ENTREVISTA | fEDERICO gÓMEZ sCHUMACHER, DIRECTOR GENERAL DE HISPANOAMÉRICA PARA pAYPAL

"Al efectivo no se le acaba la batería"

Nació en el D.F. mexicano. Es ingeniero industrial, pero su carrera profesional se ha desarrollado íntegramente en el mundo financiero y de procesamiento de pagos, un sector que vive una revolución casi constante de la mano de las tecnologías digitales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gómez Schumacher. "La perspectiva de crecimiento es muy alta, más allá de la macroeconomía". (Foto: Gentileza Paypal)

Gómez Schumacher atestigua esta era de cambios desde la primera fila en su rol de director para Hispanoamérica de Paypal, el gigante de pagos digitales donde trabaja desde hace algo más de cinco años. En su opinión, la tecnología le restará participación al plástico y al efectivo en las transacciones hacia el futuro. Explicó que Paypal no prevé volverse una tienda online tras separarse de eBay y que las pymes son una oportunidad de crecimiento para la plataforma en la región. Está casado y tiene un hijo.

¿Cómo llegó a Paypal? ¿Cuál es su rol en la firma?

Tengo cinco años y medio en Paypal en la región. (La empresa) ya había hecho el proceso de entrar a prácticamente todas las regiones y Latinoamérica, donde ya tenía algunos millones de clientes, empezaba a mostrar oportunidades muy interesantes de crecimiento para el comercio electrónico. En ese momento se tomó la decisión de abrir oficinas en Ciudad de México y San Pablo, además de tener un grupo de personas colaborando en la región desde nuestras oficinas centrales en California. Entonces, mi rol fue definir la estrategia de entrada al mercado mexicano, contratar al equipo e implementar esa estrategia. Eso lo estuve haciendo hasta el año pasado; en abril de 2015 tomé la responsabilidad del resto de los países de Hispanoamerica, con la idea de seguir ese crecimiento.

¿Cuánto ha crecido la compañía en la región?

Hemos visto en estos años un crecimiento sostenido. Es muy interesante, porque es independiente de las condiciones macroeconómicas a nivel regional y de los países. Llevamos creciendo en dos dígitos, 40% casi ininterrumpidamente, entonces esa es la prueba de la gran oportunidad que siempre ha existido y que todavía existe (en la región), porque el comercio electrónico está apenas entre el 1% y 2% del total de ventas totales.

¿Cómo está respondiendo el mercado uruguayo a Paypal?

La respuesta es muy positiva. Hay que tomar en cuenta que el negocio en Uruguay es básicamente el comercio transfronterizo, ya sea uruguayos comprando en sitios web del exterior o extranjeros comprando bienes y servicios a vendedores uruguayos. En el caso de los vendedores uruguayos, estamos viendo un crecimiento muy importante que en parte está dado por el anuncio que hicimos en octubre pasado de una alianza con Itaú, para ayudar a tener acceso más rápido a los fondos una vez que se haya hecho una venta. Las áreas que han crecido más y que son más importantes para nosotros son el turismo y el software. Hay una industria (del software) importante en Uruguay, tomando en cuenta el tamaño de su economía. Hay empresas de todo porte e incluso desarrolladores que trabajan como freelancers y que utilizan Paypal porque es un modo muy fácil de aceptar el pago de cualquier persona en el mundo.

¿Qué compra el uruguayo en el exterior a través de Paypal?

Vemos tres categorías principalmente: productos de software —los uruguayos están pagando por software, aplicaciones y servicios como Netflix—; la segunda es electrónica, y tiene que ver con poder encontrar más variedad de productos y quizá a un mejor precio; turismo es importante y, finalmente, un rubro que estamos viendo empezar a crecer es moda.

¿Diría que esas son tendencias generales en la región? ¿Nota diferencias según el país?

Hemos visto diferencias pequeñas. En realidad, las categorías suelen ser muy parecidas en la mayoría de los mercados porque la oferta de las empresas en Internet tiende a ser global. La diferencia más grande se da entre los vendedores. Si bien es cierto que, por ejemplo, turismo es una categoría que es muy común en la región, lo que varía un poco es la oferta porque depende del país, de la estacionalidad.

