AFTER - WORK

Entreacto conquista más allá del Auditorio

Los primeros en deleitarse con su propuesta gastronómica fueron los asistentes a espectáculos; pero la buena fama de su menú ejecutivo atrajo también comensales en los días hábiles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Propuesta. El espacio seduce y atrae en el Auditorio Nacional del Sodre. (Foto: Gentileza Entreacto)

Entreacto café y bar nació con la intención de atender a quienes concurren a los espectáculos el Auditorio Nacional del Sodre. Sin embargo, hoy su buena fama convoca a un público más amplio.

«Anualmente, unas 350.000 personas asisten a los espectáculos del Auditorio. Nuestro punto fuerte era la previa de los espectáculos, pero acá descubrimos que había un público más amplio», explicó Juan Ignacio «Nacho» Ruglio, principal del emprendimiento que hoy tiene un horario extendido y variedad de servicios.

La propuesta gastronómica, a cargo de Nicolás de María e Ignacio Villalba, incluye desde la preparación de desayunos empresariales que se realizan en la sala Hugo Balzo a un menú ejecutivo que durante los días hábiles conquista a los profesionales de la zona con entrada, plato principal, postre y bebida (ronda los $ 400).

A la tarde se imponen las meriendas (té, chocolate y café) y las delicias dulces como brownies, muffins y cheseecake, entre otros.

En el menú de la casa no faltan postres típicos de la gastronomía local, como el arroz con leche, o bocados salados, como pan batta y sándwiches calientes.

Entreacto también sumó su propio calendario de eventos y aprovechó su espacio para realizar distintos ciclos culturales. El año pasado, cada jueves hizo su «Café literario» y convocó a destacados autores que fueron entrevistados en vivo por distintos periodistas. Cada encuentro se potenció con la presentación de un libro, su posterior venta y firma de ejemplares.

«Este año invitaremos a músicos para que sus seguidores puedan conocer y escuchar a sus ídolos», adelantó Ruglio, quien también piensa en convocar más adelante a artistas plásticos y dar así nacimiento a un nuevo ciclo.

«Abrimos todos los días y más allá de nuestra propuesta gastronómica contamos con un espacio muy prolijo dentro del Sodre», remarcó el empresario. Agregó que es frecuente ver reuniones de negocios o de trabajo en Entreacto: «Vienen, se instalan con su laptop y trabajan acá», contó el emprendedor.

En días de espectáculos, los 80 lugares de Entreacto resultan ser pocos. Por eso, la casa suma barras móviles en varios pisos. En los intervalos, hay desde cafés hasta copas de champagne.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)