CARLOS FOLGUERA

En formación del talento, "la rapidez y la inmediatez son malas consejeras"

El director de La Masía, la academia juvenil del Barcelona, revela las claves de su exitoso método.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Folguera. Exarquero de hockey sobre patines, desde 2002 dirige La Masía. (Foto Francisco Flores)

Lionel Messi, Andrés Iniesta, Xavi y Gerard Piqué son algunos de los cracks del fútbol surgidos de La Masía, la mítica cantera de juveniles del FC Barcelona. A pesar de la conexión con el «deporte rey», la academia mira más allá: casi la mitad de sus 630 estudiantes son promesas del fútbol femenino, fútbol sala, básquetbol, handball y hockey sobre patines. En esa especialidad descolló precisamente Carles Folguera, director de La Masía desde 2002.

Destacado exarquero del club culé y de la Selección de España, cuando colgó los guantes se dedicó a estudiar Pedagogía y Educación (Física y Primaria).

Folguera estuvo esta semana en Uruguay donde ofreció distintas charlas a empresas e instituciones educativas sobre liderazgo y gestión de talento, vinculadas a su experiencia al frente de La Masía. La visita se enmarcó en los festejos por los 15 años de Reaching U, fundación que apoya propuestas educativas de calidad en contextos críticos. Mano a mano con El Empresario, Folguera contó algunos secretos del modelo que cimentó la hegemonía del Barça en la cima del fútbol mundial.

¿Qué tipo de talento busca La Masía para sus equipos?

Hablamos de jugadores que cuando los ves jugar demuestran personalidad, no tanto por un aspecto físico sino por su habilidad, tener la cabeza levantada, la capacidad de tomar decisiones y de ser inteligentes en el juego. Son fundamentos que tienen que ver con nuestro ADN. La captación es clave, pero después está el desarrollo, que es quizás la parte más compleja.

¿Cómo compararía esa búsqueda con la que hace una empresa?

Teniendo en cuenta que en el fútbol hay 11 jugadores, no puedes buscar 11 perfiles similares. La gracia está en que sean complementarios, que haya jugadores que le den carácter al equipo y también aquellos con técnica y habilidad. Es verdad que buscamos más ese perfil que parece que ha nacido para jugar en el Barcelona, pero no le cerramos las puertas a jugadores con otras características.

¿Cuál es el promedio de juveniles que llegan a Primera?

Depende de las épocas y las promociones. Estadísticamente diría que del total de 630, unos 80 jóvenes están en la residencia (de La Masía). Si solo analizamos (el número de) la residencia, el porcentaje que ha llegado al primer equipo es un 10% o 12%. Después hay otro 20% que sin jugar en el Barcelona logró ser profesional del deporte. Siempre digo que la parte de La Masía de la que soy responsable es la educación y formación, y que lo que realmente nos interesa es ese 65% de chicos que no van a hacer del deporte su profesión. Y ahí es donde el plan B en la vida, la educación y la formación son fundamentales para nosotros.

¿Cómo lidian con la frustración de quienes son descartados?

Lo más difícil es que se trunquen los sueños, que las expectativas no se cumplan. Solo hay una manera de trabajar esto y es dejando en claro desde el inicio ese tema para que el chico tome conciencia de que objetivamente es muy difícil llegar. Las estadísticas lo demuestran. Si ves una promoción con 60 fotos de años anteriores te dices: «¿cuántos de ellos han llegado?». Y la respuesta es que solo dos o tres. Pero ellos consideran que serán uno de esos dos o tres. Entonces hay que luchar y también valorar mucho lo que les decimos: se es triunfador en función del esfuerzo que has puesto en el proceso que el Barça te ha ofrecido. Si hay gente con más talento o posibilidades que llega y tú no, (igual) eres un ganador porque lo diste todo.

En fútbol, el resultado manda. ¿Qué importancia tiene la paciencia en la formación de los talentos?

Creo que la cocina rápida va muy bien puntualmente. Un modelo de formación de deportistas es un proceso donde tienes que quemar etapas, pasar por muchas experiencias, donde se tiene que perder, y muchas veces la sociedad y los directores deportivos buscan la rapidez y la inmediatez, y esas normalmente son malas consejeras. Es bueno darle un punto de cocción, eso hace que el proyecto perdure porque ha habido momentos donde has sido fuerte aunque los resultados no fueran los deseados.

Luis Suárez no se formó en La Masía. ¿Encaja con el perfil de jugador que apuntan a formar?

Aunque no es mi ámbito, te diré que Luis es un ganador. Es admirado, querido y nos sentimos súper orgullosos los culés —la gente que se está formando, los aficionados y los fans—, no solo por su integración (al club) sino también por lo que aporta con su carácter y espíritu al equipo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)