Con la explosión de los medios digitales de pago, ¿qué futuro avizora para el dinero físico?

En el corto y mediano plazo, no veo que el efectivo vaya a desaparecer. La idea de poder pagar con el celular es muy interesante y está empezando a pasar en el mundo, pero el efectivo tiene una aceptación universal. A diferencia del teléfono, al efectivo nunca se le acaba la batería; no tengo que preocuparme de esas cosas que pueden parecer banales. Dicho esto, hay áreas donde sí está empezando un cambio y probablemente se vaya a acelerar. La idea de traer una pieza de plástico en la billetera empieza a perder valor, porque un smartphone tiene más formas de ser utilizado. Probablemente, la primera revolución tiene que ver con la sustitución de ese tipo de medio de pago. Que el dinero se vuelva más electrónico hará que el efectivo, no diría que vaya a desaparecer, pero sí que su participación va a disminuir significativamente y, sobre todo, va a haber modelos de negocios nuevos muy interesantes. La siguiente revolución tiene que ver con dar mucho más poder a los consumidores, que es lo que te hace tener un smartphone en la mano y poder entrar a una tienda y decidir con muchísima información y hacer que el pago se vuelva un proceso sencillísimo y que en algunos casos incluso desaparezca. Déjame darte un ejemplo: en Uber, el pago casi desaparece. Una vez que decides llamar a un Uber, previamente pusiste tu información (de la tarjeta de crédito en el sistema), entonces te subes al Uber, llegas al destino y el monto se carga a tu tarjeta. Por cierto, el diseño del tipo de pago para Uber lo hicimos nosotros a través de una empresa que adquirimos hace unos años. Ese tipo de experiencias que sí cambian completamente la forma en que hacemos los pagos es lo que va a determinar el futuro del sector y del dinero.

En 2014, Paypal se separó de eBay, su principal cliente. ¿Es una señal de que lanzarán su propia plataforma comercial?

Las cosas podrían cambiar, pero no es el objetivo por el momento. A pesar de haber sido parte de eBay, nuestro enfoque siempre fue el área de pagos. La idea no es competir con nuestros clientes en vender productos y servicios; al revés, la idea e incluso una de las razones de esa separación es abrir oportunidades adicionales. Es muy importante para nosotros tejer alianzas de diferente tipo. La alianza con Itaú es un buen ejemplo; no somos un banco, pero colaboramos muy cerca con ellos. Podemos hacer alianzas con retailers, donde haya un beneficio mutuo y en particular para los consumidores. El año pasado anunciamos una alianza con América Móvil para trabajar en pagos móviles también.

A propósito, Apple, Amazon y Samsung tienen billeteras para pagos móviles. ¿Cómo piensa competir Paypal?

En esto pesan dos cosas: por un lado, la decisión final siempre está en manos de los consumidores, en el sentido de ver quién ofrece la mejor experiencia de usuario, quién ofrece más confianza. Por otro, hay mucha diferencia (entre las propuestas). Nosotros somos la compañía más globalizada de pagos móviles, tenemos presencia en más de 200 países; Apple Pay está en tres países y Samsung Pay en dos o tres. De todas maneras y hablando de la región, tener alianzas importantes, ofrecer una experiencia de usuario fuerte y una infraestructura de prevención de fraude que es incomparable, nos ayuda a tener una posición muy buena para el desarrollo de los pagos móviles.

La compañía opera en el comercio privado. ¿Hay interés de servir como plataforma de pagos para servicios estatales?

Sí, por supuesto. De hecho, empezamos en países donde tenemos todo el pago habilitado con la moneda local, algo que es muy importante para los gobiernos. En Brasil y México ya existen servicios en esa línea. En México, hoy en día se pueden pagar algunos impuestos estatales sobre todo porque los gobiernos están empezando a ver el valor de facilitar el pago. Si (pagar impuestos) no es algo preferido de los ciudadanos, claramente es crítico dar las mayores facilidades para hacerlo.

