido a lo que sucede con los comerciales que se transmiten en la programación original.

La rivalidad entre Snapchat e Instagram fue evidente en un informe que publicó la empresa de banca de inversiones Jefferies, el cual predijo que el crecimiento de Snapchat podría restar valor al ímpetu publicitario de Instagram en el cuarto trimestre de este año.

«Snapchat tiene una base de usuarios más activa, la cual genera más contenido que el usuario promedio de Instagram», precisó el informe. «Dada su audiencia joven, creemos que Instagram es la que está en más riesgo con el ascenso de Snapchat, en especial a largo plazo».

Instagram también ha enfrentado informes de que su función de compartir fotos ha tenido un declive en años recientes, una tendencia preocupante para la empresa.

Instagram Stories ahora está disponible en una sección aparte de la aplicación, donde los usuarios pueden tomar fotos o videos que, al igual que con Snapchat, es posible adornar con texto o dibujos (ver foto). Después se combinan para crear una historia que los amigos del usuario pueden ver durante 24 horas. La gente puede hacer que las historias sean públicas o privadas, y elegir si quiere que solo las vean algunos de sus seguidores.

Systrom no pretende que Instagram Stories sea original y en lugar de ello dijo que el hilo narrativo de las fotos y los videos que desaparecen después de 24 horas es un formato similar al modelo de publicaciones en cascada popularizado por empresas como Facebook y Twitter, y finalmente adoptado por muchas otras.

«Para nosotros, este formato destapa un nuevo aspecto de la creatividad», afirmó. «Creo que Instagram será juzgada según la dirección que tomemos a partir de ahora, y qué hacemos con él más adelante». 

LA HISTORIA DE DOS GRANDES RIVALES

Instagram

Llegó al público hace casi seis años como una aplicación para compartir fotografías —la primera imagen compartida en el servicio fue una foto cuadrada y medio borrosa de un perro, mal encuadrada y con poca evidencia de haber sido retocada— y se convirtió en un sitio donde la gente puede almacenar públicamente sus fotos y recuerdos. La app ganó popularidad, y en 2012 Facebook dijo que la compraría por US$ 1.000 millones en efectivo y acciones. Hoy, tiene más de 500 millones de usuarios.

Snapchat

Dirigida por Evan Spiegel, quien ayudó a fundarla cuando era estudiante en la Universidad de Stanford, comenzó en 2011. El servicio de mensajería privada, con sus fotos que desaparecen, fue lo opuesto a la naturaleza pública de las redes sociales como Instagram. Las audiencias jóvenes se mudaron a Snapchat precisamente porque una foto poco favorecedora enviada a un amigo duraría solo segundos en vez de toda una vida, y además no podrían verla los padres ni un futuro empleador. (The New York Times)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)