Negocios

Eduardo Costantini (h): "Con MUBI podemos ser el Netflix de China"

Su servicio de suscripción de video on demand, también puede conquistar a EE.UU.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Costantini. Estrenará MUBI China en septiembre.

Sigilosamente Eduardo Costantini, el hijo del empresario inmobiliario argentino dueño del Museo Malba, podría estar en camino a crear su propio imperio. MUBI, el sitio de cine independiente y de autor que fundó en 2007 con el emprendedor Efe Cakarel, acaba de recibir US$ 50 millones de Huanxi Media Group, la empresa del productor de cine asiático Dong Ping (responsable de éxitos de taquilla como El tigre y el dragón) y se apresta a un gran desafío: conquistar el mercado chino.

MUBI China se lanzará en septiembre. Con una oferta de películas seleccionada, medios internacionales ya la describen como el próximo Netflix, el gigante del streaming hoy valuado en US$ 40.000 millones. Costantini, dice, no se trata de un objetivo imposible.

"Podemos convertirnos en el Netflix de China, ya que Netflix aún no entró en ese mercado" afirma desde Nueva York. "El servicio de streaming creció, durante 2015, un 14% en China contra un 4 o 5% en EE.UU. Si sigue creciendo a este ritmo, y se espera que lo haga, China se convertirá en el mercado de cine más grande del mundo en pocos años. La oportunidad en China es enorme y muy importante. Por supuesto que es un mercado de difícil acceso, pero definitivamente es posible con nuestro nuevo socio", agrega.

En rigor, Huanxi invirtió US$ 40 millones por el 70% del capital de MUBI China, y otros US$ 10 millones para hacerse del 8% de MUBI inc, la empresa madre, que tiene oficinas en Nueva York y Palo Alto.

En su país, Huanxi tiene poco que envidiarle a las máquinas de producción hollywoodenses. En octubre, estrenó la película Lost in Hong Kong (Perdido en Hong Kong) y en una semana recaudó US$ 244 millones solo en China, más de lo que se llevó la todopoderosa Star Wars en su lanzamiento mundial.

MUBI, por su parte, es el primer servicio de suscripción de video on demand que llevó la curaduría del cine al siguiente nivel, al ofrecer solo 30 películas cuidadosamente seleccionadas por expertos. "Netflix tiene un modelo de negocio diferente al nuestro. En MUBI, cada día una película nueva se añade a la lista, y una es retirada. La calidad de las elecciones significa que nuestros miembros pueden ver una obra maestra o tener la oportunidad de darle un voto de confianza a una película de la que no hayan oído hablar", señala Costantini. "Nuestro precio es el más bajo del mercado (US$ 4,99 al mes o US$ 39,99 al año) y hoy tenemos un crecimiento sostenido de clientes nuevos", agrega.

A partir de la alianza con Huanxi, la empresa que hasta ahora ofrecía una selección de videos curados por expertos además desarrollará ideas originales (como lo hace Netflix con series como House of Cards) y a hacer coproducciones en Asia.

Un camino difícil.

En un comienzo el negocio no tenía el brillo que tiene hoy. «En 2007, luego de dirigir por cinco años el departamento de cine del Malba, un amigo me presentó a Efe Cakarel. Pensábamos en crear un sitio para que cualquier persona pudiera descubrir, leer y ver películas de calidad», relata. "Empezamos con el nombre The Auteurs y parecía un proyecto imposible. Los primeros dos años fueron muy difíciles. No había ningún director o distribuidor que nos quisiese dar sus películas, el mundo digital era incipiente y nosotros, una empresa de siete personas con US$ 600.000 en la caja".

Pero, dice Costantini, en todo momento intenta recordar una frase que George Lucas, el creador de la zaga de Star Wars, le dijo a uno de sus estudiantes: "Cuando todo el mundo te dice que algo no se puede hacer, así es como uno sabe que va por el camino correcto2.

Hace dos años, Eric Fellner, un productor británico responsable de títulos como Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill, Fargo y El Diario de Bridget Jones se sumó como inversor en MUBI. Fue él quien hace seis meses invitó a Dong Ping a conocer la empresa, después de que el productor chino, uno de los inversores y ejecutivos más exitosos del cine en su país, le manifestara su interés por crear una plataforma online para distribuir cine en China. Ping había sido el fundador y presidente de la compañía de producción Chinavision Media Group Limited, ahora, Alibaba Pictures Group Limited, tras ser adquirida por US$ 800 millones por Alibaba.

"En 2007, cuando fundamos MUBI, Netflix tenía una capitalización de mercado de US$ 1.000 millones; hoy vale US$ 40.0000 millones y llegó a un máximo de US$ 50.000 millones. MUBI está en una etapa muy incipiente, con muchos logros pero aún mucho por hacer. Si cumplimos el business plan, tenemos un gran potencial para los próximos años", se ilusiona Costantini quien, además de conquistar China, también aspira a fortalecerse este año en EE.UU. El mundo, para MUBI, es multipolar. LA NACIÓN / GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)