Si el sistema digital ofrece tantas ventajas, ¿por qué no se ha masificado en América Latina? ¿Qué barreras ve por superar?

Creo que en la penetración de dispositivos ya hay un buen tamaño; va a crecer, pero la curva de adopción está siendo increíblemente rápida. Por supuesto, el acceso a bajo costo es crítico, pero estamos viendo que eso va a mejorar mucho. Es una condición clave para la adopción de pagos móviles, junto a una infraestructura suficiente que soporte una gran cantidad de usuarios. Y la confianza tiene que estar ahí, y ese es un trabajo que sabemos que tenemos que hacer todos los días. Un tema es lo que hacemos para prevenir el fraude y otro es la percepción, que la gente sepa. Al hacer un pago con Paypal, los datos sensibles de mi medio de pago no se comparten con los comercios. Hoy en día, vamos a un restaurante y damos nuestra tarjeta y puede pasar algo. Entonces, la percepción juega un papel muy importante y debe ayudar. Finalmente, la oferta de productos y servicios tiene que crecer. En pagos móviles, hay dos partes: una es servicios y productos que pueda adquirir desde el celular, la otra es el nivel de experiencia de que si llego a una tienda física pueda decir ‘ya no traigo billetera, entonces pago con el celular’.

¿Qué planes estratégicos tiene la compañía para la región?

Vemos la estrategia en dos grandes partes. Una de ellas es el interés no solo de crecer el tamaño del negocio de Paypal, que esa sería la primera parte, sino crecer el ecosistema completo de comercio electrónico y de Internet. Por supuesto, nosotros vamos a beneficiarnos de eso, pero lo vemos como una de las áreas clave para el desarrollo de América Latina. Estamos trabajando con retailers, aerolíneas que están haciendo comercio electrónico, pero en realidad hay un componente muy crítico e importante que son las pequeñas y medianas empresas de la región. Entre ellas, hay un subgrupo de emprendedores, y Uruguay es un país donde vemos mucho esto, y nos gusta mucho que exista ese espíritu y esa idea de crecer y vender productos y servicios al mundo. La perspectiva de crecimiento sigue siendo muy alta e independiente del tema macro-económico.

Sin embargo, la coyuntura es menos auspiciosa que hace unos años. ¿Eso no afecta al e-commerce?

Hay un impacto cuando ves los diferentes tipos de flujos de comercio, dentro de los países y en el transfronterizo. Por supuesto que las devaluaciones tienen un impacto, porque tenemos menos dinero para gastar, pero esto abre tantas oportunidades de poder adquirir productos y servicios que antes no existían, con una gran variedad e incluso a un mejor precio, que sigue jugando a favor del crecimiento, a pesar de la situación cambiaria. n

«En prevención de fraudes tenemos que estar un paso adelante»

Hay consumidores que no confían en los pagos digitales. ¿Qué garantías ofrece el sistema de Paypal?

La confianza es un tema que en la región ha sido crítico, lo sabíamos cuando empezamos. Si no generábamos suficiente confianza, esto no iba a crecer, por eso una de nuestras áreas más fuertes siempre ha sido el manejo de riesgo y prevención de fraudes. Tenemos una infraestructura que es única en el mundo, con más de 3.000 personas dedicadas a esto. Allí creamos modelos de riesgo que utilizan la información que generamos con nuestros 172 millones de usuarios en todo el mundo y luego los adaptamos a las tendencias que vemos en América Latina. Eso nos ayuda a ofrecer un sistema mucho más seguro.

¿Cómo actúan ante la amenaza de los hackers?

Ellos evolucionan igual que nosotros, esa es la tendencia. Por eso no podemos detenernos un minuto, es decir, si un modelo de prevención funciona muy bien, no asumimos que mañana va a seguir siendo igual. Hemos visto que con el tiempo (el fraude) se ha vuelto más sofisticado. Por eso tenemos equipos dispersos a nivel geográfico, porque siempre tenemos que estar un paso adelante. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)